logo diario longino

La PDI Tarapacá bajó la tendencia al alza de los homicidios en 2023

Compartir por RRSS :


Sobre las medidas estratégicas que aplicó la institución para revertir el complejo escenario
delictual con que se inició el 2023, conversó en exclusiva el máximo líder de la policía civil,
prefecto inspector Cristian Lobos. También detalló a El Longino los hitos que tuvo la gestión
regional en ámbitos como la inversión tecnológica y de qué manera se están encarando los
nuevos desafíos del crimen organizado y control migratorio que vivimos hoy.
Isabel Frías
Periodista UC
Cuando asumió la Jefatura Policial de nuestra región en 2021, Cristián Lobos Lara venía precedido
por una brillante trayectoria institucional forjada a lo largo de tres décadas. En ese momento, este
ariqueño de nacimiento llegó al Cuartel de Pedro Prado tras desempeñarse en la máxima posición
de la PDI de la Provincia de Antofagasta, gracias a un prestigio construido básicamente en la más
emblemática de las brigadas de la policía civil como es la de homicidios.
Su curriculum consigna también estudios de Alto Mando y un postítulo en Alta Dirección y Gestión
Pública, disciplinas determinantes a la hora de liderar la PDI de Tarapacá, a todas luces una de las
más desafiantes (y desafiadas) del país por los fenómenos que está experimentando con la
diáspora migratoria venezolana y el avance mundial del negocio ilícito del narcotráfico.
Esos dos últimos antecedentes son el piso para iniciar una conversación, en su despacho de
trabajo, y abordar con Cristian Lobos un balance ciudadano sobre los hitos policiales que nos dejó
el 2023: “Yo creo que, para realizar cualquier aproximación a lo ocurrido el año pasado, es
importante comenzar haciendo el análisis con lo ocurrido con los homicidios en nuestra región,
porque se trata precisamente del delito que atenta contra el bien jurídico más preciado que
protege nuestra legislación y que es la vida humana”, parte señalando el prefecto inspector para
poner en contexto el trabajo profesional de esa institución.
A reglón seguido, éste trae a colación los números que elevaron la preocupación en el verano
anterior: “Durante el año pasado, afortunadamente, tuvimos menos homicidios totales en
comparación a los ocurridos tanto en 2022 como el 2021, período en que observamos cómo en
Tarapacá se generó una tendencia cercana a los 50 asesinatos anuales. Bajo esa referencia,
durante el 2023 se registraron finalmente 40 homicidios en total”.
¿Cuál fue entonces el problema, si el año tuvo menos homicidios?, le consultamos a Cristian
Lobos. “Lo preocupante –contesta– radica en que tuvimos allí un inicio de año 2023 muy
complejo porque se registraron 11 homicidios solo durante enero, en un periodo muy corto, que
se escapaba a cualquier estadística. Además, varios de esos crímenes se ejecutaron con ciertas
características que llamaron la atención y generaron alarma en la gente por una tendencia alcista
que ensombrecía cualquier proyección para los meses siguientes”.
Según el jefe de la policía civil regional, “aunque toda muerte es grave por sí misma, dependiendo
de cómo se llevan a cabo o se ejecutan los homicidios, se genera más o menos conmoción pública
y ésta repercute a su vez de manera directa en la percepción de seguridad e inseguridad de la
población”, subraya sobre aquella contingencia, hoy superada.


