logo diario longino

Cáncer de mama

Compartir por RRSS :

Carolina Soto Valencia

Académica Enfermería Universidad Andrés Bello

El cáncer de mama es el segundo con diagnóstico más frecuente entre mujeres, después del cáncer de piel. Si bien los índices de supervivencia para el cáncer de mama han aumentado esto se debe a su detección más temprana, a un nuevo acercamiento personalizado al tratamiento y a una mejor comprensión de la enfermedad. Por lo que es vital estar alerta a las señales. 

El cáncer de mama ocurre cuando células de la mama comienzan a crecer de forma anormal. Estas células se dividen más rápidamente que las células sanas y continúan acumulándose, forman un bulto o tumor. Las células pueden diseminarse (hacer metástasis) a través de la mama a tus ganglios linfáticos o a otras partes de tu cuerpo. 

Los investigadores identifican factores hormonales, de estilo de vida, y ambientales que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama. No está claro por qué algunas personas que no presentan factores de riesgo desarrollan cáncer, pero otras que tienen factores de riesgo no lo hacen. Es probable que el cáncer de mama esté causado por una interacción compleja de nuestro perfil genético y el medio ambiente. 

Un bulto o engrosamiento en la mama que se siente diferente del tejido que la rodea, el cambio de tamaño, forma o aspecto de una mama o cambios en la piel en el área, como formación de hoyuelos, son indicadores que deben servir de alerta. También la inversión reciente del pezón, la descamación, desprendimiento de la piel, formación de costras y despigmentación de la piel que rodea el pezón (areola) o la piel de la mama, entre otros. 

Si detectas un bulto u otro cambio en las mamas, incluso si obtuviste resultados normales en una mamografía reciente, pide una consulta con el médico para evaluación inmediata. 

Los factores de riesgo pueden o no derivar en la enfermedad. Incluso, muchas mujeres que desarrollan cáncer de mama no presentan ningún factor de riesgo conocido, excepto ser mujer. 

Pero ser mujer, de edad avanzada, tener antecedentes personales y familiares de enfermedades mamarias, exposición a la radiación, obesidad, el comenzar a menstruar a una edad temprana, están entre estos factores. Así como también el comenzar la menopausia a una edad más avanzada, tener el primer hijo a una edad más avanzada o aquellas mujeres que nunca han estado embarazadas, el haber recibido terapia con hormonas en la posmenopausia y beber alcohol.  

Por eso la prevención es clave. El autoexamen frecuente. Tener conciencia de las mamas no puede prevenir el cáncer, pero puede ayudar a entender mejor los cambios normales por los que pasan las mamas e identificar cualquier signo y síntoma inusual. 

 Hacer cambios en la vida diaria puede ayudar a reducir el riesgo. Consultar al médico sobre los análisis necesarios, hacer ejercicio al menos 30 minutos diarios, mantener un peso y una dieta saludable, reducir la ingesta alcohólica y limitar la terapia con hormonas posmenopausia, puede ayudar 

Indicadores Económicos
Jueves 29 de Septiembre de 2022
  • UF: $34.244,61
  • Dólar: $971,14
  • Euro: $945,42
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $59.595,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.