El “González”. Así se llama oficialmente el espectacular salto que el chileno Tomás González ideó y ejecutó hace 15 años y por el que queda inmortalizado en la Federación Internacional de Gimnasia (FIG).

 

González fue el primer gimnasta chileno en clasificar a unos Juegos Olímpicos.

El organismo le informó la semana pasada al gimnasta chileno que a partir de ahora el ejercicio que llevó a cabo en el mundial de gimnasia de Anaheim en 2003 llevará su nombre en el código de puntuación.

González siempre soñó con ser reconocido por haber sido el primero en completar con éxito el salto mortal de espaldas con tres giros y medio en la modalidad de suelo, pero en la época que lo logró el reglamento no especificaba nada sobre el medio giro adicional que el gimnasta santiaguino agregó al ejercicio que ya se practicaba de manera asidua entre las competencias de gimnasia alrededor del mundo.

Pero un cambio en la normativa hace un par de años le permitió a González presentar nuevamente el caso con el que buscaba quedar inmortalizado en la historia de la gimnasia.

Y fue así que, tras presentar los requisitos necesarios, el “González” será mencionado cada vez que un gimnasta decida ejecutarlo como parte de su rutina.

Según especifica el FIG, el salto tiene una dificultad E y da medio punto adicional a la rutina en una escala de A a la G.

“Que se haya registrado mi apellido dentro del código de puntuación me enorgullece muchísimo y espero que a todos los chilenos también, porque ya va a quedar para siempre”, declaró el gimnasta chileno ante la prensa tras conocer la decisión del FIG.

Aunque se trata de un ejercicio que se ha ido popularizando en la gimnasia desde hace unos años, González, quien también es presidente de la Federación Chilena de Gimnasia, reconoce que no lo práctica mucho en la actualidad ya que se trata de una acrobacia muy difícil de ejecutar