668 días sin jugar por una bacteria que le fue “comiendo” el tendón, el tormento que pasó el futbolista español Santi Cazorla

Santi Cazorla tiene parte de su brazo izquierdo en su tobillo y una parte de su pierna en su talón.

 

Considerado uno de los mayores talentos de la generación de oro del fútbol español, ganador de las Eurocopas de 2008 y 2012 con la Roja, Cazorla se siente como un rompecabezas después de pasar 668 días sin jugar.

Trato de disfrutar y aprovechar 
cada segundo porque no se cuánto
tiempo durará"

Santi Cazorla

En ese período fue sometido a 11 operaciones para no solo salvar su carrera, sino también su pierna para que pudiera volver a caminar.

Nuevamente activo con un balón en sus pies, el diminuto jugador de 33 años le contó a la BBC el calvario que le tocó vivir cuando una pequeña lesión que sufrió en un amistoso en 2013 frente a Chile se transformó en un “caso de estudio” de la medicina.

“Un simple esguince del tobillo”

Cazorla recuerda que en ese partido hace cinco años recibió una leve patada que rompió un pequeño hueso en su tobillo.

Su último partido había sido el que disputó contra el Ludogorets por la Liga de Campeones en 2016.

 

Eso no le impidió en un principio seguir jugando, pero con el paso del tiempo el dolor se fue intensificando hasta que una noche, en octubre de 2016, se hizo insoportable.

“Ya no lo estaba disfrutando”, le contó Cazorla al programa Football Focus de la BBC.

Simplemente no sentía que quería jugar, por lo que decidí parar y encontrar una solución. No sabía en ese momento que so significaría que estaría dos años sin jugar”.

Dos meses después fue sometido a su primera operación. Luego siguieron otras 10.

Cazorla siente que su cuerpo es una rompecabezas, con partes por todos lados.

La última intervención la tuvo en mayo pasado, cuando los doctores terminaron de reconstruir su talón de Aquiles.

“Ellos pusieron piel de mi brazo en el tobillo y de mi muslo en mi brazo. Por eso cada vez que me preguntan lo que me pasó termino diciendo que soy como un rompecabezas, con partes de mi cuerpo por todos lados”, bromeó.

“No es el tipo de lesión que sueles sufrir en fútbol, en la que una bacteria aparece y va comiendo ocho centímetros de tu tendón… para mí era un simple esquince de tobillo”.

“Hubo muchos momentos en los que estuve cerca de decir que no tenía la fuerza de seguir. Pero hubo gente a mi lado que me hacían cambiar de opinión porque creían que volvería a jugar”.

Deudas pendientes

Cazorla no tiene ningún tipo de resentimiento con Arsenal por los dos tormentosos años que vivió en Londres, donde no pudieron identificar las bacterias que le destruyó su tendón de Aquiles y que dejó su hueso como “una plastilina”.

Asegura que siempre estará “eternamente agradecido” al club y a su extécnico, el francés Arsene Wenger, quien le extendió un año su contrato pese a estar lesionado.

“Arsene dijo que nunca había visto una lesión así“, recuerda el futbolista español.

Cazorla se ganó el cariño de la afición en Londres, a donde le gustaría regresar para despedirse de la hinchada cañonera.

De regreso en su país, Cazorla supo gracias al doctor Mikel Sánchez la causa de lo que le estaba ocurriendo.

“Mi doctor en España dijo que nunca había visto dos diferentes bacterias que se comieran de ocho a 10 centímetros del tendón de Aquiles“, contó.

Si la bacteria hubiera sido identificada y contenida desde el primer díaseguramente no hubiera pasado ni la mitad de lo que ocurrió, pero ya es imposible volver el tiempo, recapacita Cazorla, quien fue dejado en libertad por el conjunto cañonero y volvió a Villarreal.

“Tengo la sensación de que haber dejado cosas por terminar (con el Arsenal) porque siempre había dicho que el día que me fuera me despediría enfrente de los aficionados, porque ellos siempre han tratado de manera increíble”, confesó el jugador español.

