El calor era extremo sobre las canchas de Flushing Meadows, en Nueva York.

Tras volver de una pausa de 10 minutos para refrescarse y cambiarse la ropa, la tenista Alizé Cornet se dio cuenta de que se había puesto la camiseta al revés. Y sin mayor preocupación, en medio de la pista se la quitó para ponérsela correctamente.

El cambio fue breve. Y lo único que dejó a la vista fue un sujetador deportivo negro.

Pero el simple ajuste de vestimenta justo antes de empezar el tercer set, le valió a la tenista francesa de 28 años una advertencia por violación del código de conducta deportiva en la pista.

La decisión del umpire Christian Rask durante el Abierto de Tenis de Estados Unidos desató una ola de acusaciones de sexismo ya que en los partidos masculinos los jugadores se pueden cambiar la camiseta sin problemas.

Judy Murray, la madre del exnúmero uno mundial Andy Murray, se quejó en Twitter de la penalización y de que los hombres sí que puedan cambiarse sin problemas.