668 días sin jugar por una bacteria que le fue “comiendo” el tendón, el tormento que pasó el futbolista español Santi Cazorla

Santi Cazorla tiene parte de su brazo izquierdo en su tobillo y una parte de su pierna en su talón.

 

Considerado uno de los mayores talentos de la generación de oro del fútbol español, ganador de las Eurocopas de 2008 y 2012 con la Roja, Cazorla se siente como un rompecabezas después de pasar 668 días sin jugar.

Trato de disfrutar y aprovechar 
cada segundo porque no se cuánto
tiempo durará"

Santi Cazorla

En ese período fue sometido a 11 operaciones para no solo salvar su carrera, sino también su pierna para que pudiera volver a caminar.

Nuevamente activo con un balón en sus pies, el diminuto jugador de 33 años le contó a la BBC el calvario que le tocó vivir cuando una pequeña lesión que sufrió en un amistoso en 2013 frente a Chile se transformó en un “caso de estudio” de la medicina.

“Un simple esguince del tobillo”

Cazorla recuerda que en ese partido hace cinco años recibió una leve patada que rompió un pequeño hueso en su tobillo.

Su último partido había sido el que disputó contra el Ludogorets por la Liga de Campeones en 2016.

 

Eso no le impidió en un principio seguir jugando, pero con el paso del tiempo el dolor se fue intensificando hasta que una noche, en octubre de 2016, se hizo insoportable.

“Ya no lo estaba disfrutando”, le contó Cazorla al programa Football Focus de la BBC.

Simplemente no sentía que quería jugar, por lo que decidí parar y encontrar una solución. No sabía en ese momento que so significaría que estaría dos años sin jugar”.

Dos meses después fue sometido a su primera operación. Luego siguieron otras 10.

Cazorla siente que su cuerpo es una rompecabezas, con partes por todos lados.

La última intervención la tuvo en mayo pasado, cuando los doctores terminaron de reconstruir su talón de Aquiles.

“Ellos pusieron piel de mi brazo en el tobillo y de mi muslo en mi brazo. Por eso cada vez que me preguntan lo que me pasó termino diciendo que soy como un rompecabezas, con partes de mi cuerpo por todos lados”, bromeó.

“No es el tipo de lesión que sueles sufrir en fútbol, en la que una bacteria aparece y va comiendo ocho centímetros de tu tendón… para mí era un simple esquince de tobillo”.

“Hubo muchos momentos en los que estuve cerca de decir que no tenía la fuerza de seguir. Pero hubo gente a mi lado que me hacían cambiar de opinión porque creían que volvería a jugar”.

Deudas pendientes

Cazorla no tiene ningún tipo de resentimiento con Arsenal por los dos tormentosos años que vivió en Londres, donde no pudieron identificar las bacterias que le destruyó su tendón de Aquiles y que dejó su hueso como “una plastilina”.

Asegura que siempre estará “eternamente agradecido” al club y a su extécnico, el francés Arsene Wenger, quien le extendió un año su contrato pese a estar lesionado.

“Arsene dijo que nunca había visto una lesión así“, recuerda el futbolista español.

Cazorla se ganó el cariño de la afición en Londres, a donde le gustaría regresar para despedirse de la hinchada cañonera.

De regreso en su país, Cazorla supo gracias al doctor Mikel Sánchez la causa de lo que le estaba ocurriendo.

“Mi doctor en España dijo que nunca había visto dos diferentes bacterias que se comieran de ocho a 10 centímetros del tendón de Aquiles“, contó.

Si la bacteria hubiera sido identificada y contenida desde el primer díaseguramente no hubiera pasado ni la mitad de lo que ocurrió, pero ya es imposible volver el tiempo, recapacita Cazorla, quien fue dejado en libertad por el conjunto cañonero y volvió a Villarreal.

“Tengo la sensación de que haber dejado cosas por terminar (con el Arsenal) porque siempre había dicho que el día que me fuera me despediría enfrente de los aficionados, porque ellos siempre han tratado de manera increíble”, confesó el jugador español.

Futbolista (otra vez)

Tras recibir el alta médica, sin embargo, Cazorla encontró un refugió en el club donde dio a conocer todo el talento que atesoran sus piernas.

“Cuando me fui (del Villareal) siempre había sido más como un hasta luego que un adiós”, comentó.

“Ellos hicieron posible que volviera a disfrutar del fútbol y será imposible para mi devolver la bondad que ellos me han mostrado”, dijo del equipo popularmente conocido como “El submarino amarillo”.

Cazorla asegura que ahora vive el fútbol de una manera diferente.

Cazorla tuvo su primera aparición contra la Real Sociedad en agosto y desde entonces ha sido titular en otros dos parti

Cumplir con los 90 minutos está todavía lejos de ser una realidad ya que todavía siente dolor, pero el simple hecho de salir al campo y volver a sentirse futbolista fue un momento que jamás podrá olvidar.

