logo diario longino

Por qué la gente todavía prefiere leer diarios y libros en papel

Compartir por RRSS :


Más allá del tener sensaciones de olor y tacto, los especialistas coinciden en
señalar que la lectura tradicional potencia la “lectura profunda” y ésta
facilita la comprensión y la sana estimulación de la red neuronal del
cerebro. Un verdadero antídoto para las enfermedades degenerativas tan
en boga en estos tiempos.


Isabel Frías
Periodista U.C.
A pesar de la tremenda arremetida del mundo electrónico y computacional, existe una
cantidad importante de gente que se resiste a abandonar el tradicional hábito de la
lectura del papel, ya sea que se trate de este mismo diario o una obra literaria.
Aunque hay investigaciones que defienden la lectura digital, hasta el momento se ha
recogido bastante evidencia de que cuando leemos directamente del papel lo hacemos
mejor. Acá repasamos lo que dicen las investigaciones científicas sobre un hábito que se
niega a morir y que compite con la lectura de pantallas


LECTURA PROFUNDA
La lectura de un diario papel o de un libro es un proceso de lectura profunda e involucra
procesos cognitivos muy sofisticados al punto que hoy se sabe están en la base de la salud
neuronal, impidiendo de manera significativa la aparición de enfermedades degenerativas
que aparecen con la edad.
En cambio, al leer desde una pantalla, las personas hacemos una lectura “no lineal” del
texto, nuestros ojos saltan de un lugar a otro y priorizan ciertas partes de la información,
porque hay más distractores que estimulan el sentido de la vista.
Por ejemplo, los avisos en las páginas webs, notificaciones, tener que tocar sobre el
mismo texto para dar vuelta la página, necesitar el mouse para mover el scroll del mouse
o ratón, o “clickear” sobre la pantalla. Todas estas tareas, sin embargo, logran un efecto
que desconcentra la comprensión lectora y hace más complejo que el cerebro retenga lo
que estamos leyendo.
LA VISTA SE CANSA
En este terreno, los datos y estudios son lapidarios porque confirman que la vista se fatiga
más con una pantalla que con el papel, algo bastante lógico de deducir.
La lectura digital resulta física y mentalmente muy exigente para el organismo, por efecto
de la luz artificial y de los pixeles que sobre estimulan nuestra visión.
Los llamados e-paper como Kindle se logran salvar de esta problemática ya que nuestros
ojos se afectan de la misma manera que con un libro común y corriente.

Aun así, la resolución del papel de 300 puntos por pulgada, duplica la del Kindle clásico,
pero su reciente versión Voyague imita por primera vez la misma nitidez.
MALA RETENCIÓN
Tiene que ver con la lectura superficial, cuando leemos de una pantalla hay menos
concentración, comprensión y memoria, concluyen variadas investigaciones alrededor del
mundo.  El famosos estudio noruego sobre el tema, por ejemplo, evidenció que los
estudiantes que leían desde el papel, mostraron una comprensión de lectura
significativamente mejor que los que leyeron textos digitales.
Respecto del e-paper, la ciencia es todavía más severa porque afirma que nuestro cerebro
se concentra y memoriza peor incluso cuando lee desde estos dispositivos, aunque no se
han delineado exactamente las causas.
Estamos hablando de algo distinto a leer en una pantalla de computador con más
estímulos, pero probablemente por ser vistos como «pantallas», los investigadores creen
que estos instrumentos activan igualmente el modo-lectura-superficial, como sucede con
el computador.
Ya hace una década, en Suecia se concluyó que los estudiantes aprendían mejor al leer del
papel: Erik Wästlund, el psicólogo a cargo de la conocida investigación sobre el tema,
descubrió que el principal factor que influía era si podían ver las páginas completas. 
OLOR A PAPEL
La mayoría de los adeptos al papel resaltan que el hábito es como un sano rito de higiene
mental, de alta concentración y potenciador de la fantasía y las interconexiones
neuronales. Otros, aún más románticos, también destacan incluso el olor a papel como un
elemento adicional de atractivo y motivación.
Sin embargo, el argumento más determinante es que la lectura en formato “papel”
permite mantener a nuestro cerebro activo en el modo de lectura profunda.
Estamos tan acostumbrados a hacer varias cosas al mismo tiempo, a los miles de
estímulos y la atención dividida, que nuestros cerebros están perdiendo la capacidad de
concentrarse en textos lineales largos, comenta Michael S. Rosenwald en el
diario Washington Post.
Una idea que sostiene también una red europea de investigación empírica sobre los
efectos de la digitalización en la lectura: «La investigación muestra que la cantidad de
tiempo dedicado a la lectura de textos largos está en declive, y debido a la digitalización,
la lectura es cada vez más intermitente y fragmentada», y allí está el verdadero peligro: No
leer nada o muy poco de manera diaria es un mal hábito y una mala señal de cómo será la
vejez de la actual juventud.

Indicadores Económicos
Sábado 13 de Julio de 2024
  • UF: $37.600,79
  • Dólar: $908,92
  • Euro: $987,53
  • IPC: -0,10%
  • UTM: $65.967,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here <a href="https://diariolongino.cl/wp-admin/admin.php?page=element_pack_options#element_pack_api_settings">element pack settings</a> to show your map correctly.

logo diario longino

Ingresar

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.