logo diario longino

Cuando la Pampa del Tamarugal era un Bosque hace dos siglos atrás

Compartir por RRSS :

Durante el gobierno civilista de Manuel Pardo y por el impulso de quien había sido el primer prefecto de la Provincia Litoral de Tarapacá, Miguel Valle Riestra, se creó la Comisión Agrícola Pampa del Tamarugal, inaugurando un capítulo desconocido y breve, pero a la vez relevante, de la historia forestal de Tarapacá: Esta es parte del extracto del libro del doctor en Historia Luis Castro Castro, “Tarapacá en el siglo XIX”, académico de nuestra UTA.

“El inicio del ciclo salitrero tarapaqueño durante la primera mitad del siglo XIX describió la explotación más intensiva del bosque de tamarugos y algarrobos existente en la Pampa del Tamarugal. El procedimiento de las paradas utilizado a partir de la década de 1830 para obtener el salitre, técnica que consistió en inmensas ollas de hierro calentadas con leña, provocó una tala indiscriminada que hizo colapsar la formación boscosa del área circundante al pueblo de La Tirana y Canchones, como de la zona más al sur comprendida entre Cerro Gordo y Guatacondo.

Como lo señaló oportunamente Guillermo Billinghurst, la desaparición de grandes áreas de tamarugo y algarrobo fue resultado de las faenas industriales decimonónicas que encontraron en el bosque de la Pampa del Tamarugal una materia prima barata, de fácil acceso y relativamente abundante.

Pero no solo la minería del salitre fue causante de este desastre ecológico, también influyó la continuidad operativa de los buitrones del pueblo de La Tirana para refinar la plata de las minas de Huantajaya y Santa Rosa, y la quema descontrolada de árboles en los alrededores de la Huayca y La Soledad para obtener carbón, una práctica que involucró tanto a las especies vivas como las muertas.

Lo anterior se tradujo en un comercio lucrativo que alcanzó tanto a las oficinas salitreras como a los puertos guaneros ubicados al sur de Iquique, además de importantes réditos a la administración fiscal, tal como quedó demostrado a comienzos de 1870 cuando, a través de la prensa de Iquique, se apoyó la petición de la municipalidad para que con los tributos recaudados por contribución de leña y carbón se financiara la construcción y habilitación de una escuela elemental.

Ante la evidencia del deterioro del bosque nativo, a fines de 1829 en el más importante periódico arequipeño de la época se señaló que era oportuno y necesario que en todo el departamento, especialmente en la Pampa del Tamarugal, «se emprendiese una plantación de bosques de otras especies de árboles análogas a nuestro clima» y que se establecieran «molinos de viento para la molienda de los metales» como mitigación.

En los mismos términos, a inicios de 1846 en un diario tacneño se puso de manifiesto el interés del gobierno por remediar esta situación mediante un proyecto de irrigación de una porción importante de esta zona trasvasando aguas precordilleranas; una idea que tuvo su ratificación en la prensa limeña en agosto de 1848, al informarse que «separándose de la inmensa superficie de dicha pampa una costra que se denomina caliche aparece una tierra húmeda de calidad» a la que se le puede sacar «incalculables ventajas para la agricultura abriendo pozos» que capturen el agua subterránea.

De este modo, tanto la irrigación a gran escala de la Pampa del Tamarugal como la preservación de su bosque de tamarugos y algarrobos pasaron a ser un anhelo y un propósito político-económico de números sectores de la vida pública tarapaqueña a lo largo del siglo XIX, entendiendo que detrás de estas iniciativas estaba la posibilidad cierta de activar un tremendo potencial productivo agrícola-ganadero que, necesariamente, debía operar con criterios de sustentabilidad.

Es en este contexto que, durante el gobierno civilista de Manuel Pardo y por el impulso de quien había sido el primer prefecto de la Provincia Litoral de Tarapacá, Miguel Valle Riestra, se creó la Comisión Agrícola Pampa del Tamarugal, inaugurando un capítulo desconocido y breve, pero a la vez relevante, de la historia de Tarapacá y del Perú.

En efecto, esta Comisión en los hechos se constituyó, tras la creación del parque de Yellowstone en los Estados Unidos, en una de las primeras iniciativas en el mundo por habilitar un área boscosa protegida que fuera administrada con criterios de preservación como, a la vez, permitiera un uso económico racional y congruente con la preservación de los recursos naturales, a tal punto que al alero de este proyecto se nombró tanto el primer guardabosque de la historia forestal del Perú como, tras la guerra del Pacífico, el primer guardabosque de la historia forestal de Chile.

Este trabajo busca adentrarse en este episodio e indagar en los planteamientos políticos y económicos que sustentaron la creación de la Comisión Agrícola, también en el modelo de conservación del bosque de tamarugos y algarrobos y su uso económico sustentable como, finalmente, en las causas que llevaron a su disolución en un  lapso breve de tiempo y en el porqué a pesar de esta corta existencia permaneció en los hechos la protección institucional de bosque de la Pampa del Tamarugal hasta adentrado el siglo XX, siendo Tarapacá ya no parte del territorio nacional del Perú sino de Chile”. (Extracto de la Introducción del libro “Tarapacá en el siglo XIX. Una historia regional, binacional, transfronteriza”, RIL Editores).

Indicadores Económicos
Miércoles 5 de Octubre de 2022
  • UF: $34.326,40
  • Dólar: $931,12
  • Euro: $928,06
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $60.310,00
Clima
Publicidad
Últimas Noticias
Facebook
Twitter

Please set your twitter API settings from here element pack settings to show your map correctly.

logo diario longino
Cambiar Contraseña

Ingrese su dirección de correo electrónico o nombre de usuario. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.