“Ahora veo el fútbol de manera diferente”, explicó Cazorla.

Cazorla ganó dos Eurocopas con España.

“Antes no apreciaba estar en el hotel o el trayecto en el autobús hacia el estadio… Fueron dos años en los que luché muy duro para vivir estos momentos otra vez”, recordó.

“Ahora trato de disfrutar y aprovechar cada segundo porque no se cuánto tiempo durará”.

Y es por eso que será especial lo que vivirá este jueves cuando, en el partido contra el Rangers de Escocia, vuelva a tocar el balón en un escenario europeo, dos años después del partido que estuvo cerca de marcar el final de su carrera.

Santi Cazorla juega otra vez.

Finlandia: cómo la igualdad de oportunidades para ricos y pobres ayudó a que el país nórdico se convirtiera en referencia mundial en educación

 

Los finlandeses conocieron el asfalto en la década de 1920. Hasta principios del siglo XX, lo que conocían era básicamente la pobreza.

 

Como contraste, cuando en 1909 la avenida Paulista se convirtió en la primera vía asfaltada en la ciudad brasileña de Sao Paulo, en Finlandia predominaba una economía agraria y sus primeros 14 km de autopista no se inaugurarían hasta 1963.

¿Cómo cambiaron estos países en los siguientes años?

Por un lado, Finlandia se transformó con un conjunto de políticas educativas y sociales que crearon uno de lo modelos más celebrados de excelencia en educación pública en el mundo.

Mientras que en Brasil, como en la mayoría de América Latina, reducir la inmensa desigualdad de oportunidades educativas entre niños que nacen en familias pobres y los de familias ricas, sigue siendo uno de los principales desafíos.

El “milagro” finlandés

 El conocido milagro finlandés inició en la década de los 70 y cobró fuerza en los años 90 con una serie de reformas innovadoras.

En un lapso de 30 años, Finlandia transformó un sistema educativo mediocre e ineficaz en una incubadora de talentos que encabezó rankings mundiales de desempeño estudiantil y apalancó el nacimiento de una economía sofisticada y altamente industrializada.

La moderna economía finlandesa tiene en su base una excelente educación.

Se trata, a primera vista, de un enigma: los finlandeses están haciendo exactamente lo contrario de lo que el resto del mundo hace en la eterna búsqueda de mejores resultados escolares, y está bien.

El recetario finlandés incluye reducir el número de horas de clase y limitar al mínimo los deberes de casa y las pruebas escolares.

Educadores internacionales estudian el paradójico modelo finlandés en busca de la fórmula milagrosa. Y la respuesta de los finlandeses es esta: la educación pública de alta calidad no es el resultado de políticas educativas por sí solas, sino también de políticas sociales.

“El estado de bienestar social finlandés desempeña un papel crucial para el éxito del modelo al garantizar a todos los niños oportunidades y condiciones iguales para un aprendizaje gratuito y de calidad”, dice el educador Pasi Sahlberg, uno de los creadores de las reformas políticas educativas de Finlandia en los años 90, en el libro Finish Lessons (“Lecciones Finlandesas”).

Iguales oportunidades

La preocupación por garantizar que todos los finlandeses tengan oportunidades de desarrollo iguales es visible en las instalaciones de la escuela Viikki, uno de los centros educativos de enseñanza media más importantes en la capital finlandesa, Helsinki.

Como en todas las escuelas de Finlandia, ahí se puede ver al hijo de un empresario estudiando junto al hijo de un obrero.

 

En las escuelas públicas finlandesas, todo es gratuito. Incluyendo la comida.

En el amplio comedor, se sirven a diario comidas saludables de manera abundante a los estudiantes, mientras que los servicios de atención médica y odontológica cuidan de manera gratuita la salud de los 940 alumnos.

Todo el material escolar también es gratuito. Los equipos de pedagogos y psicólogos acompañan cuidadosamente el desarrollo de cada niño para identificar problemas como dislexia y proporcionar apoyo inmediato. Y las matrículas escolares no existen.

Sahlberg destaca además el impacto del ejercicio en la enseñanza en el modelo de igualdad y justicia social creado gradualmente por los finlandeses a partir de la posguerra: salud, educación y vivienda para todos, generosos permisos de paternidad para cuidar a los niños y guarderías ampliamente subsidiadas o hasta gratuitas.

También hay una amplia y solidaria red de protección a los ciudadanos.

“La desigualdad social, la pobreza infantil y la ausencia de servicios básicos tienen un fuerte impacto negativo en el desempeño del sistema educativo de un país”, puntualiza Sahlberg.

La transformación

Hasta finales de los años 60, solo el 10% de los finlandeses había terminado la enseñanza secundaria. Las oportunidades eran limitadas y el acceso, desigual. Muchas familias no podían pagar las instituciones privadas de enseñanza y las escuelas públicas eran insuficientes.

