logo diario longino

Los alimentos más dañinos para el riñón

Compartir por RRSS :


La dolencia renal afecta a un 10% de la población adulta y solo la
prevención hace la diferencia. La cafeína y la sal por ejemplo aumentan la
hipertensión y, por tanto, produce un aumento de la hiperfiltración, la cual
provoca deterioro renal si se mantiene en el tiempo.
Isabel Frías
Periodista U.C.
Suele definirse como una enfermedad silenciosa, puesto que no da señales y no avisa.
Cuando aparecen los primeros síntomas ya hay algún tipo de afección renal. En tal sentido
cada año millones de personas mueren de forma prematura por complicaciones
relacionadas a la patología. Es por eso que la prevención es la clave para proteger los
riñones y detener el deterioro.
La necesidad de una detección temprana es de suma importancia al considerarse las
alarmantes estadísticas: en el mundo la cifra asciende a 600 millones y en Chile sobrepasa
cómodamente el millón de afectados.
De hecho, se estima que 1 de cada 10 personas tienen alguna forma de alteración renal y
la gran mayoría lo desconoce sino hasta que inicia un tratamiento tardío. Si bien diversas
organizaciones de la salud están trabajando fuertemente en estrategias preventivas, se
cree que en la próxima década se incrementará casi un 20 por ciento la cantidad de
pacientes.
PROTEÍNAS EN EXCESO
La necesidad de una detección temprana es de suma importancia por la función de los
considerados órganos vitales. Los riñones son los encargados de filtrar la sangre y eliminar
las sustancias tóxicas mediante la orina. Además, participan en el control de la presión
arterial, normalizan el volumen del líquido corporal al retener o eliminar el agua, regulan
la formación de glóbulos rojos e intervienen en el metabolismo óseo mineral mediante la
formación de vitamina D.
Entre las medidas esenciales de prevención están las que se enfocan en la alimentación.
Desde hace tiempo, se reveló que una dieta alta en proteínas es dañina para los riñones e
incluso aumenta el riesgo de desarrollar cálculos renales o cáncer.
El exceso de sal en las comidas también hace lo suyo: puede generar que los riñones
retengan más agua para disolver el mineral en el torrente sanguíneo. Otro aditivo no
recomendado son los edulcorantes artificiales. En tanto, los productos con cafeína
estimulan el flujo sanguíneo, lo que aumenta la presión arterial en los riñones. Además,
los alimentos transgénicos -aquellos que han sido producidos a partir de un organismo
modificado mediante ingeniería genética- pueden dañar también al hígado.
Un dato llamativo para los jóvenes es que tomar muchas bebidas azucaradas y productos
lácteos se asocia con la formación de cálculos renales. La dieta indicada por los

especialistas para evitarlos incluye mucho consumo de agua (al menos 2 litros para que el
organismo disolver cualquier tipo de calcificación), disminuir la sal, reducir la ingesta de
grasas y harinas, limitar la mermelada, miel, productos de pastelería y dulces. También se
debe controlar los alimentos ricos en proteínas -como carnes y huevos-, con un tope de
entre 120 y 150 gramos al día.
Tema aparte son las personas que padecen de obesidad, ya que favorece la diabetes tipo
2 e hipertensión arterial, dos de las causas líderes de Enfermedad Renal Crónica (ERC) en
el mundo.
 
TÉ O CAFÉ AL MÍNIMO
un mayor consumo de café, que equivale a dos tazas o más al día, se asocia con peor
función renal a lo largo de un año”. Una baja tasa de filtrado glomerular quiere decir que
el riñón está peor y una alta tasa que está mejor”.
“El café y el té son ricos en compuestos activos que tienen propiedades antioxidantes y
antiinflamatorias, con posibles efectos beneficiosos para la salud humana”, explica Jordi
Salas, uno de los autores principales del estudio y coordinador del estudio Predimed Plus.
El café es, por cierto, una bebida muy consumida en la población mediterránea y una de
las principales fuentes de cafeína en la dieta. 
Además de ese contenido en polifenoles, vitaminas, minerales y fitoquímicos, el café tiene
un alto contenido en cafeína. “Ésta se ha considerado siempre que aumenta la
hipertensión y, por tanto, produce un aumento de la hiperfiltración, la cual si es
mantenida a lo largo del tiempo es lo que va a producir un deterioro del riñón”, explica
Díaz. 
No se trata de eliminar el café de la dieta completamente, sino de reducir la cantidad de
consumo en las personas mayores que tienen enfermedad renal, obesidad, diabetes,
triglicéridos altos y HDL bajo, y esto puede hacerse reduciendo el café con cafeína y
reemplazándolo por descafeinado.
Y no hay que olvidar que en personas mayores con enfermedades ligadas a la obesidad el
consumo diario de 50 mg -unas dos tazas- de café con cafeína ya impacta la función renal.

Indicadores Económicos
Viernes 3 de Febrero de 2023
  • UF: $35.297,73
  • Dólar: $781,49
  • Euro: $853,62
  • IPC: 0,30%
  • UTM: $61.954,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.