logo diario longino

“Ejército podría encargarse de las fronteras y Carabineros liberar personal para tareas de delincuencia”

Compartir por RRSS :

La idea es una de las tantas iniciativas realizadas por el Senador por Arica y Parinacota, en una discusión pública dominada por el alza en los homicidios en las regiones del Norte.

En entrevista exclusiva con El Longino, el parlamentario no eludió preguntas sobre la delincuencia, la convivencia con los países vecinos ni la Ley de Migraciones vigente: “Merece una revisión”, admite.

Isabel Frías

Periodista U.C.

El abogado y senador socialista, José Miguel Insulza, integra hoy la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, pero es un vocero con una dilatada trayectoria en materia de seguridad pública por los altos cargos que desempeñó en los gobiernos de la exConcertación; de ahí que también desde marzo pasado encabece también la Comisión Permanente de Seguridad de la Cámara Alta.

Con su característica voz grave y amabilidad, el exSecretario la OEA se “ha hecho” un nortino más y mucho de ello se ve reflejado en su trabajo parlamentario desde donde ha abogado por nuevas y mejores políticas de seguridad nacional.

El Senador Jaime Quintana recién lanzó el libro “Perdiendo Control” que, imagino, usted ya tiene entre sus lecturas. ¿Piensa también que el país está perdiendo el control de la delincuencia y la criminalidad?

– Un estupendo libro, lo recomiendo mucho y dijese que no, no pienso que estemos acá perdiendo el control de la delincuencia. Pero sí tenemos amenazas y inmensos desafíos que enfrentar por ejemplo en materia de crimen organizado: Sus lectores deben observar que en la región de Arica tuvimos durante todo el 2021 apenas 10 homicidios y en lo que va corrido del este 2022 vamos en 24, muchos de los cuales son producto de peleas o rencillas entre pandillas rivales.

…Hablamos de muchas pandillas y bandas extranjeras que, igual que en Tarapacá.

– Sí, porque que las pandillas que se dedican a la delincuencia son muy parecidas a las empresas; vale decir, que reclutan gente en los países a los cuales van.

Ahora sí, de las bandas de las cuales se habla acá en el Norte son fundamentalmente extranjeras, pero eso no descarta la existencia ni de integrantes nacionales ni de grupos locales que operan de

manera simultánea.

RELACIONES CONSULARES

¿No cree que se instaló la asociación entre criminalidad con la mayor cantidad de extranjeros que se han llegado a partir del 2020?

– Lo que ocurre es que la migración hacia Chile ha sido muy abrupta, en sus inicios empezó como una migración puramente política y la gente que salió de sus países el año 2018, por ejemplo, provenían preferentemente de Venezuela y eran profesionales, empresarios, de muy buen nivel económico: ese primer grupo tenía ingresos muy muy arriba del ingreso promedio chileno.

Ya en el 2019, las cosas tendieron a igualarse. y en 2020 los indicadores mostraban que los migrantes ganaban menos que la población promedio local.

Ese éxodo fue producto de su pésima condición en Venezuela, por efecto de la operación de coyotes y otros agentes migratorios; además, se trató de gente que tenía muchos menos conocimientos y que vino en condiciones de pobreza.

Acá en Tarapacá los flujos de migración se dieron por pasos no habilitados ¿Piensa que la frontera que tenemos con Perú es más segura que la que posee Tarapacá?

– En términos geográficos, sin lugar a dudas la frontera de la región de Tarapacá es mucho más complicada que la de Arica y Parinacota, porque tiene una tremenda explanada frente al área de Colchane, lo cual hace que sea también más fácil que pasar a través de los cerros que están en la frontera Norte de Chile con Perú.

Además, su región tiene la ciudad capital de Arica muy cercana y esa cercanía le da fortaleza.

– Tener la ciudad capital al lado de la frontera, por cierto, que incluye, indudablemente. Porque si bien se puede transitar por pasos no habilitados, pero con una dificultad muchísimo mayor.

Estoy pensando en que flujos migratorios irregulares, eventuales, a la altura de Visviri, por ejemplo.

¿Sumaría al fenómeno el hecho que tengamos relaciones diplomáticas (y buenas) con Perú a diferencia de lo que sucede con Bolivia?

– También influye, por supuesto, pero le aclaro que nosotros tenemos relaciones diplomáticas con Bolivia: Hay mucha historia al respecto, pero los Consulados existen y resuelven la mayor parte de los problemas.

Ahora, esto supone una relación estratégica con Bolivia que aún no la hemos alcanzado y no la vamos alcanzar todavía, porque esto no se trata solo de relaciones diplomáticas, sino que hay un tema de confianzas, de disposición a apoyar.

