El Servicio se mantiene en alerta roja, ya que sólo durante agosto se ha incautado el 30 por ciento del total de huevos de gallina decomisados en el 2018.

Una dura lucha al ingreso clandestino de huevos de gallina es la que está librando el Servicio Agrícola y Ganadero de la región de Tarapacá, institución que a la fecha y en coordinación con Carabineros ha logrado interceptar más de 54 mil unidades de este producto de alto riesgo zoosanitario.

El incremento en los decomisos de huevos de gallina en las últimas semanas es una situación que preocupa al Director Regional del SAG, César Cardozo, quien explicó que sólo durante agosto se decomisaron 16 mil 200 unidades, lo que representa el 30% de lo incautado durante lo que va corrido de 2018.

“De enero a la fecha el SAG Tarapacá, en colaboración con Carabineros, ha logrado decomisar 54.484 unidades de huevos de gallina, los que son internados a nuestra región por pasos no habilitados, no cumpliendo así las normas sanitarias para su ingreso a Chile, razón por la cual representan un alto riesgo para el patrimonio zoosanitario de Chile”, acotó.

Asimismo, Cardozo señaló que la comercialización de huevos de gallina de origen clandestino representa una competencia desleal para los avicultores de la zona, quienes cumplen con todas las regulaciones existentes en el país para vender un producto inocuo a la comunidad, además de ser permanentemente fiscalizados por el SAG. “Quienes cometen este ilícito sólo se aprovechan de la coyuntura actual del alza en el precio de venta del huevo, por lo que además de estar frente a un problema de orden sanitario, también estamos frente a un problema económico”, agregó.

En este sentido, Fernando Chiffelle, Seremi de Agricultura, llamó a la ciudadanía a ser cuidadosa a la hora de adquirir este tipo de productos, por cuanto se desconoce dónde y cómo son producidos, transportados y si sus condiciones de ingesta son las óptimas.

“Mientras exista demanda de este tipo de productos, habrá un negocio clandestino que seguirá en funcionamiento, y en este sentido somos todos como comunidad los llamados a poner un freno al ingreso ilegal de huevos de gallina, simplemente no adquiriendo productos de dudosa procedencia. De esa manera, nos protegemos nosotros mismos y también a Chile del ingreso de enfermedades que no están presentes en nuestro país”, sentenció la autoridad.