logo diario longino

El Estado de Chile llegó hasta Lirima a partir de mayo 2024

Compartir por RRSS :

Aunque aún faltan más obras de infraestructura, este apartado poblado ya cuenta oficialmente con agua potable. Ahora –afirma esa comunidad aimara– sus habitantes están en condiciones de desplegar el potencial turístico, ganadero y textil que siempre ha tenido y que maravilla a quienes tienen el privilegio de conocerlo. Acá un reporte de El Longino, que llegó a 4.000 metros de altura, para compartir con sus lectores el testimonio de este hito en el desarrollo de la región de Tarapacá.

Isabel Frías

Periodista UC

Situado en la frontera de la comuna de Pica con Bolivia, el poblado de Lirima está a tres horas de la ciudad puerto de Iquique y viajar hasta ese lugar –por tierra– es una experiencia no solo increíblemente hermosa desde el punto de vista turístico, fotográfico y humano sino que representa una estampa emblemática de Tarapacá y del “Chile profundo” que habita allí.

Invitados ni más ni menos que por la agrupación indígena que reúne a todos sus habitantes, El Longino llegó hasta esos lejanos territorios para cubrir lo que –para nuestros anfitriones– era un evento de la mayor significación en sus vidas: Al día siguiente, a media mañana, la Comunidad Indígena de Lirima inauguraba un pequeño puente y las obras de alcantarillado que finalmente han provisto de agua a esa apartada localidad perteneciente a la Región de Tarapacá.

Frente a la magnitud de tamaño avance civilizatorio, el paisaje de montañas, quebradas, llamas y vegetación agreste sucumbe y se instala primero un asombro seguido de una pregunta desconcertante: Después de un siglo de formarse ese villorio fronterizo, ¿recién avanzado el siglo XXI estos compatriotas nuestros acceden a contar con agua potable en sus casas para realizar sus necesidades más básicas?

La respuesta a esa interrogante es sí, porque este evento “por partida doble” fue posible recién en el mes de mayo del 2024 gracias al encuentro virtuoso entre una agrupación aimaralegalmente constituida, el apoyo financiero de una empresa privada vinculada a la minería del cobre unido a la institucionalidad del Estado chileno, ese que –hay que decirlo y recalcarlo– toma la forma de un cierto tipo de patriotismo poco usual y que queda expresadosimbólicamente en el izamiento de una bandera con la estrella solitaria flameando a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

LA BANDERA CHILENA

Ese paño de tela tricolor fue transportado desde Iquique a Lirima por Nilfa Vilca Ticuna, quien no quiso estar ausenteen esas dos importantes ceremonias locales programadas y llegó hasta su terruño acompañada de sus hermanas, una de ellas es la también presidenta esa agrupación aimara de Lirima desde 2022, quien fuera bautizada como Elia por sus abuelos y padres, quienes están siempre presentes en el recuerdo de su descendencia y a los que aluden y homenajean porque “ellos siempre soñaron convertirse en un pueblo” que estuviera en el mapa oficial de Chile.

Vestida con un traje típico del altiplano andino, Elia VilcaTicuna (58 años) nos explica con la claridad de la profesora más avezada del mundo, que ese pueblo chileno se fundó en 1976, se inauguró en 1981 y la agrupación se constituyó al alero de la Conadi en 2006, representando hoy a una población compuesta “por 6 familias formados por 6 abuelos, los cuales tienen todos hijos y nietos, los cuales reune a más de 80 personas”. 

Y Elia añade la precisión de rigor: “En el pueblo viven hoy 4de esos abuelos y el resto estamos todos yendo y viniendo a Lirima constantemente ya que –por motivo de la educación y los colegios de los niños– todos hemos tenido que bajar a Alto Hospicio o a Iquique y nos encontramos físicamente dispersos, aunque siempre conectados todos por el whatsApp y viajando obligatoriamente para nuestras fiestas religiosasque son sagradas”.

La dirigenta nació en el año 1965 en un lugar ancestral denominado Lahuane, que es famoso (mundialmente) porque allí se practica una hazaña patrimonial de carácter inmaterial llamada “floreo de llamos” o “floreo de animales”, y que se encuentra “a pasos” del actual Lirima: “De niña me crié en un pueblito al que le decimos Salvador, donde nunca tuvimos agua potable y en Lirima la tenemos solo hasta que se hicieron estas obras, que fue algo que se realizó por etapa porque tampoco fue de la noche a la mañana ni de un año, sino que fue una ardua tarea en que nos comprometimos todos los integrantes de esta comunidad sin excepción porque fue el sueño de nuestros padres y abuelos que algún día tuviéramos luz eléctrica aunque fuese por algunas horas, que tuviéramos agua potable y que nos convirtiéramos en un verdadero pueblo con todas las de la Ley”.

Elia Vilca recuerda que hace alrededor de 5 años atrás se trajo agua desde una vertiente natural existente en los faldeos de Lirima, “pero que no es apta para el consumo humano, no es potable”, sino que se trataba de un sistema rústico para llevar esa agua desde la fuente que provee la propia naturaleza hacia las casas de estos vecinos y que por fuerza mayor ellos necesitan para poder cocinar, asearse y subsistir, pero sin las condiciones sanitarias que regulan el uso del vital elemento para que no afecte la salud de las personas.

