La imagen es cruda: el candidato a la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro saluda a sus seguidores cuando de pronto una mano emerge de la masa que lo rodea y lo apuñala en el abdomen, transformando su sonrisa en un rictus de dolor.

 

En el video, que se torna confuso, no se puede ver el rostro del atacante, que logra mezclarse con la multitud que se había reunido para apoyar a Bolsonaro el jueves, durante su visita a la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas de Gerais, en el sur de Brasil.

 Pero poco después, junto a los primeros informes sobre la gravedad del ataque, la Policía brasileña identifica a Adélio Bispo de Oliveira, de 40 años, como el principal sospechoso.

Según la policía, el propio Oliveira dijo haber actuado siguiendo “el mandato de Dios“.

“Oliveira señaló que no tenía ningún motivo político o partidario. Él mismo aceptó que era una cuestión personal en contra de Bolsonaro”, le dijo a BBC Brasil el coronel de la Policía Federal de Juiz de Fora, Alexandre Nocelli.

“Cuestiones personales en las que no se quiso extender. Y también dijo que en cierto momento había seguido el mandato de Dios”, agregó el uniformado.

Pero, ¿quién es este hombre que podría haber torcido el rumbo de las elecciones presidenciales de Brasil, que se realizarán el próximo 7 de octubre?

Militante y con antecedentes

Las autoridades informaron que Bispo de Oliveira ya había sido arrestado en 2013 por lesiones corporales.

Y a pesar de que el hombre negó que existieran razones políticas detrás del ataque, detalles sobre sus actividades políticas en los últimos años se han ido conociendo poco a poco.

De acuerdo a medios locales, en su página de Facebook se encontraron publicaciones de apoyo no solo a la izquierda de su país -Bolsonaro es considerado un candidato de ultraderecha- sino también en apoyo a otros políticos como el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Las publicaciones también incluyen ataques contra de la masonería.

“Eso es ser comunista, eso es comunismo, pero para la derecha masónica es un crimen de fusilamiento pasivo”, escribió en la red social sobre el presidente Maduro.

Otras informaciones señalan que, desde 2014 hasta 2017, Oliveira había pertenecido al Partido de Socialismo y Libertad, PSOL, pero que actualmente esa membresía estaba cancelada.

El propio PSOL emitió un comunicado en el que confirmaba que la afiliación de Oliveirano estaba vigente y condenaba el ataque en contra de Bolsonaro.

Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Roussef, del también izquierdista Partido de los Trabajadores, igualmente condenaron el ataque.