Un diploma universitario era considerado, en ese entonces, un trofeo excepcional: solo el 7% de la población contaba con educación superior. Y en todas las áreas de aprendizaje, Finlandia era símbolo de retraso.

En todas las escuelas finlandesas, los hijos de empresarios y obreros estudian juntos.

 

La historia del país, sin embargo, siempre se caracterizó por la resiliencia de su pueblo, que logró su independencia hasta 1917, después de seis siglos bajo el dominio del reino de Suecia y más de cien años como gran ducado del Imperio ruso y sus cinco zares.

En la década de los 70, la nación fue convocada a cambiar. Una educación pública estelar pasó a ser percibida como la base fundamental para la creación de un futuro menos mediocre y desarrollar el capital humano del país se convirtió en la misión primordial del Estado finlandés.

El principio de igualdad e inclusión social marcó el desarrollo de los años 70 de la nueva peruskoulu (educación obligatoria finlandesa), que abarca la enseñanza primaria y la media.

En una decisión histórica del Parlamento finlandés, todos los niños, independientemente de contexto socioeconómico o domicilio, pasaron a tener acceso igualitario y gratuito a escuelas de calidad para cumplir los nueve años de educación básica.

 

Los profesores son altamente valorados en Finlandia.

 

El siguiente paso fundamental fue una valoración sin precedentes del profesor.

Finlandia lanzó programas de formación de excelencia para el magisterio en las universidades del país. Creó condiciones notables de trabajo y amplia autonomía para tomar decisiones en las escuelas, pagando razonablemente bien a sus profesores.

La profesión de maestro se convirtió en una de las favoritas entre los jóvenes finlandeses, por encima de las profesiones en medicina, derecho y arquitectura.

 

Participación de la sociedad

En los años 90, el país anunció una nueva revolución de la enseñanza.

Las asociaciones de profesores, políticos, padres, miembros de la academia y diferentes sectores de la sociedad fueron llamados a participar en la creación de dos nuevos y revolucionarios paradigmas de la educación en el país.

rechazaron la fórmula convencional aplicada en la mayor parte del mundo como receta para mejorar el desempeño escolar.

 

La pista de patinaje de esta escuela fue construida gracias a la idea sugerida por los alumnos, que ayudaron hasta dibujarla

“Fue particularmente significativo el papel que desempeñaron varias organizaciones de la sociedad civil”, destaca Sahlberg, quien también fue uno de los consejeros del Ministerio de Educación finlandés en los años 90.

La transformación del sistema fue profunda. Y rápida. Como resultado, a finales de la década de los 90 la peruskoulu finlandesa se convirtió en líder mundial en matemáticas, ciencia e interpretación.

Los primeros resultados del Programa Internacional de Evaluación a Alumnos (PISA por sus siglas en inglés), publicados en 2001, sorprendieron a los propios finlandeses: en todos los ámbitos académicos, Finlandia empezó en la cima del ranking mundial. Y permanece hasta hoy entre los más destacados miembros del club.

 

En educación, Finlandia también ha sido una ganadora.

 

Finlandia dice haber aprendido una lección: las políticas de educación efectivas deben ir de la mano con políticas sociales.

“Las personas en Finlandia tienen un profundo sentido de responsabilidad compartida sobre la importancia no solo de la vida propia, sino del bienestar de los demás”, observa Sahlberg en su libro Finish lessons.

“Los cuidados al bienestar del niño comienzan antes del nacimiento y se extienden hasta la edad adulta. Las guarderías públicas son un derecho garantizado para todos los niños, quienes también tienen acceso igualitario a todo tipo de servicio básico. La educación se considera en nuestro país se considera un bien público. Y es, por lo tanto, protegida en la constitución del país como un derecho humano básico”, añade.

La inversión finlandesa en la educación también se considera uno de los motores centrales del desarrollo económico y para poner fin a la pobreza en el país.

Ciudadanos altamente capacitados han aprovechado el crecimiento de la producción y la transformación de Finlandia en uno de los principales polos de innovación y tecnología en el mundo con el nacimiento de empresas como el gigante de las telecomunicaciones Nokia.

Y las políticas educativas crecieron al lado de las políticas sociales.

Igualdad desde la cuna

La vasta red de beneficios sociales en Finlandia es el resultado de la construcción, a partir de los años 70, de un generoso Estado de Bienestar social, financiado por una de las más altas cargas tributarias en el mundo.

La tasa de impuestos sobre la renta individual en el país es hoy del 51.6%, lo que no impidió a Finlandia aparecer este año en la cima del ranking de los países más felices del mundo elaborado por la ONU (World Happiness Report).

 

Pero ya desde finales de los años 30, Finlandia ofrece a todas las mujeres embarazadas un kit de maternidad con unas 50 cosas básicas para el bebé. El objetivo del regalo es proporcionar a todos un comienzo de vida igual, independientemente de clase social.

Además, cuando un niño nace en Finlandia, la madre tiene derecho a 105 días hábiles de permiso de maternidad. El padre recibe otros 54 días de licencia. Y las parejas pueden dividir entre sí un periodo adicional de más de cinco meses de permiso parental.