RESPUESTA EFICAZ
Esos 11 asesinatos de hace casi un año atrás gatillaron una respuesta rápida e inédita del equipo
PDI Tarapacá, entidad que tuvo “sentido de urgencia”, y los profesionales responsables
procedieron a intervenir de modo radical –y silencioso, dicho sea de paso– el sistema de trabajo
del grupo investigativo: “Frente al fenómeno, la PDI diseñó otra forma para encarar las
capacidades regionales a través de un grupo especial destinado a investigar homicidios, con el apoyo de detectives procedentes de otras regiones de Chile, no solo aquellos acreditados en homicidios e intentando de no afectar las investigaciones habituales del resto de las brigadas y unidades”.
Aquella metodología aplicada tuvo efectos bien concretos: “Para efectos de la resolución de los
homicidios, en ese entorno de mayor alerta frente a los homicidios, la PDI de la región de
Tarapacá alcanzó un 72% de éxito en las investigaciones durante el 2023, con personas detenidas
puestas a disposición de los tribunales o, en su defecto, plenamente localizadas cuando se
encuentran fuera del país, pero con las órdenes de detención y búsqueda vigentes”.
En otras palabras, ese alto porcentaje resolutivo respecto del más gravoso y alarmante de todos
los delitos, “equivale a haber generado casi dos tercios de resoluciones positivas, pero bajo
condiciones inéditas como es la aparición de nuevos y más delitos, además de victimarios de
mayor peligrosidad, cuyas identidades en muchos casos incluso no se encuentran disponibles a las
bases de datos chilenas, como sucede con algunos victimarios de nacionalidad extranjera”.
Un concepto adicional es que “–considerando las características de los homicidios–, de los modus
operandi utilizados y atendiendo a los lugares donde ocurren, tener ese porcentaje de resolución
en el delito de mayor relevancia dentro de nuestro ordenamiento jurídico es un hito y marca una
inflexión. Es algo “que ha sido destacado por las instituciones del Estado, como el Ministerio
Público sin ir más lejos y sin contar con el número definitivo, ya que muchas investigaciones
continúan en desarrollo”.
CONTROL MIGRATORIO
Paralelamente, otra esfera de preocupación que recorrió el 2023, sostiene Cristián Lobos Lara, se
dio “respecto del control migratorio y la labor que realizan los detectives y funcionarios del
departamento PDI Tarapacá en Migraciones y Policía Internacional”, el que está vinculado –y no
toda la gente lo tiene internalizado cabalmente– solo se relaciona con los trámites y fiscalización a
la migración que ingresa a Chile por Pasos oficiales y “habilitados”.
Esa tarea es mucho más amplia de lo que la ciudadanía imagina, porque “abarca desde la frontera
terrestre por el Este, se extiende a los aeropuertos en los ingresos vía aérea, y llega hasta la
frontera Oeste marcada por el Océano Pacífico, cruceros internacionales incluidos, además de
embarcaciones de cualquier bandera que traigan a territorio chileno a extranjeros en sus naves.
“Aquí, en este punto, me gustaría resaltar la gestión de nuestros equipos humanos donde apenas
el traslado hasta su lugar de trabajo, implica tres horas de viaje para poder llegar desde Iquique a
las instalaciones institucionales en la frontera de Chile con Bolivia”.
También hay que señalar, enfatiza Cristian Lobos que –si bien allí existe un relevo semanal de
nuestra dotación– tenemos que trasladar habitualmente detenidos desde el complejo fronterizo
para que éstos sean puestos a disposición de los tribunales de justicia, ya sea de Pozo Almonte,
Alto Hospicio e Iquique, y así dar cumplimiento a las órdenes de detención pendientes”.
Explica el máximo Jefe Policial regional que, dependiendo de las características de los horarios, “se
trata de un equipo que debe ir y volver desde Iquique a buscarlos a 3.800 kilómetros de altura, o
en otras ocasiones se debe destinar a los propios funcionarios de nuestra “Avanzada de Colchane”.
Sumado a lo anterior, hay que considerar aquellas tareas que la PDI realiza para atender a aquellos
ciudadanos extranjeros que requieren alguno de la serie de trámites administrativos, como son
por ejemplo los controles de firma, las consultas asociadas a los trámites migratorios con ocasión
de un viaje al exterior y, por lo tanto, allí hay un conjunto de labores que muchas veces quedan en
el anonimato y que para la mayoría ciudadanía son desconocidos.
En suma, los detectives de la PDI Tarapacá están a cargo del control migratorio, fiscalización de
extranjeros dentro de nuestro país, la atención de público, la tramitación y escolta de los
extranjeros para materializar las expulsiones que se realizan por vía administrativa o judicial.

