logo diario longino

Crean energía limpia que opera “sin sol” y en el desierto

Compartir por RRSS :

Este tremendo avance científico implica que se podrá generar electricidad cuando cae la noche y la Tierra irradia energía infrarroja. Una hazaña que está siendo hoy probada en áreas muy parecidas a la pampa y que podrá dar luz a las generaciones futuras de ese Norte Profundo que todavía vive a oscuras.

Isabel Frías

Periodista U.C.

Cuando se habla de negocios y economía, hay que advertir al lector sobre el peligro de leer muchos artículos sobre los árboles y no tener la perspectiva para observar el bosque.

En el actual contexto, es bueno enfatizar que todos los enfoques, augurios o proyecciones están determinados por cómo se enfrente multilateralmente la crisis climática que vive el planeta. Y en esa línea, los verdaderos semilleros de noticias se encuentran en los laboratorios científicos alrededor de los cinco continentes.

Este mes de junio, de hecho, comenzó con una nueva hazaña de la ingeniera mundial en la carrera por desarrollar energías limpias, no contaminantes y corresponde al trabajo hecho por un equipo acreditado perteneciente a la Universidad de Sidney (UNSW), en Australia.

El aporte –resumido de manera sencilla– consiste en haber demostrado empíricamente que es posible producir electricidad a partir de energía solar generada durante horas de la noche, sin sol.

EN LA OSCURIDAD

Los investigadores de la UNSW utilizaron el calor infrarrojo radiante de la Tierra para producir electricidad, con lo que se abre la puerta a superar los generadores eléctricos en base a petróleo diésel o consumiendo los ahorros aportados por los paneles solares que funcionan solo de día.

El grupo de expertos, pertenecientes a la Escuela de Ingeniería Fotovoltaica y de Energías Renovables, entregó las pruebas de cómo generó electricidad a partir del calor irradiado en forma de luz infrarroja, del mismo modo que la Tierra la irradia al espacio durante la noche.

Para provocar dicho avance se utilizó un dispositivo semiconductor llamado diodo termorradiante, compuesto por materiales muy similares a aquellos con los que operan las gafas de visión nocturna.

Como en todo estudio en fase experimental, la cantidad de energía generada por el momento es pequeña, unas 100.000 veces menos que la suministrada por un panel solar. No obstante, los investigadores involucrados y la comunidad internacional saben que es cosa de tiempo para avanzar a la fase siguiente e incrementar los volúmenes de los resultados futuros

“Con las cámaras de imagen térmica se puede ver la cantidad de radiación que hay por la noche, pero sólo en el infrarrojo y no en las longitudes de onda visibles. Lo que hemos hecho es fabricar un dispositivo que puede generar energía eléctrica a partir de la emisión de radiación térmica infrarroja”, explicó Ned Ekins-Daukes, director del equipo.

Según el profesor Ekins-Daukes, el proceso sigue aprovechando la energía solar aún durante el enfriamiento del planeta a oscuras “capturando” el proceso natural de irradiación nocturna.

La clave radica en la creación de otro tipo de célula tecnológica como es el diodo termodiativo.

ESPERANZA LIMPIA

“Siempre que hay un flujo de energía, afirma, podemos convertirla entre diferentes formas. La fotovoltaica, la conversión directa de la luz solar en electricidad, es un proceso artificial que el ser humano ha desarrollado para convertir la energía solar en energía. En ese sentido, el proceso de termorradiación es similar; estamos desviando la energía que fluye en el infrarrojo desde una tierra cálida hacia el universo frío”, añade Phoebe Pearce, coautora del trabajo.

En ambos casos, la diferencia de temperatura es lo que genera la electricidad.

El profesor Ekins-Daukes compara este logro con el trabajo de los ingenieros de los Laboratorios Bell, que demostraron la primera célula solar de silicio práctica en 1954. Aquella célula solar de silicio sólo tenía un rendimiento de alrededor del 2% comparado con los actuales, que ahora son capaces de convertir alrededor del 23% de la luz solar en electricidad.

Por otro lado, el aporte del equipo de la UNSW supone la confirmación de un proceso hasta ahora era meramente teórico y es el primer paso para la fabricación de dispositivos especializados.

Además, representa una luz de esperanza medioambiental no solo en Australia, que tiene vastas zonas de desiertos parecidos al Desierto de Atacama que cruza Tarapacá.

También en estas latitudes el logro de esta energía natural por irradiación ilumina –de manera especial– el futuro de las nuevas generaciones.

Indicadores Económicos
Sábado 26 de Noviembre de 2022
  • UF: $34.788,65
  • Dólar: $911,96
  • Euro: $948,77
  • IPC: 0,50%
  • UTM: $60.853,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

Artículos relacionados

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.