Esto significa que la mayoría de los niños finlandeses pueden tener la atención de sus padres en casa durante el primer año de vida.

Después del periodo de permiso de paternidad, uno de los padres tiene derecho a permanecer en casa con el niño, si así lo prefiere, y recibir un apoyo de cerca de 450 euros al mes (US$525). En estos casos, el padre o la madre podrán volver al mismo empleo que tenían antes hasta que el niño cumpla 3 años de edad.

Los padres tienen todavía la opción de regresar al trabajo, pero con carga horaria reducida, y obtener un apoyo parcial del Estado.

La mayoría de los padres y madres regresan eventualmente al trabajo, y cuando deciden hacerlo, el Estado ofrece una red de guarderías especializadas y altamente subsidiadas para cuidar de los niños.

Los niños finlandeses pueden pasar con sus padres sus primeros años de vida

Por ley, todos los niños de 0 a 6 años tienen derecho a un lugar en la guardería, ya sea tiempo parcial o completo. Las tasas varían de acuerdo con la renta de los padres y la zona en la que reside la familia. El valor máximo de la mensualidad es actualmente de 290 euros (cerca de US$338).

Para familias de menores ingresos, las guarderías son gratuitas.

Gratis hasta el final

Al cumplir los 6 años, todos los niños finlandeses tienen derecho a la educación preescolar, que es completamente gratuita. El objetivo de los centros preescolares es proporcionar a cada niño el aprendizaje de habilidades y conocimientos básicos, con el fin de prepararlos para la vida escolar.

Con el acceso gratuito a universidades e instituciones de enseñanza técnica y profesional, la educación de nivel superior también ha sido una oportunidad de igual acceso para todos. La educación en Finlandia es gratuita para todos, desde el preescolar hasta el doctorado.

El uso de tecnología y métodos alternativos (como pelotas en lugar de sillas) se alientan en las escuelas en Finlandia.

Las estadísticas apuntan al éxito de la fórmula de aliar políticas educativas con políticas sociales, dice Sahberg.

“Las sociedades igualitarias tienen ciudadanos con el grado de educación más elevado, raros casos de evasión escolar, menores tasas de obesidad, mejores indicadores de salud mental e índices más reducidos de embarazos adolescentes, en relación con los países en los que la brecha entre ricos y pobres es mayor”, enfatiza el educador finlandés.

Innovar, siempre, es importante, enseñan los finlandeses. Ya en los años 90, la reforma educativa conducida por Finlandia sorprendió al mundo académico con una teoría paradójica, que probaría ser visionaria.

Paradoja 1: Los alumnos aprenden más cuando los profesores enseñan menos

La experiencia finlandesa desafía la lógica convencional, que prescribe más horas de clase y mayor cantidad de lecciones en casa como fórmula para impulsar el desempeño estudiantil.

Los días son más cortos en las escuelas de Finlandia, con menos horas de claseque en todas las demás naciones industrializadas, según estadísticas de la OCDE, organización que reúne a los países más ricos del mundo.

La escuela primaria es prácticamente una época libre de evaluaciones

“Es importante que los niños tengan tiempo para ser niños“, dijo la profesora Erja Schunk, de la escuela Viikki, situada en un campus de la Universidad de Helsinki. “Lo más importante es la calidad del tiempo en el aula, y no la cantidad”.

En los Estados Unidos, un profesor pasa aproximadamente el doble del tiempo enseñando en el aula por semana, en comparación con un profesor finlandés.

“Dar seis horas de clase al día es una tarea ardua, que deja a los profesores demasiado cansados para dedicarse a otras tareas importantes para el trabajo de un educador, cómo planificar, renovarse y dar atención cuidadosa al alumno”, dice Sahlberg.

En una típica escuela finlandesa, los profesores dan unas cuatro clases al día.

“La preocupación central de la escuela finlandesa no es alcanzar récords de desempeño escolar, sino ayudar a desarrollar las aptitudes de un niño para formar individuos capaces de vivir vidas felices, dentro y fuera del trabajo”, añade Sahlberg.

En las escuelas de Finlandia, los niños tienen tiempo para ser niños.

Los profesores finlandeses tampoco creen que aumentar la carga de tareas a los estudiantes lleve necesariamente a un mejor aprendizaje, especialmente si las lecciones son tediosos ejercicios que no desafían la capacidad creativa del alumno.

Según estadísticas de la OCDE, los estudiantes finlandeses pasan menos tiempo haciendo tareas que los estudiantes de todos los demás países: cerca de media hora al día.

“Los alumnos aprenden lo que necesitan saber en el aula, y muchos hacen el deber de casa aquí mismo, en la propia escuela, así que tienen tiempo para convivir con sus amigos y dedicarse a las cosas que les gusta hacer fuera de la escuela, lo que también es importante “, dijo el profesor Martti Mery en la escuela Viikki.