De afuera, parece que hay más institucionalidad con Perú.

– ¡Lógico, así es! Pero, en esta materia, el gobierno de Bolivia puede argumentar a su favor que los venezolanos nunca vinieron a Bolivia como destino final, sino a Chile, siendo Bolivia un territorio solo de paso o tránsito, motivo por el cual no se ve de dónde puede surgir ninguna obligación de cumplir con reconducciones ni otros trámites de ese tenor.

EXPULSIONES

Indudablemente las bandas criminales trasnacionales que han ingresado gente a través de esta modalidad irregular se especializan en varios delitos, pero el narcotráfico es mucho más delicado

– Las bandas se especializan en una cantidad de negocios, algunos de los cuales son el tráfico de personas, en narcotráfico, en armas, pero también se especializan en extorsión, en vender protección a personas que se siente vulnerable frente a la posibilidad que lo asalten, le secuestren un hijo o le quemen su casa, etcétera.

Y desde el punto de vista de las policías ¿cuál es su impresión de las resistencias que hay en ellas para resistir extorsiones?

– Con ese tipo de extorsiones es muy difícil meterse, nunca ha sido fácil demostrar el delito porque la presión no es explícita y se ofrece como una seudo protección a la persona, al ciudadano.

Sinceramente, ¿cree que la actual (y nueva) Ley de Migración ha dado el ancho para encarar toda esta situación de la que hablamos?

– Yo creo que merece una revisión, pero ocurre que no se ha implementado de manera sustantiva.

Está el tema, por ejemplo, que la migración irregular está “penada” por así decirlo con la salida inmediata; las personas no pueden cambiar la visa en Chile si entró ilegalmente.

Sin embargo, hacer cumplir eso significaría echar 120 mil personas por lo menos.

¿Y no hay agua en la piscina para echar 120 mil personas?

– No, no hay agua para eso naturalmente.

Pareciera que a una parte de Chile le conviene la migración, ¿no cree?

– Yo creo que le conviene depende “dónde”. Nuestra economía necesita una cantidad importante de trabajadores de temporada, en el área agrícola concretamente y así, una baja en el precio de la mano de obra, haría nuestros productos más competitivos pensando en China.

Los agricultores chilenos siempre han dicho que están dispuestos a tener gente en su sector: en ese aspecto a Chile le conviene y, por lo demás, no se ha comprobado que los migrantes le quiten plazas de trabajo a los chilenos.

CAMBIAR AL PERSONAL

Usted iniciaba esta conversación dándole crédito al Ministerio Público y la PDI.

– Sí, por cierto, reconozco el trabajo en la combinación de las fiscalías y la policía de investigaciones porque son, precisamente, los encargados de esta área que es investigar los delitos, porque en la medida que los fiscales los vayan requiriendo cada vez más van adquiriendo mayor importancia.

El libro del Senador Quintana denuncia, en un pasaje, que existirían unidades policiales enteras capturadas por el dinero e influencia de la criminalidad, que es muy grave.

– De eso, yo no tengo ninguna información para corroborar o desmentir aquello, pero sobretodo cuando se lidia con el narcotráfico, surge la necesidad de cambiar al personal policial a cada rato es evidente.

Si hay una persona hace cinco años instalada en el mismo lugar difícilmente no habrá sido amenazada nunca. Acá es clave la movilidad de los funcionarios, una vez al año o máximo dos para no ser vulnerables frente a esa oferta “imposible de rechazar”.

Usted ha hecho muchas propuestas en materia de seguridad para la zona Norte. ¿Podría compartir por donde ve algunas soluciones a discutir?

– He realizado muchas y una de ellas, que destacaría es aumentar la cantidad de policías, por cierto. Hay que separar la policía asentada en la frontera de la que opera en la ciudad, además porque la separación es fundamental toda vez que una comisaría fronteriza tiene múltiples tareas que afrontar. Otro aspecto es el control de las armas y su tráfico requiere aplicar Inteligencia.

¿Su punto en la frontera cuál es?

– No entiendo por qué Carabineros debe controlar la frontera terrestre, en circunstancias que la Armada vela por la frontera marítima y la Fuerza Aérea por la frontera aérea.

Me preguntaba yo si no había llegado el momento de pensar en que sea el Ejército quien resguarde nuestros límites terrestres, de manera de liberar a más Carabineros para la función de prevención del delito. Ése es mi punto.

Indicadores Económicos
Viernes 30 de Septiembre de 2022
  • UF: $34.244,61
  • Dólar: $971,14
  • Euro: $945,42
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $59.595,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.