DROGAS Y CRIMEN ORGANIZADO
Respecto del trabajo que lleva adelante la brigada antinarcóticos y contra el Crimen Organizado,
Cristian Lobos hace una precisión que eleva el nivel del debate público de estas últimas semanas:
“Es muy difícil realizar un control territorial de la frontera que Tarapacá comparte con Bolivia
porque se trata de 262 kilómetros de enorme porosidad y cuyo terreno geográfico está a 3.800
metros de altura sobre el nivel mar en pleno macizo andino. Eso como punto de partida”.
Un segundo elemento –siempre bajo el contexto de este balance ciudadano, en exclusiva para El
Longino– el alto funcionario recuerda que toda esta labor institucional se evalúa en
función de los procesos, pero también de los resultados. Así, la policía civil de Tarapacá
logró incautar el año pasado 4 toneladas de drogas ilícitas, hito que provino de una
nueva forma de gestión policial que ahora coordina a los profesionales de varias brigadas
para investigar delitos y, por ello, el mérito alcanzado debe ser repartido entre la gente de
antinarcóticos, pero a ellos se suma el aporte “indispensable” de las brigadas de robos, la
de homicidios, la de recintos portuarios, la de delitos económicos que analiza la “ruta del
dinero”, la ya mencionada “Avanzada de Colchane” que sabe quién entra a Chile por pasos
habilitados, más la brigada de Investigación Criminal PDI Iquique que es tan desconocida
como decisiva para adelantarse a los escenarios y levantar alertas a tiempo.
Expresado de otra forma, si un ciudadano piensa que la investigación de la PDI al negocio
del narcotráfico y del crimen organizado “se juega” en el control fronterizo de los “pasos
irregulares” en horario nocturno –por ejemplo– está bastante desactualizado y requiere
saber que el lucrativo mercado de la droga ahora utiliza modernos drones para trasportar
la cocaína y sabe esconderla en los containers de los barcos de las maneras más
rebuscadas del mundo.
Producto de lo anterior, el Jefe Policial PDI Tarapacá resalta la renovación tecnológica que
se concretó durante el 2023, luego que se aprobara en ese período diversas partidas de
Fondos Sectoriales y de los recursos de Desarrollo Regional. Por estas dos vías de
financiamiento, ahora en el 2024 se materializarán proyectos importantes, tales como: la
reposición y adquisición de vehículos institucionales, reposición de un par de vehículos
blindados que habían cumplido su vida útil, renovación de los equipos del Laboratorio de
Criminalística: “En términos de inversión científica y tecnológica el 2023 fue un muy buen
año, porque además se lograron recursos para la conservación del Cuartel Barros Arana y
la adquisición de software especializados y nuevo equipamiento para almacenamiento
digital y así poder procesar los altos volúmenes de información que se procesa en nuestra
región, con un valor comercial superior a los 500 millones de pesos”.
Por estos mismos logros en materia científica y tecnológica es que, como apunta el
Prefecto Cristian Lobos, el año en curso ya se proyecta como una etapa en que la entidad
estará marcada por la materialización de las importantes inversiones que se adjudicaron
durante el 2023.
A modo de conclusión, el líder policial vuelve a poner el contexto tanto los logros como los
desafíos que vienen este 2024, con señales contundentes para la población: “El crimen
organizado ha existido siempre, partiendo por las Mafias en algunos países o las Maras en
otras naciones. Sin embargo, ahora la sociedad enfrenta una serie de delitos complejos,
bajo escenario trasnacional de asociación ilícita y requerimos un enfoque distinto, más
profesional, más coordinado y especializado como es el aporte diario que realizan todos
los equipos de la PDI Tarapacá”. Fotografías: Marlis Kopp.

Indicadores Económicos
Sábado 24 de Febrero de 2024
  • UF: $36.812,20
  • Dólar: $972,77
  • Euro: $1.052,44
  • IPC: 0,70%
  • UTM: $64.343,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.