logo diario longino

La polémica de tomar té con las comidas

Compartir por RRSS :

Después del agua, el té es la bebida más popular del mundo y se estila beberlo tanto antes como después de comer. Sin embargo, los científicos no se ponen de acuerdo sobre los reales efectos de los taninos en el organismo a la hora de acompañar los alimentos, aunque el gran gladiador de la salud sea el té verde por lejos.

Isabel Frías

Periodista U.C.

La costumbre de tomar té (incluso con café) con las comidas es un hábito que puede resultar perjudicial para la salud sostienen algunos especialistas, esto debido a que la presencia de los taninos en el té puede reducir la cantidad de hierro y zinc que deja de absorber nuestro cuerpo de los alimentos ingeridos. También estaría en entredicho la incidencia en el déficit de calcio.

En contraste, está lo que ocurre en el saludable país de Japón, nación que tiene gente muy longeva y sin sobrepeso: Allí un té es recomendado (e incentivado) para disfrutar con las comidas, pero el gran “pero” está en que no se utiliza nuestro té negro en hojas, sino que el té verde.

Ellos, además, afirman que el té caliente es perfecto para hidratarse y a estos beneficios se deben sumar otros fenómenos tales como ser bajo en grasas, ayudar a tener la piel en mejor estado y combinar muy bien con la mayor parte de las comidas, carnes, verduras y legumbres.

MINERALES MUY IMPORTANTES

Las advertencias se centran, básicamente, sobre el hierro porque éste interviene en el mantenimiento de niveles adecuados de hemoglobina en la sangre. Y también entra al ruedo el zinc que juega otro rol importantísimo en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico o de defensa contra las enfermedades.

Por lo pronto, hay que reconocer que, después del agua, el té es la bebida más popular del mundo: Sin embargo, no todos los tés son iguales, sino que existen diversas categorías de esta bebida o infusión que se diferencian entre sí por su grado de oxidación; o sea, por el proceso mediante el cual la hoja de té, al interactuar con el oxígeno, se marchita y adquiere una tonalidad oscura.

Por ejemplo, el té negro se oxida rápidamente, el té de tipo “oolong” (té azul en lenguaje occidental) se oxida parcialmente, mientras que el verde tiene la gran ventaja que no se oxida.

Hay que recordar, asimismo, que todas las clases de té auténticas provienen de la hoja de una planta denominada «arbusto del té» y cuyo nombre científico es Camellia sinensis. Y es la forma cómo se procesan sus hojas antes de estar listas para el consumo lo que marca esta diferencia, no siendo la hoja misma lo que determina el nivel o categoría del té.

El conocido té Rooibos (más conocido como té rojo) y obtenido de las hojas de un arbusto nativo de Sudáfrica, en realidad es más una tisana (varias hierbas) que un té propiamente tal: No contiene ni cafeína ni taninos y puede ser un excelente sustituto del café o el té verdadero, si se posee la costumbre de tomar estas infusiones con las comidas.

Con todo, existe consenso en que los taninos del té con poliphenoles de origen vegetal son los encargados de incidir en el metabolismo humano.

No obstante, en niveles por encima de lo normal, pueden tornarse perjudiciales pues obstaculizan la absorción de zinc, hierro y calcio presentes en las proteínas de los alimentos que ingerimos.

EL FENÓMENO CAFÉ

Una de las tantas propiedades de la vitamina C es la de neutralizar los efectos inhibidores que tiene los taninos sobre la absorción de minerales de las proteínas, así que aquellos que acostumbran agregar al té zumo de limón están minimizando, sin sospecharlo, esta inconveniente propiedad de estas infusiones.

Por otra parte, si antes se habló positivamente del té verde, el café es un componente sobre el cual no existe polémica, aunque en sentido inverso: Científicamente se ha determinado que la cafeína presente en el café disminuye la cantidad de minerales de manganeso, zinc, cobre, magnesio, vitamina A y algunas del complejo B que absorbe el organismo de los alimentos.

Según un estudio realizado en 2002 en la Universidad de Tufts (Boston, EE.UU.), tomar café hasta una hora después de las comidas puede reducir la absorción de minerales hasta en un 87 por ciento.

Descartado entonces el café, pareciera que sólo el té verde queda formalmente aceptado a la hora coincidir con la comida familiar pero hasta cierta hora del día: Muy avanzada la tarde, produce el efecto de despertar en vez de facilitar el sueño.

Indicadores Económicos
Domingo 25 de Septiembre de 2022
  • UF: $34.176,59
  • Dólar: $943,07
  • Euro: $928,58
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $59.595,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.