El 2015, nos obstante, se produjo un punto de inflexión gracias a una política de la compañía Cerro Colorado que marcó el comienzo de esta tranformación que viviría la localidad tarapaqueña y que se materializó finamente en mayo.

CELEBRAR Y VALORAR

“Toda esta persistencia nuestra –relata con inteligencia y asertividad Vilca Ticuna– tiene que ver con que todos nosotros en Lirima hemos tenido la idea de permanecer y mantener nuestra comunidad ya que es muy joven y en ese momento del 2015 resultó que esta minera contaba con unos recursos destinados para las comunidades y nosotros no estábamos ocupando esa opción porque no teníamos conocimiento de ello. Luego, nos informamos, comenzamos a dialogar y ahí vimos que realmente ellos nos podían aportar al desarrollo de nuestro pueblo que estábamos planificando”. Lo que vino después fue suscribir un convenio formal entre ambas partes.

El tema central, por cierto, para efectos prácticos era tener el dinero necesario de obras que tuvieron un costo global aproximado de 300 millones de pesos, en el caso del ansiado alcantarillado ejecutado en tres etapas y a cuya inauguración asistieron –con un muy bajo perfil y muy respetuosos del ceremonial, en efecto– los representantes de esa filial del conglomerado británico-australiano BHP Billiton.

“Usted, como diario El Longino, puedo ver la emoción que me embargó esa jornada, que fue compartida por todos los mayores que estuvimos allí. Todo aquello fue el sueño de un abuelo que hace 80 o 100 años dijo que ese lugar debía ser un pueblo y el hecho de colocar esa primera piedra para levantar un pueblo nos emocionó en su momento, pero lo que celebramos ahora, que es contar con alcantarillado significa proyectarnos para adelante y en nuestro corazón representa un sueño cumplido y que fue posible llevarlo a cabo porque le pusimos acción a ese sueño. Eso fue lo que estuvimos alegremente celebrando, que en nuestra lengua aimara es más que celebrar simplemente porque implica también dar gracias, valorar, y todo ello pensado en nuestras jóvenes generaciones”, apunta siempre educada y a la vez emotiva.

Todos ellos se aproximan a este magno evento comunitario “con emoción porque somos pocos, aunque no tan pocos, y hemos logrado levantar ese pequeño puente y el alcantarillado del pueblo de Lirima con mucho esfuerzo, trabajo, unidad y dedicación”.

TURISMO SUSTENTABLE

Para el grupo la clave radica en el concepto “unidad”: “En la actualidad, la gente es muy individual y para nosotros es muy significativo lograr estos adelantos para una comunidad que se piensa y se ve a futuro prestando servicios, desarrollando el agroturismo o el turismo patrimonial. Ya sea de quien quiera que sean los recursos materiales, del gobierno o de los privados, nosotros como comunidad de Lirima no queremos perder nuestras tierras ni nuestras agua. Es más, nuestra comunidad quiere dejar un legado”.

En ese punto de la conversación, las hermanas Vilca Ticuna y también su famoso hermano Javier que encabeza los rituales, coinciden en que “hemos logrado sintetizar todos nuestros deseos y proyectos en el turismo sustentable de intereses especiales, que significa dar servicios a los visitantes, para lo cual es vital contar con alcantarillado. Luego, vendrá el tema de la termas de Lirima, que en este momento ya está siendo intervenidas con obras de mejoramiento porque –a pesar del golpe que significó acá el aislamiento que impuso al turismo la pandemia del 2020–nuestra comunidad es propietaria delos territorios donde están las aguas termales”.

Y hay más: También tenemos en carpeta la reconstrucción de las casas de Salvador, viviendas originarias de los primeros padres y abuelos. A esto se suma que tenemos el desafío de hacer un tour con el Camino del Inca que pasa entre medio de la Pampa y todos los atractivos que representa asistir al “floreo de animales”, hacer trecking o caminatas por los cerros que nos rodean. O enseñar cómo mantenemos el arte textil ancestral de Lirimaque valoran tanto en el extranjero. O compartir con el mundo un recorrido por las viviendas de nuestros ancestros que son muy hermosas, que son demasiado antiguas, y donde se ve que ellos en esas construcciones no usaban puertas rectangulares como las conocemos ahora, sino que eran redondas”.

En otras palabras –esas “que sobran” frente a la majestuosidad del altiplano tarapaqueño– a partir de mayo de este año, para Lirima se abre literalmente otro Chile. Y otro mundo.

Indicadores Económicos
Viernes 21 de Junio de 2024
  • UF: $37.538,11
  • Dólar: $927,92
  • Euro: $996,80
  • IPC: 0,30%
  • UTM: $65.770,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here <a href="https://diariolongino.cl/wp-admin/admin.php?page=element_pack_options#element_pack_api_settings">element pack settings</a> to show your map correctly.

logo diario longino

Ingresar

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.