logo diario longino

 A quienes las vacunas otorgan “súperinmunidad” y por qué algunostemen vacunarse  

Compartir por RRSS :

La ciencia proporcionó estas dos certezas científicas, revelando
primero que quienes enfermaron “estando vacunados” logran hasta 10
veces más inmunidad que el resto. Un segundo estudio pesquisó en 24
países las ideas comunes entre los “antivacunas”, tales como
sospechas conspirativas, maldad de las farmacéuticas, ansiedad al ver
sangre y temor a las agujas.  

 Isabel Frías  

 Periodista U.C.  

 Mientras nuestras autoridades sanitarias llaman a los rezagados a
inocularse y completar todo el esquema de vacunas y, por esa vía, no
solo bajar la escalada de contagios por la variante Ómicron,
epidemiólogos y diversos ministros de salud europeos han filtrado a la
prensa científica que allá se estaría viviendo “el principio del
fin”: La pandemia del coronavirus está finalizando, sostienen, y
hacia fines de 2022 se habrá transformado en una endemia. O sea, en una
patología “estacional”, tal como la influenza o la malaria, la que
se afrontará cada año con una vacunación preventiva.  

 De acuerdo a esta corriente de opinión, la finalización de esta
emergencia global se relaciona de manera total y directa con los
progresos en la vacunación del grueso de los habitantes del Viejo
Mundo. Algo muy parecido a lo que nuestros expertos locales predicen
para Chile, lejos el país más exitoso en este terreno en comparación
al resto de los países latinoamericanos.  

 Sin embargo, en el Norte de Chile y la Región Metropolitana aún
existe un número no menor de quienes no vacunados y que serían los que
se están enfermando de manera más seria al contagiarse con la variante
Ómicron.   

 Por qué se resisten ante la evidencia y se exponen a contagiarse son
dos preguntas que diversos estudios internacionales están intentando
dilucidar, en el entendido que   

 MIEDO A LAS AGUJAS   

 Uno de ellos lo lideró Matthew Hornsey, de la Universidad de
Queensland, que acaba de ser publicado en la revista Health Psychology_,
_afirma que “los antivacunas son personas que sospechan de las
farmacéuticas y las intervenciones occidentales y que, además,
disfrutan sentirse diferentes por tener una opinión minoritaria”. Ir
contra la corriente y contra las “mayorías” les refuerza una
percepción positiva de sí mismos.  

 De acuerdo a los resultados recogidos en la encuesta que encabezó
Hornsey y que involucró a 5.323 entrevistados, en los 24 países en que
se aplicó el instrumento se descubrieron que se repiten similares
patrones de conducta y creencias.  

 En el sondeo aparece que quienes desconfían de la efectividad de la
inmunización contra el covid-19 también “se muestran más proclives
a creer en conspiraciones, les gusta sentirse rebeldes y mantener
actitudes poco populares”. Muchos de ellos tampoco creen que el Cambio
Climático sea verdad.  

 El estudio deja al descubierto que –dentro de los no vacunados–
existe gente más renuente (o temerosa) a las agujas de las inyecciones
y a ver sangre. “Para estas personas ser antivacunas es una forma de
evitar algo que les provoca ansiedad”, afirma, aunque hace la
precisión que el nivel educativo no es determinante y la tendencia
entre ellos es “creerse más informados que el resto de la
población”.  

 VACUNARSE ES LA SOLUCIÓN  

 El otro estudio dado a conocer durante enero es el desarrollado en la
Universidad de Ciencias de y Salud de Oregon, EE.UU., el cual reveló
que quienes estaban vacunados con todas las dosis y que se habían
infectado de coronavirus, mantienen una respuesta inmunitaria superior a
aquellos que se habían inmunizado, pero no habían contraído la
enfermedad.  

 De acuerdo a la investigación, los niveles de anticuerpos de estos
pacientes eran al menos 10 veces más potentes que la respuesta
inmunitaria de las personas que sólo se habían vacunado. Y por ese
motivo, se ha comenzado hablar de una especie de la
“súperinmunidad” que provocan las vacunas entre los contagiados o
algo así como “no hay mal que por bien no venga”, según el dicho
popular.  

  “No importa si te infectas y luego te vacunas, o si te vacunas y
luego tienes una infección avanzada”, afirmó Fikadu Tafesse,
profesor asistente de Microbiología Molecular e inmunología en la
Escuela de Medicina del citado plantel universitario: “En cualquier
caso, obtendrá una respuesta inmunológica muy, muy sólida,
increíblemente alta”, recalcó.  

 El equipo científico, no obstante, fue taxativo para hacer la
advertencia que no estaban promoviendo que las personas se contagien
intencionalmente: “Lo que estamos diciendo es que si tienes la mala
suerte de haber tenido Covid, no es una razón para evitar la
vacunación”, enfatizó el jefe del grupo investigador.  

 Para los académicos estos hallazgos apuntan a que está cerca el final
de la pandemia, porque el virus se topará con una inmunidad humana cada
vez más robusta. La solución para terminar con esta emergencia
estaría en elaborar entonces mejores estrategias para motivar a quienes
todavía no se vacunan  

Indicadores Económicos
Domingo 29 de Mayo de 2022
  • UF: $32.650,24
  • Dólar: $829,61
  • Euro: $889,47
  • IPC: 1,40%
  • UTM: $56.762,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.