En la fase preescolar, la prioridad es desarrollar la autoconfianza de los niños. Los días en la escuela se cumplen con tareas como aprender a orientarse sin compañía en un bosque, o atar solos sus patines de hielo.

Paradoja 2: Los alumnos aprenden más cuando tienen menos exámenes y evaluaciones

Los estudiantes finlandeses no necesitan preocuparse por evaluaciones: su sistema educativo no cree en la eficacia de una alta frecuencia de exámenes, por lo que se aplican con poca regularidad.

A pesar de eso, Finlandia brilla en los rankings globales de educación, al lado de los países con mejor desempeño escolar del mundo.

Los alumnos finlandeses tampoco tienen que preocuparse tanto de los exámenes.

¿Milagro? La filosofía finlandesa es que el objetivo principal de los profesores debe ser ayudar a los alumnos a aprender sin ansiedad, a crear y desarrollar la curiosidad natural, y no simplemente a pasar evaluaciones.

“La presión del modelo tradicional de enseñanza trae consecuencias dramáticas para los alumnos, como el miedo, el aburrimiento y el temor a correr riesgos”, afirma el educador Sahlberg.

Los informes del PISA indican que sólo el 7% de los alumnos finlandeses se siente ansioso al estudiar matemáticas. Mientras tanto, en el rígido sistema de enseñanza de Japón, que ostenta altos niveles de desempeño escolar, se registran récords de suicidio entre estudiantes, con un índice que llega al 52%.

Y en las aulas de la escuela Viikki, el ambiente es tranquilo y relajado. No hay uniformes escolares, y los alumnos estudian descalzos – reflejando el clima de las casas escandinavas, donde nadie usa zapatos.

La escuela primaria es prácticamente un periodo libre de evaluaciones. Con el fin de evitar que los niños se clasifiquen de acuerdo con su rendimiento, el sistema finlandés virtualmente abolió la evaluación por notas escolares en los cinco primeros años de la peruskoulu.

En los años siguientes, la evaluación se realiza con base en pruebas elaboradas por el profesor y en el desempeño del alumno en el aula, además de una amplia evaluación de cada estudiante realizada colectivamente por los profesores al final de cada semestre.

Los que necesitan mayor asistencia en la enseñanza reciben atención particular: la filosofía finlandesa aprecia la creencia de que todos los niños tienen el potencial de aprender, si tienen apoyo y oportunidades adecuadas.

 Cada año miles de jóvenes postulan al magisterio.

El magisterio en Finlandia se convirtió además en una carrera de prestigio.

Cada primavera, miles de jóvenes solicitan un espacio para estudiar en los departamentos de formación de profesores de las universidades de Finlandia.

Pero sólo los mejores y más preparados estudiantes pueden convertirse en profesores: en el exigente sistema finlandés, sólo cerca del 10% de los candidatos suelen ser aprobados para cursar la maestría obligatoria en la universidad.

El grado de maestría se ha convertido en el requisito básico y obligatorio de un profesor para poder enseñar en las escuelas finlandesas, incluso para la educación preescolar.

Y las innovaciones continúan: el currículo escolar adoptado en 2016 creó, por ejemplo, la enseñanza basada en fenómenos o proyectos, que actualiza la tradicional división por materias y da más espacio para que determinados temas (como la Segunda Guerra Mundial) sean trabajados conjuntamente por profesores de diferentes disciplinas.

Finlandia sigue innovando en materia de educación.

Todos los aspectos detrás del éxito finlandés parecen ser, por lo tanto, lo opuesto de lo que se hace en la mayor parte del mundo, donde la competencia, la alta carga de pruebas y clases, la uniformidad de la enseñanza y la privatización son por regla general los principios dominantes.

“Ejercer controles rígidos sobre las escuelas y los alumnos, pagar a los profesores en base al desempeño de los estudiantes, entregar el liderazgo de las escuelas a especialistas en gestión o convertir escuelas públicas en privadas son ideas que no tienen lugar en el repertorio finlandés de desarrollo de la educación” , dice el educador Sahlberg.

Sahlberg resume así el pensamiento finlandés sobre la educación pública de calidad:

“Es una obligación moral, pues el bienestar y en última instancia la felicidad de un individuo depende del conocimiento, de las aptitudes y de las visiones del mundo que son proporcionadas por una educación de calidad. Es también un imperativo económico, ya que la riqueza de las naciones depende cada vez más de las habilidades y el conocimiento”.

 

Por qué las nuevas sanciones de Trump para evitar que China compre armas de Rusia pueden ser contraproducentes para Estados Unidos

En 2017, durante su primer año como presidente, Donald Trump añadió a casi 1.000 personas y compañías a la lista de entidades sancionadas por Estados Unidos.

La cifra supera en casi 30% el número de medidas de este tipo adoptadas por Barack Obama durante su último año en la Casa Blanca y es muestra de una tendencia de largo plazo que preocupa a algunos expertos.