Futbolista (otra vez)

Tras recibir el alta médica, sin embargo, Cazorla encontró un refugió en el club donde dio a conocer todo el talento que atesoran sus piernas.

“Cuando me fui (del Villareal) siempre había sido más como un hasta luego que un adiós”, comentó.

“Ellos hicieron posible que volviera a disfrutar del fútbol y será imposible para mi devolver la bondad que ellos me han mostrado”, dijo del equipo popularmente conocido como “El submarino amarillo”.

Cazorla asegura que ahora vive el fútbol de una manera diferente.

Cazorla tuvo su primera aparición contra la Real Sociedad en agosto y desde entonces ha sido titular en otros dos parti

Cumplir con los 90 minutos está todavía lejos de ser una realidad ya que todavía siente dolor, pero el simple hecho de salir al campo y volver a sentirse futbolista fue un momento que jamás podrá olvidar.

“Ahora veo el fútbol de manera diferente”, explicó Cazorla.

Cazorla ganó dos Eurocopas con España.

“Antes no apreciaba estar en el hotel o el trayecto en el autobús hacia el estadio… Fueron dos años en los que luché muy duro para vivir estos momentos otra vez”, recordó.

“Ahora trato de disfrutar y aprovechar cada segundo porque no se cuánto tiempo durará”.

Y es por eso que será especial lo que vivirá este jueves cuando, en el partido contra el Rangers de Escocia, vuelva a tocar el balón en un escenario europeo, dos años después del partido que estuvo cerca de marcar el final de su carrera.

Santi Cazorla juega otra vez.

Para el exárbitro una razón fundamental de la caída de los albos es la edad de su plantel.

En el webshow El Deportivo, el panelista de los viernes Rubén Selman se refirió al desempeño de los albos tras caer por 0-2 ante Palmeiras: “Hay una gran diferencia entre uno y otro equipo. En ese aspecto creo que Palmeiras es absolutamente superior en jerarquía e intensidad. Creo que el equipo de Colo Colo es un equipo de jugadores veteranos. Ayer se notó. Ayer hubo una marcación especialmente respecto a ese punto. Donde jugadores de niveles como Barrios, Paredes, nos guste o no nos guste, no estuvieron a la altura. Carmona le pegaba para cualquier lado. Carmona era el rebota y sacaba y sacaba”.

Pero igual el exárbitro tuvo algo para rescatar. “Lo mejor de Colo Colo fue Valdivia en su momento cuando se dedicó a crear. Cuando sintió el gusto al balón y los adversarios también sintieron que era Valdivia, se empezó a mostrar, se empezó a notar. Me parece que estuvo a un gran nivel”.

El delantero no ha podido destacar en el cuadro albo después de superar la fase de grupos del torneo continental.

Esteban Paredes no ha podido materializar su influencia en los partidos que ha disputado Colo Colo desde que superó la fase de grupos de la Copa Libertadores. El delantero bajó su rendimiento y, en los dos partidos contra Corinthians en los octavos de final, así como también contra Palmeiras en la ida de los cuartos, el ariete ha tenido opacas presentaciones y ha estado lejos de cualquier protagonismo.

Contra el Timao, en la ronda de 16 mejores, el experimentado delantero estuvo lejos del área y contó con pocas opciones. Y aunque en la ida, donde los albos se impusieron 1-0 con gol de Carlos Carmona, se asoció de buena manera con Valdivia y participó activamente de la generación de juego, en la revancha su presencia pasó prácticamente inadvertida.

Eliud Kipchoge, la hazaña del corredor keniata que bajó en 78 segundos el récord en el maratón de Berlín

 

Kipchoge ha ganado 10 de los 11 maratones que ha disputado.

 

Cada uno de los 42.195 metros que recorrió Eliud Kipchoge fue agrandando la magnitud de la hazaña del corredor keniata, que logró al pulverizar el récord de la maratón en 78 segundos.

