logo diario longino

Los 10 mitos que aún rondan la donación de órganos

Compartir por RRSS :

Cada 14 de octubre se conmemora el Día Mundial del Donante de Órganos, Tejidos y Trasplantes. Una fecha muy apropiada para despejar decenas falsas creencias sobre una práctica generosa y solidaria.

Mito 1. No tengo buena salud. Nadie querría mis órganos o tejidos: Muy pocas afecciones
médicas te descalifican automáticamente para donar órganos. La decisión de utilizar un órgano se
basa en criterios médicos estrictos. Puede ser que ciertos órganos no sean adecuados para el
trasplante, pero otros órganos y tejidos pueden estar bien. No te descalifiques prematuramente.
Solo los profesionales médicos pueden determinar en el momento si determinados órganos son
adecuados para un trasplante.
Mito 2. Si acepto donar mis órganos, el personal del hospital no se esforzará tanto para salvar mi
vida.
Cuando vas al hospital para recibir tratamiento, los médicos se concentran en salvar tu vida, no la
de otra persona. Te atenderá un médico cuya experiencia se acerque lo más posible a tu afección
en particular y que pueda brindarte la mejor atención posible.
Mito 3. Tal vez, no esté realmente muerto cuando firmen mi certificado de defunción: Aunque es
un tema popular en los tabloides, en realidad, la gente no empieza a mover los dedos de los pies
después de ser declarada muerta. De hecho, a las personas que han aceptado la donación de
órganos se les hacen más pruebas (sin costo alguno para sus familias) para determinar que están
realmente muertas que a aquellas que no han aceptado la donación de órganos.
Mito 4. La donación de órganos va en contra de mi religión: La donación de órganos concuerda
con las creencias de la mayoría de las principales religiones. Estas religiones incluyen el catolicismo
romano, el islamismo, la mayoría de las ramas del judaísmo y la mayoría de las creencias
protestantes.
Mito 5. Soy menor de 18 años. Soy demasiado joven para tomar esta decisión: Muchos estados
permiten que las personas menores de 18 años se registren como donantes de órganos, pero la
decisión final seguirá siendo responsabilidad de tus padres o tu tutor legal. Conversa sobre tu
deseo de convertirte en donante de órganos con tu familia y pídeles su consentimiento. Ten en
cuenta que los niños también necesitan trasplantes de órganos, y por lo general necesitan órganos
más pequeños que los que un adulto puede proporcionar.
Mito 6. Un funeral con ataúd abierto no es una opción para las personas que han donado
órganos o tejidos:
La donación de órganos y tejidos no interfiere en la celebración de un funeral con ataúd abierto. El
cuerpo del donante se viste para el entierro y se trata con cuidado y respeto, por lo que no hay
signos visibles de donación de órganos o tejidos.

Mito 7. Soy demasiado viejo para donar. Nadie querría mis órganos: No hay una edad límite
definida para donar órganos. La decisión de usar tus órganos se basa en criterios médicos
estrictos, no en la edad. No te descalifiques prematuramente. Deja que los médicos decidan en el
momento de tu muerte si tus órganos y tejidos son adecuados para el trasplante.
Mito 8. Me gustaría donar uno de mis riñones si alguien de mi familia lo necesitara: Aunque ese
solía ser el caso, ya no lo es. Ya sea que la persona a la que deseas ayudar sea un familiar lejano,
un amigo o un completo desconocido, puedes donar un riñón a través de ciertos centros de
trasplante.
Si decides convertirte en donante vivo, te someterás a un extenso interrogatorio para garantizar
que estés al tanto de los riesgos y que tu decisión de donar no se base en un beneficio económico.
También se te harán pruebas para determinar si tus riñones están en buenas condiciones y si
puedes llevar una vida saludable con un solo riñón.
Mito 9. Los ricos y famosos encabezan la lista cuando necesitan un órgano donado: A los ricos y
famosos no se les da prioridad cuando se trata de asignar órganos. Puede parecer así por la
cantidad de publicidad que se genera cuando una celebridad recibe un trasplante, pero no son
tratados de manera diferente a los demás. La realidad es que la celebridad y la situación
económica no se tienen en cuenta en la asignación de órganos.
Mito 10. A mi familia se le cobrará si dono mis órganos: A la familia del donante de órganos
nunca se le cobra por la donación. A la familia se le cobran los costos de todos los esfuerzos finales
para salvar tu vida, y esos costos a veces son malinterpretados como costos relacionados con la
donación de órganos. Los costos de la extirpación de órganos están a cargo del receptor del
trasplante.

Indicadores Económicos
Domingo 27 de Noviembre de 2022
  • UF: $34.794,44
  • Dólar: $911,96
  • Euro: $948,77
  • IPC: 0,50%
  • UTM: $60.853,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.