La posibilidad de que Washington pueda estar abusando del uso de esta herramienta y que termine perjudicando sus propios intereses.

Estados Unidos anunció este jueves la imposición de sanciones en contra de China por la compra a Rusia de aviones cazabombarderos Sukhoi Su-35 así como de misiles de última generación S-400, considerados como una de las mejores armas antiaéreas disponibles en la actualidad.

  • “Durará muchos años y será un desastre”: la advertencia de uno de los empresarios más influyentes de China sobre la guerra comercial con EE.UU.
  • Estados Unidos impone las “sanciones más duras” a Rusia por su interferencia en las elecciones y ciberataques

La decisión despertó la ira de Pekín, que solicitó a Estados Unidos retirar las sanciones o, de lo contrario, “hacer frente a las consecuencias”.

Moscú también criticó las medidas estadounidenses, que fueron calificadas por el canciller ruso, Sergei Lavrov, como “otro acto de competencia desleal”.

Después de Estados Unidos, Rusia es el mayor exportador de armamento del mundo.

Sergei Ryabkov, el segundo hombre en la jerarquía diplomática rusa, advirtió que Washington estaba “jugando con fuego” al “debilitar de forma insensata” la estabilidad global al despertar las tensiones en las relaciones con Moscú.

Por su parte, funcionarios estadounidenses afirmaron que las nuevas sanciones están dirigidas a Rusia y no tienen como objetivo disminuir las capacidades defensivas de ningún país en concreto, al punto que se podrían tomar medidas similares contra otros estados.

Sanciones sin China

Desde 2014, a raíz de la anexión rusa de Crimea, Estados Unidos y sus aliados europeos han tomado numerosas medidas contra Moscú.

Posteriormente, en julio de 2017, el Congreso de EE.UU. aprobó una ley para aplicar sanciones a Irán, Corea del Norte y Rusia, países considerados como adversarios.

Pekín, sin embargo, nunca se ha sumado a este tipo de medidas.

China se está convirtiendo en un fabricante de armamento sofisticado pero aún está deseoso de adquirir sistemas avanzados de Rusia, en especial cuando se trata de sistemas de defensa antiaérea y aviones de combate.

Aunque, Rusia se mostró reacia inicialmente, ahora está más dispuesta a vender este tipo de tecnología a China.

Stephen McDonell, corresponsal de la BBC en China, asegura que aunque el portavoz del ministerio de Exteriores de ese país usó un lenguaje duro para responder a Washington, la verdadera dimensión del malestar de Pekín solo se conocerá cuando anuncie cuáles serán las medidas retaliatorias que adoptará en respuesta.

Sin embargo, más allá de esta respuesta puntual, algunos analistas prevén que esta polémica entre países tenga otras consecuencias de largo plazo no deseadas por Estados Unidos.

Pekín – Moscú

Las nuevas medidas impuestas por Washington se producen en un momento en el que las relaciones con Pekín se encuentran duramente afectadas por la guerra comercial desatada tras la decisión de Trump de imponer aranceles mutimillonarios a la importación de algunos productos desde China.

Jonathan Marcus, corresponsal de la BBC para temas diplomáticos y de defensa, asegura que aunque el objetivo de las recientes sanciones es Rusia y no China, estas medidas podrían terminar estimulando la cooperación entre Pekín y Moscú, quienes en gran medida ya comparten una visión similar del mundo y coinciden en oponerse a lo que consideran como los esfuerzos de Washington de hacer gala de su peso en la escena internacional.

“El desarrollo de las relaciones militares con Rusia se hizo patente en la participación de China en los recientes ejercicios militares Vostok y esto (las sanciones) no va a detener su compra de armamento sofisticado a Moscú”, señaló Marcus.

Agregó que la jugada de Estados Unidos podría profundizar su tensa relación comercial con Pekín y que, además, aunque sea una forma de causar dificultades económicas a Moscú y de dejar registro del malestar en Washington podría no lograr el objetivo deseado: lograr un cambio en la política rusa.

“El equilibrio de poder económico en el mundo está cambiando lentamente. Las sanciones impuestas por el que una vez fue un Estados Unidos dominante se están convirtiendo en un arma cada vez más débil y algunos creen que su uso excesivo puede acelerar este proceso“, agregó.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos se benefició del distanciamiento entre Pekín y Moscú, ocurrido a mediados de la década de 1950.

Ahora, sin quererlo, podría estar propiciando su acercamiento y, con ello, el debilitamiento de su propia posición en el largo plazo.

El país con más personas sin acceso a internet por el que compiten los gigantes de la tecnología

Cerca de la mitad de los internautas del mundo están concentrados en dos países. Paradójicamente, esas dos naciones albergan también el mayor número de personas sin acceso a internet.

China e India son, según Naciones Unidas, “los mayores mercados de internet del mundo”.