Con un tiempo de 2 horas 1 minuto y 39 segundos, Kipchoge completó la mayor demostración de velocidad y resistencia que jamás se había visto, tan asombrosa que incluso es comparada al momento cuando el jamaiquino Usain Bolt paró en 9 segundos y 58 centésimas el cronómetro en la final de los 100 metros planos de los Mundiales de Atletismo de Berlín en 2009.

“Fue duro”

Eliud Kipchoge

Y no es coincidencia que la capital alemana haya vuelto a ser testigo de un hecho sin precedentes, un hito que, al igual que el logrado por Bolt, dejó abierta la interrogante de hasta dónde podrá llegar el cuerpo humano.

Aprovechando las condiciones que ofrece el maratón de Berlín, Kipchoge pulverizó la marca que estableció su compatriota Dennis Kimetto en el mismo escenario en 2014 (2:02’57”) al correr la distancia en un promedio superior a los 20 kilómetros por hora.

  • Dennis Kimetto y por qué Berlín es el mejor lugar para romper récords en maratón

Lo más impresionante fue que corrió la segunda mitad de la distancia más rápido que la primera, rematando los últimos 2.195 metros en un tiempo de 6 minutos y 8 segundos. Eso significa una velocidad de 21,47 km/h.

Fue precisamente en esa parte de la prueba cuando Kipchoge se quedó solo, sin la ayuda de las tras liebres que lo acompañaban en la carrera.

No tengo palabras para describir este día“, declaró quien es considerado el mejor maratonista de la historia, ganador de 10 de los 11 maratones que ha disputado.

“Estoy muy agradecido, feliz de haber destrozado el récord mundial”.

¿Dos horas?

Los 78 segundos que bajó la marca es la mayor diferencia alcanzada en 50 años, cuando el australiano Derek Clayton superó la marca del japonés Morio Shigematsu en un minuto y 23 segundos.

“Fue duro”, reconoció el ganador de la medalla de oro en las Olimpiadas de Río 2016.

“Corrí mi propia carrera, confiando en mis zapatos, mi programa mi entrenador. Eso fue lo que me motivó en los últimos kilómetros”.

  • Por qué sonreír puede hacer que mejores tu rendimiento al correr

Fue tal la demostración de poder de Kipchoge que la pregunta que vuelve a surgir es si el ser humano será capaz algún día de romper la barrera de las dos horas, reto que el mismo corredor keniata intentó en 2017, pero que no lo pudo lograr por 26 segundos.

Ese tiempo no es reconocido oficialmente ya que contó con la ventaja de de contar con un auto que le cortaba el viento y liebres que se turnaban para marcarle el paso.

 

Vidal entra para cerrar el angustioso triunfo del Barcelona

Arturo Vidal entró a la cancha de Anoeta cuando el Barcelona ya estaba en ventaja. En los 76′, el Rey reemplazó a Ousmane Dembele, el autor del gol que le dio el 1-2 al equipo de Ernesto Valverde ante la Real Sociedad. Un resultado que resultó angustioso por el trámite y porque el dueño de casa dispuso de un par de ocasiones claras para asegurar la victoria. Pero que igualmente sirve para afianzar a los catalanes en el primer puesto de la liga española.

Elustondo, en los 13′, puso en ventaja al duelo de casa tras una falla de Umtiti en un balón detenido. Una situación inesperada, que no se condecía con el conservador planteamiento de la Real, pero que castigaba la inoperancia que mostraban los azulgranas para penetrar el muro defensivo que tenían enfrente.

El primer tiempo fue discreto. El Barcelona, sin Busquets ni Coutinho, dos piezas claves en el mediocampo, llegó apenas a través de balones detenidos que fueron bien controlados por la defensa vasca. Desesperados en la búsqueda de la igualdad, los pupilos de Valverde reclamaron todo lo que pudieron para buscar en el VAR algún aliado para encontrar el camino al esquivo gol.

