logo diario longino

“Fui conductora de Uber hasta el Estallido Social”

Compartir por RRSS :


Historias humanas conmovedoras fue las que recogió arriba de
su automóvil esa iquiqueña que se lanzó a la aventura de llevar a
ex presidiarias, ladrones, asaltantes, amantes y trabajadoras
sexuales. ¿Una lección? Las mujeres prefieren ser trasladadas de
preferencia por otra mujer.


Isabel Frías
Periodista U.C.
Aunque la escritora Sonia Perreira Torrico (45) vive y trabaja en La Serena, se
trasladó hasta Iquique para lanzar su libro “Vidas Pasajeras” en la ciudad en que
nació.
Se trata de una obra muy atractiva y fácil de leer que se comenzaron a “armarse”,
cuando Sonia debió enfrentar la pérdida de su empleo por pandemia y salir a
trabajar para sostener a sus hijos.
¿Trabajando de qué? Pue ella se decidió por ser conductora de Uber, a pesar que
no manejaba ni tan bien ni se conocía tanto los recorridos y calles: “El escenario
físico es La Serena, pero la historia es atemporal”, recalcando el sentido
transversal de las historias reales que fue recogiendo de boca y testimonio directo
de los propios pasajeros que subían a su automóvil.
“El año 2019 comencé a manejar Uber, antes del estallido social. Estaba sin
trabajo, recién separada y necesitaba de algo rápido por lo cual seguí los consejos
de una amiga que ya manejaba en esta plataforma.
¿Siendo mujer, no tuviste temor de subir a la máquina a pasajeros
potencialmente peligrosos?

  • Estaba que era una cosa de necesidad, pero La serena en esa época y momento
    era una ciudad muy tranquila.
    ¿Cómo fue el acercamiento que tuviste con el público?
  • Fue bien increíble porque desde un principio percibí que la gente me hablaba y
    conversaba temas personas, íntimos de su vida, como en una especie de catarsis
    que hacían al subir al auto y yo los escuchaba simplemente con atención y, por
    supuesto, interés.
    Me llamó la atención que no tenían ningún filtro en contar sus vivencias.
    ¿Cuál fue el primero de los relatos que te llamó la atención por la “falta de
    filtro”?
    -Lleve a un matrimonio brasileño que era una pareja de música y que iban a tocar
    a un club de golf que hay aquí y que es muy cuico.

Ellos tocaban jazz, lo llevé a él, sus músicos y unos instrumentos. Y me contaron
la travesía que significa venir desde Brasil y cómo los impactó el tema de clase
social.
Después me invitaron a comer en ese mismo Club, me integraron como parte del
staff de forma espontánea y ahí me di cuenta del peso de los apellidos y de los
intereses económicos con las conversaciones del tipo “creme de la creme” que era
otro mundo para mí.
¿Te encontraste con historias tristes o más dolorosas también y que
rescataste en las páginas?
-Sí, y se dio cuando tuve que recoger a una ex presidiaria. Ella me llamó para que
la pasara a buscar a la cárcel donde recién había cumplido su sentencia o
condena y quería recuperar a sus hijos, a su familia, a quienes había perdido
estando privada de libertad.
Me contó su historia de dolor empezando que había sido abusada sexualmente
por un padre, después por las distintas parejas que tuvo la madre y cómo cayó
después en el tráfico de droga y el robo.
¿Por qué recomendarías este libro?
-Porque se transita por las diferentes emociones y sentimientos del ser humano.
También es un paseo por el humor, desilusión, de amor, de deseo, son muchas
las historias, todas simples y a la vez complejas y profundamente humanas que
me hizo repensar lo que es el valor de lo que uno tiene en la vida.
¿Llevaste en el auto a personas que se desempeñaran de noche como
trabajadoras o trabajadores sexuales?

  • Por supuesto, recuerdo que lleve muchas prostitutas y una la rescato en una
    historia en el libro. Es una chica que yo la llamé Manu y se trataba de otra chica
    abusada de niña y adolescente y con muchos amores.
    A ella la tomé la primera vez por casualidad y después, cuando uno establece una
    relación estrecha con el pasajero, ellos te anotan el número y te vuelven a llamar.
    ¿Muchos te pidieron tu número celular?
    -Muchos, pero sobretodo me lo pedían mujeres porque les gustaba tener este
    contacto y servicio ofrecido por una mujer, les daba mayor seguridad obviamente.
    Es una realidad, pero yo trabajé en la noche conduciendo Uber solo hasta antes
    del Estallido Social porque después de esos sucesos cambió radicalmente el
    ambiente acá y lo escribo en una historia salida de estos eventos.
    ¿Llevaste personas que participaron del Estallido?
    -Recuerdo a unos chicos que se subieron y contaron que acababan de reducir la
    mercadería que habían saqueado de unos supermercados. Era increíble cómo
    hablaban del robo de manera frontal y directa, totalmente normalizado el delito del
    hurto o robo.
    Hablaban entre ellos de que ya habían reducido la mercadería o mercancía y que
    ahora sí llevaban dinero para la casa, para mantener sus hogares y familia.

Estos jóvenes tenían entre 17 a 19 años, que fue una experiencia bien impactante
por la indolencia con que actuaban y relataban los hechos de saqueos.
¿Cuál fue tu reacción como madre?

  • Yo me sentía muy extraña porque yo vengo de un mundo y formación, donde el
    robo es un delito y para ellos era un trabajo como cualquier otro. Eso fue difícil de
    procesar.
Indicadores Económicos
Sábado 18 de Mayo de 2024
  • UF: $37.360,69
  • Dólar: $901,53
  • Euro: $979,82
  • IPC: 0,50%
  • UTM: $65.443,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here <a href="https://diariolongino.cl/wp-admin/admin.php?page=element_pack_options#element_pack_api_settings">element pack settings</a> to show your map correctly.

logo diario longino

Ingresar

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.