El primero tiene 721 millones de usuarios y es el país donde más smartphones se fabrican. Es también uno de los que aplican con más fuerza la censura en la red, un hecho que complica las cosas para los gigantes de internet de Occidente.

  • “Un carnaval en línea”: lo que el uso de internet en China nos dice sobre nuestro propio futuro

Por otra parte, India tiene unos 400 millones de internautas. Un número grande. Pero si se pone en perspectiva disminuye rápidamente: apenas representa una cuarta parte de las más de 1.300 millones de personas que viven en el país asiático.

El resto no puede conectarse. Es la mayor población offline, según datos de 2016 del Banco Mundial.

Pero eso es una buena noticia para las multinacionales tecnológicas porque la oportunidad de crecer es inmensa: se espera que para 2021 la población digital en India supere los 630 millones de internautas.

“India es un mercado emergente. Por eso muchos gigantes de la tecnología están desarrollando proyectos para llevar internet al país”, le contó a BBC Mundo Francisco Jeronimo, investigador jefe en la consultora IDC para comunicaciones móviles.

Facebook, Google, Samsung y Microsoft son algunas de las firmas globales que tienen los ojos puestos en India.

La carrera empezó hace tiempo pero todavía no tiene un claro ganador. De hecho, algunos tuvieron que retirarse antes de tiempo.

El proyecto fallido de Facebook

Uno de los primeros proyectos para llevar internet a India fue liderado por Facebook, cuenta Jeronimo.

Se trata de Free Basics (antes conocido como Internet.org) , un plan en colaboración con operadores de telefonía con el que la red social ofrece acceso gratuito a varios sitios web a través de una aplicación móvil.

“La mayoría del mundo no tiene acceso a internet. Esta iniciativa liderada por Facebook pretende llevar internet y los beneficios de la conectividad a la parte del mundo que no los tienen”, se lee en su sitio web.

El plan fue lanzado en 2013 y ha sido implementado con éxito en más de 40 países de todo el mundo, entre los que se incluyen República Dominicana, Honduras, Panamá, México y Perú.

Pero en otros lugares -como Egipto, Myanmar o India- no logró salir adelante y recibió amplias críticas.

“Free Basics debería ser prohibido en todo el mundo”, dijo el periodista y activista digital indio Nikhil Pahwa, uno de los que impulsó en 2016 la prohibición realizada por el organismo regulador de las telecomunicaciones en India (TRAI).

“Facebook creó esta elección engañosa entre el acceso y la neutralidad de la red”, le contó a la revista The Wired.

Otros, como la activista digital Ellery Biddle, de Gobal Voices, lo llamó“colonialismo digital”.

Mark Zuckerberg, el fundador y director de Facebook, se defendió. “Todas las personas en el mundo deberían tener acceso a internet”, escribió en la red social.

La iniciativa de Mark Zuckerberg fue tildada de “colonialismo digital”.

Eliud Kipchoge, la hazaña del corredor keniata que bajó en 78 segundos el récord en el maratón de Berlín

 

Kipchoge ha ganado 10 de los 11 maratones que ha disputado.

 

Cada uno de los 42.195 metros que recorrió Eliud Kipchoge fue agrandando la magnitud de la hazaña del corredor keniata, que logró al pulverizar el récord de la maratón en 78 segundos.

Con un tiempo de 2 horas 1 minuto y 39 segundos, Kipchoge completó la mayor demostración de velocidad y resistencia que jamás se había visto, tan asombrosa que incluso es comparada al momento cuando el jamaiquino Usain Bolt paró en 9 segundos y 58 centésimas el cronómetro en la final de los 100 metros planos de los Mundiales de Atletismo de Berlín en 2009.

“Fue duro”

Eliud Kipchoge

Y no es coincidencia que la capital alemana haya vuelto a ser testigo de un hecho sin precedentes, un hito que, al igual que el logrado por Bolt, dejó abierta la interrogante de hasta dónde podrá llegar el cuerpo humano.

Aprovechando las condiciones que ofrece el maratón de Berlín, Kipchoge pulverizó la marca que estableció su compatriota Dennis Kimetto en el mismo escenario en 2014 (2:02’57”) al correr la distancia en un promedio superior a los 20 kilómetros por hora.

  • Dennis Kimetto y por qué Berlín es el mejor lugar para romper récords en maratón

Lo más impresionante fue que corrió la segunda mitad de la distancia más rápido que la primera, rematando los últimos 2.195 metros en un tiempo de 6 minutos y 8 segundos. Eso significa una velocidad de 21,47 km/h.

Fue precisamente en esa parte de la prueba cuando Kipchoge se quedó solo, sin la ayuda de las tras liebres que lo acompañaban en la carrera.

No tengo palabras para describir este día“, declaró quien es considerado el mejor maratonista de la historia, ganador de 10 de los 11 maratones que ha disputado.

“Estoy muy agradecido, feliz de haber destrozado el récord mundial”.

¿Dos horas?

