logo diario longino

Isapres: jaque mate, salvar o reformar

Compartir por RRSS :


Osvaldo Artaza Decano Facultad de Salud y Ciencias Sociales Universidad de Las Américas
Mucho se ha escrito sobre la crisis de las isapres, pero no tanto sobre cómo resolver el problema.
Justamente allí reside su complejidad, ya que han sido los tribunales, tanto el constitucional como
los de justicia, quienes de modo persistente han ido presionando para que el poder legislativo de
una vez por todas tome cartas en el asunto y legisle para resolver las graves fallas del sistema.
Cuales son dichos problemas: primero que discriminan por sexo y edad, segundo que descreman a
quienes tienen mayor riesgo (no se puede olvidar que un alto directivo señaló que las isapres no
eran para personas enfermas) y, por tanto, terminan desprotegiendo a aquellos quienes más lo
necesitan; establecen preexistencias que obligan a estar cautivos a quienes tienen padecimientos
crónicos y ofrecen miles de “planes” al gusto del consumidor que son atractivos para personas y
grupos familiares jóvenes y sanos y una frustración para quienes tienen el infortunio de envejecer
y enfermar. Y tercero, no generan ningún incentivo a la prevención y a anticipar el daño en salud,
no tienen ningún mecanismo de control de costos y todo el riesgo se lo transfieren al usuario.
En fin, fueron diseñadas en los 80’ como una efectiva máquina de lucrar y no para ser
comprendidas como entidades de seguridad social en salud. Si los problemas son tan graves, la
pregunta obvia es ¿Por qué sobrevivieron sin cambios significativos por tanto tiempo? La
respuesta a ello es compleja, por una parte, posibilitaron el acceso a prestadores privados a un
sector de la población que valora el poder elegir y tener una atención oportuna. Por otra,
ejercieron un eficiente lobby para bloquear por décadas cambios substantivos al estatus quo (la
mayoría de los parlamentarios son beneficiarios del sistema) y lo que es más lamentable, jamás se
logró voluntad ni capacidad política para resolver este espinoso tema.
Curiosamente hoy, son los tribunales quienes han puesto al sistema en jaque mate revelando que
las isapres no son negocio. Las alternativas son darle un perdonazo o salvataje, lo que a mi juicio
sería simplemente inmoral (afortunadamente ello no es apoyado por la opinión pública, así lo
señalan las encuestas), o decidirse por legislar por un sistema de seguridad social en salud donde
los fondos se mancomunen y el riesgo se comparta solidariamente (como sucede en todos los
países con buenos sistemas de salud valorados por sus ciudadanos), superando la actual injusta e
inequitativa segmentación y fragmentación de nuestro sistema de salud.
Las herramientas técnicas para avanzar hacia un sistema universal de salud, compromiso que Chile
tiene desde el 2014 con organismos internacionales, no son únicas y en Chile se deberá considerar
las expectativas y requerimientos de distintos sectores, especialmente con respecto a la
colaboración público-privada en la prestación, con el objeto de viabilizar políticamente una
solución urgente.
El peor de los mundos, sería que un gobierno que se propuso un sistema universal y un fondo
solidario termine por incapacidad de generar acuerdos salvando a las isapres y manteniendo el
estatus quo. Tengo esperanzas de que ello no ocurra.

Indicadores Económicos
Domingo 3 de Marzo de 2024
  • UF: $36.883,11
  • Dólar: $969,91
  • Euro: $1.047,53
  • IPC: 0,70%
  • UTM: $64.793,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.