En la segunda fracción, la tónica se mantuvo. La Real perdió ocasiones clarísimas de gol, como un contraataque que no pudo finiquitar Oyarzábal y otra carga frontal que Juanmi terminó con un remate bien controlado por Ter Stegen.

Ante la emergencia, Ernesto Valverde optó por enviar a la cancha a los dos hombres que había reservado. Entre la decisión técnica y los errores de Rulli, quien entregó dos veces en bandeja el balón para los goles azulgrana, llegó el giro en el marcador. En los 62′, Suárez aprovechó la primera falla del arquero argentino y, en los 65′, Dembélé, capitalizó otro balón que el golero desvía hacia el centro del arco.

Resuelto el problema, en los 76′, Valverde le hace el gesto a Vidal para que ingrese a la cancha en reemplazo de Dembélé. Aunque, en rigor, el Barcelona siguió pasando apuros que Ter Stegen disipó. El Rey pasó virtualmente inadvertido, sin encontrar aún el rol protagónico que tuvo en todos los equipos que ha defendido en su carrera. Apenas limitándose a ceder correctamente el balón a sus compañeros y a posicionarse en lugares a los que sus aliados no miraban. Muy poco, todavía.

Manchester United detiene la buena racha del Watford

 La espectacular racha del Watford en la Premier League llegó a su fin este sábado cuando el Manchester United de José Mourinho asaltó Vicarage Road (1-2) con los goles de Romelu Lukaku y Chris Smalling y las paradas de David de Gea.

Los “Diablos Rojos” enlazaron su segunda victoria esta temporada y comienzan a corregir el rumbo en el campeonato liguero, donde ya se sitúan con nueve puntos.

 Javi Gracia y los suyos, que pierden comba con el Liverpool y el Chelsea, plantearon un partido complicado al United y a punto estuvieron de dejar algún punto en casa.

 La más clara y que pudo cambiar el devenir del encuentro llegó en la primera parte. Troy Deeney, el capitán del Watford, sacó un latigazo que De Gea sacó con un gran mano cambiada.

 Cuando parecía que los “Hornets” lo tenían todo bajo control, dos fogonazos decidieron el partido.

En el minuto 35, un centro de Ashley Young lo rozó con el estómago Lukaku desviándolo ligeramente hacia las redes de Ben Foster.

 El belga había roto el encuentro y Smalling, dos minutos después, lo aprovechó para hacer el segundo en una auténtica acción de delantero centro. Recibió la pelota de una cabezazo de Fellaini en el área pequeña, lo bajó con el pecho, se dio media vuelta y fusiló al meta del Watford.

 La tarea de remontar dos goles en los 45 minutos de la segunda parte animó a los de Gracia, que empataron con un golazo de Andre Gray y se volcaron en los 25 últimos minutos para tratar de empatar.

La más clara llegó en el minuto 93, cuando De Gea volvió a salvar a los suyos con una gran respuesta a un cabezazo de Christian Kabasele que de haber entrado habría dejado sin margen de maniobra al United.

 Ficha del partido:

Watford, 1

Foster; Janmaat (Femenía, 71’), Catchcart (Success, 88’), Kabasele, Holebas; Doucouré, Capoue, Hughes, Pereyra; Deeney, Gray

Entrenador: Javi Gracia

Manchester United, 2

De Gea; Valencia (Bailly, 92’), Smalling, Lindelöf, Young; Matic, Pogba, Fellaini; Alexis Sánchez (McTominay 83’), Lingard (Martial, 71’), Lukaku

Entrenador: José Mourinho

Goles: 0-1, Lukaku (34’), 0-2, Smalling (38’), 1-2, Gray (64’)

Árbitro: Mike Dean. Amonestó a Capoue (33’), Holebas (35’), Deeney (70’), Matic (70’, 92’), Valencia (81’). Expulsó a Matic por doble amonestación