Los 78 segundos que bajó la marca es la mayor diferencia alcanzada en 50 años, cuando el australiano Derek Clayton superó la marca del japonés Morio Shigematsu en un minuto y 23 segundos.

“Fue duro”, reconoció el ganador de la medalla de oro en las Olimpiadas de Río 2016.

“Corrí mi propia carrera, confiando en mis zapatos, mi programa mi entrenador. Eso fue lo que me motivó en los últimos kilómetros”.

  • Por qué sonreír puede hacer que mejores tu rendimiento al correr

Fue tal la demostración de poder de Kipchoge que la pregunta que vuelve a surgir es si el ser humano será capaz algún día de romper la barrera de las dos horas, reto que el mismo corredor keniata intentó en 2017, pero que no lo pudo lograr por 26 segundos.

Ese tiempo no es reconocido oficialmente ya que contó con la ventaja de de contar con un auto que le cortaba el viento y liebres que se turnaban para marcarle el paso.

 

Supertifón Mangkhut: la destrucción del “ciclón más fuerte” del año tras tocar tierra en Filipinas

Es el ciclón tropical más fuerte que se registra este año en el mundo.

El supertifón Mangkhut tocó tierra en la provincia nororiental de Cagayan, en la isla de Luzón (Filipinas), a las 1:40 hora local del sábado (17:40 GMT del viernes) con ráfagas de viento de hasta 305 kilómetros por hora.

El gobierno filipino dijo que 14 personas murieron por el tifón, de categoría 5, que dejó a su paso fuertes vientos, lluvias torrenciales, inundaciones y olas de hasta seis metros, y se estima que en total afectará a unas 4,5 millones de personas, antes de dirigirse hacia el sur de China.

“Casi todos los edificios aquí se han visto dañados, los tejados salieron volando“, señaló Rogelio Sending, un funcionario gubernamental de Tuguegarao, capital de Cagayan, a la agencia Reuters.

Una fotografía del paso de la tormenta por la ciudad de Tuguegarao, en el noreste de Filipinas.

“Hemos recibido reportes de que muchos árboles y postes de luz se cayeron, bloqueando las carreteras, lo que dificulta las operaciones de limpieza”, advirtió.

El supertifón se debilitó tras tocar tierra y se traslada con vientos equiparables al de un huracán de categoría 4.

Las rachas de vientos de Mangkhut son superiores a las del huracán Florence, que dejó al menos 5 muertos y más de 900.000 de hogares sin electricidad en la costa sureste de Estados Unidos, antes de que fuera degradado a tormenta tropical.

  • En imágenes: el impacto “catastrófico” del huracán Florence sobre la costa este de EE.UU.
  • “Comunidades enteras podrían ser barridas”: al menos 5 muertos por el huracán Florence en la costa este de EE.UU.

El segundo mayor nivel de alerta

Las autoridades filipinas evacuaron a más de 13.000 personas de manera previa a la llegada de Mangkhut, que es el 15º que azota Filipinas este año y el peor en el último lustro.

No obstante, algunos residentes prefirieron quedarse en sus hogares para evitar que les robaran, según informa el periodista de la BBC Howard Johnson,desde la localidad de Arparri, en Luzón.

Miles de personas fueron evacuadas y llevadas a refugios como estos.

 

“Los residentes de esta pequeña localidad dicen que han pasado por esto antes: han visto otras tormentas“, explica Johnson.

“Los residentes de esta pequeña localidad dicen que han pasado por esto antes: han visto otras tormentas“, explica Johnson.

Ante el potencial destructor del tifón, el gobierno activó la segunda mayor alerta en cuatro provincias del noreste del país, se cancelaron vuelos, las escuelas cerraron y el Ejército se preparó para posibles operaciones de rescate.

Algunos residentes no abandonaron sus casas por miedo a los robos.

Las autoridades aseguraron que están más preparadas que en 2013, cuando el tifón Haiyan devastó el centro del país y dejó más de 7.000 víctimas entre muertos y desaparecidos. Entonces también se encendieron las alertas de segunda mayor gravedad.

  • Filipinas: autoridades estiman miles de muertos por tifón Haiyán 
  • El más fuerte del año

La tormenta, bautizada Ompong en Filipinas, se desplaza hacia el noroeste a una velocidad aproximada de 35 km/h.

“En cuestión de fortaleza, el tifón Mangkhut es el ciclón tropical más fuerte del año”, destacó la Organización Meteorológica Mundial.

Las autoridades han advertido del peligro de inundaciones y deslizamientos de tierra.

 

Los expertos creen que, según la trayectoria que lleva, el supertifón llegará a Hong Kong el domingo por la tarde.

Las autoridades de esta región administrativa especial de China instaron a los residentes a permanecer a refugio, pues los expertos estiman que puede ser la peor tormenta tropical en golpear el territorio en décadas.

Se espera que Mangkhut vaya debilitándose y se convierta en una depresión tropical para el proximo martes.