Los gobiernos de seis países americanos pidieron oficialmente a la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue supuestos crímenes de lesa humanidad y abusos a los derechos humanos en Venezuela.

Los cancilleres de Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá presentaron este miércoles una carta suscrita por los líderes de sus respectivos países solicitando la intervención de la Corte con sede en La Haya.

La misiva va acompañada de informes elaborados por expertos internacionales en los que se documentan procesos extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias en el marco de las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Esta demanda, inédita en los 16 años de historia de este tribunal, supone la primera vez que países miembros de la CPI piden a fiscales que investiguen a otra nación firmante.

El pasado mes de febrero, la CPI ya anunció que había decidido abrir un “examen preliminar” sobre Venezuela, paso previo a una investigación formal, para evaluar presuntos crímenes “en el marco de manifestaciones y la inestabilidad política conexa” que pudieran ser de su competencia.

 

Entre los documentos presentados figura un informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU en el que se documentanejecuciones extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias en el marco de las protestas antigubernamentales de entre abril y julio de 2017.

Otro de los informes adjuntos fue redactado por un grupo de expertos designado por la Organización de Estados Americanos (OEA), que concluyó que existía un “fundamento razonable” para considerar que 11 personas, entre ellas el presidente Nicolás Maduro y miembros de las Fuerzas Armadas, eran supuestos responsables de crímenes de lesa humanidad en el país.

Zeid Ra’ad Al Hussein, alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, volvió a reclamar el pasado mes de marzo que se investigue al gobierno de Venezuela por posibles “asesinatos extrajudiciales”.

En la presentación de la carta este miércoles en los márgenes de la Asamblea General de la ONU que se celebra en Nueva York, el canciller de Chile, Roberto Ampuero, calificó los informes de “sólidos y contundentes” y dijo que “muestran de manera muy seria y documentada las denuncias de delitos de lesa humanidad en Venezuela”.

“Las violaciones a los derechos humanos en Venezuela deben terminar y las que han ocurrido deben ser investigadas para establecer, con la mayor claridad, quiénes son los responsables”, dijo a periodistas.

Su homólogo paraguayo, Luis Alberto Castiglioni, declaró que “permanecer impasible, indiferentes o especulativos ante esta realidad podría tener ribetes de complicidad con el régimen que se ha apoderado de la suerte de la República de Venezuela”.

 “La situación en Venezuela continúa deteriorándose, el éxodo de millones de venezolanos es un indicador claro de la gravedad de esta crisis causada por la dictadura de Maduro”, agregó el canciller de Perú, Néstor Popolizio.

“En este momento en Venezuela no solo no existe la democracia, sino que impera un mecanismo de dictadura”, apuntó el canciller argentino, Jorge Faurie.

El presidente de Colombia, Iván Duque, se refirió durante su discurso ante la ONU a la petición a la CPI que él suscribió junto a los líderes de otros 5 países.

Al margen de esta comparecencia ante la prensa, el presidente de Colombia, Iván Duque, también se refirió a la petición presentada a la CPI durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU este miércoles.

El mandatario, que calificó la crisis migratoria en Venezuela como “la más indignante de la historia reciente de la región por cuenta de una dictadura que aniquiló las libertades”, destacó la importancia de que “se ejerzan todos los mecanismos internacionales para denunciar, investigar y sancionar por parte de la CPI a quienes han sembrado esa tragedia deleznable”.