logo diario longino

“Debemos pensar en reponer la Pena de Muerte”

Compartir por RRSS :


Esa es parte de la propuesta para controlar la delincuencia de Tarapacá que
sostiene el Consejero Regional Luis Milla Ramírez. En entrevista con El
Longino, el personero afirma que a lo anterior habría que añadir otras
cuatro estrategias para dar respuesta efectiva a la crisis de seguridad que
enfrenta la región.


Isabel Frías
Periodista U.C.


Buena parte de la ciudadanía ya se acostumbró a ver al químico farmacéutico Luis Milla Ramírez
en algún punto de la ciudad de Iquique respondiendo gratuitamente consultas de salud.
Sin embargo, desde que asumiera como consejero regional este profesional se ha ido perfilando
en otros temas de interés, donde aporta un punto de vista diferente.
Ejemplo de lo anterior es su visión de la raíz del fenómeno delincuencial que azota a Tarapacá y
que nos ha encumbrado como la región con más delitos de alta gravedad en comparación al resto
del país.
“Comparto la visión urgencia que existe respecto a la delincuencia, pero no veo que sea plasmada
en políticas públicas concretas”, afirma de entrada en conversación con El Longino, precisando
que el despliegue de las Fuerzas Armadas en la frontera es una medida que apunta a la protección
de la infraestructura crítica solamente.
¿Cómo se soluciona entonces este problema que vive Tarapacá y su población?
–Yo enfoco esta problemática en cinco aristas distintas, donde la primera es la impunidad, la
segunda son las familias criminales; en tercer término, la inmigración de delincuentes; cuarto es el
sistema carcelario y quinto está dado por el marco jurídico.
Vamos por parte, ¿a qué se refiere con la impunidad?
–Esto no necesita mucha explicación, sino que es el sentimiento de un criminal que puede hacer y
deshacer, asumiendo que no será requerido por la justicia o quedará libre en el proceso o
continuará replicando modelos criminales desde el interior de la cárcel.
En la práctica vivimos esta realidad incluso dentro del espacio carcelario, donde existe tráfico de
dogas, corrupción, la extorsión, etcétera.
Yo propongo que la impunidad se enfrente de manera drástica y, para dar una señal potente,
propongo que se restablezca la pena de muerte para los delincuentes migrantes que cometan
asesinatos en nuestro país y también para los delitos de mayor connotación social.
¿Qué solucionaría la reposición de la Pena de Muerte?
–Daría una señal muy fuerte, clara, sobre que es muy caro ser criminal en Chile. Porque
actualmente ser criminal en nuestro país sale muy barato, como se dice comúnmente.
Y porque sale barato no hay desincentivos para cometer delitos en nuestro territorio; de hecho,
las personas pueden seguir siendo delincuentes y no van a tener realmente una pena acorde al
delito o falta.

Creo que, la forma en que se da la señal que el delincuente no seguirá delinquiendo es que el
Estado lo disuada diciéndole ‘vas a perder la vida’.
Obviamente esto tiene que ser consultado a la población y creo que la ciudadanía está en la
misma línea de lo que yo planteo al menos para ciertos delitos calificados cometidos por los
extranjeros.
¿Cómo las familias criminales podrían incidir en este fenómeno de la delincuencia?
–Uno de los factores que incide mucho en este problema es que existen familias que están
dedicadas por generaciones a cometer crímenes y las policías saben exactamente quiénes son y
dónde están, dónde se desenvuelven.
A estos grupos hay que monitorearlos porque en Iquique, muchos de nosotros sabemos quiénes
son y de quiénes estamos hablando: Ahí hay que actuar con una estrategia legal que atienda a
estos grupos que por generaciones se sabe que trafican, ejercen control territorial y modelos de
coerción. Se le da poco valor a lo que es el conocimiento de la realidad y por eso hay familias que
terminan perpetuándose en los barrios: porque se ataca a la persona y no a los clanes de los
cuales provienen.
¿Cuál es el alcance verdadero de los delincuentes que ingresan al país como migrantes?
–Lo que ocurre que en la masa de migrantes que ingresan a Chile viene todo tipo de personas y
también criminales que llegan con el propósito de delinquir derechamente. El problema es que la
cultura delincuencial de otros países como Venezuela y Colombia, por citar dos ejemplos, es
diferente y mayor en comparación a la nuestra porque en esos países con la violencia de las
guerrillas, más el sicariatos, los motochorros o la extorsión se da otro nivel de inseguridad y
crimen.
Al final estamos importando criminales especializados a Chile y ése es un problema grave que
debemos solucionar por lo menos consignando como agravante mayor ingresar desde otro país a
practicar la delincuencia acá y ello se hace modificando nuestro código penal actual.
¿Qué papel le asigna a las cárceles en el manejo de la delincuencia?
–Nuestro actual sistema penitenciario es otra dificultad para detener la delincuencia por la sencilla
razón que dentro de la cárcel –sabemos– existen secuestros, sicariatos y que allí la corrupción es
enorme y se han visto abogados y fiscales incluso introduciendo drogas, celulares y otros.
Debe reformarse el sistema carcelario que hemos implementado de tal manera que la persona
que es llevada a la cárcel sea puesta en rehabilitación y no que se convierta en una suerte
especialización del delito, nuevas redes criminales y un espacio para seguir delinquiendo desde
dentro. Hay que hacer un esfuerzo como Estado, más allá del gobierno de turno.
Finalmente, ¿usted piensa que nuestras leyes son parte del problema?
–Todo lo que he mencionado anteriormente necesita varias cosas, entre ellas un movimiento
social donde se tenga muy claro que el punto clave sea convicción sobre este diagnóstico y donde
la ciudadanía tenga el foco en los derechos humanos no solo de los delincuentes, sino que de
todos los involucrados y en especial las víctimas.
El Estado de Chile no lo va a torturar ni sacar las uñas como hacen ellos; nosotros le pediremos a
los delincuentes que reparen a la persona que dañó, que ayude a los huérfanos que deja y le
diremos que no vas a salir de la cárcel hasta que no demuestres que cambiaste realmente.
Mientras la sociedad, los políticos, los parlamentarios no entiendan esta tarea no vamos a lograr
avanzar en soluciones reales y efectivas de la inseguridad de Tarapacá ni del país entero.

…Es muy ambicioso pedir esa ’conciencia’ en el corto plazo.
–Sí, es verdad, porque se necesita contar con una masa crítica de la ciudadanía para que exijan
todo esto a sus autoridades y solucionar de raíz este conflicto.

Indicadores Económicos
Jueves 25 de Abril de 2024
  • UF: $37.232,24
  • Dólar: $950,77
  • Euro: $1.017,85
  • IPC: 0,40%
  • UTM: $65.182,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here <a href="https://diariolongino.cl/wp-admin/admin.php?page=element_pack_options#element_pack_api_settings">element pack settings</a> to show your map correctly.

logo diario longino

Ingresar

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.