El representante de las madres de las jóvenes asesinadas por el psicópata de Alto Hospicio entre 1998 y 2001, Juan Zumelzu, señaló que no están conformes con la serie “Cacería” emitida por el canal Mega.

Juan Zumelzu, sostuvo que las madres de las víctimas nunca fueron contactadas por el equipo que realiza la serie y que incluso intentaron acercarse al actor Fernando Melo para hablar con él, pero la producción se negó a este encuentro.
“La opinión que tiene las madres y que las tiene deprimidas, es que nuevamente se muestran a las niñas como prostitutas, drogadictas y delincuentes, es lo que se mostró en el primer capítulo. Se dice que es basada en hechos reales, sin embargo lo que se muestra dista mucho de la realidad. A modo de ejemplo, la serie comienza con el caso de Graciela, se muestra a una asistente social del SENAME preocupada por ella, pero fue todo lo contrario”, expresó el representante de las madres víctimas del psicópata.
Zumelzu, indicó que “Graciela jamás recibió ayuda de ninguna asistente social y debiendo estar internada en el SENAME por orden del tribunal, aparece muerta en la playa”, agregando que “recuerdo que encontrado el cuerpo, la PDI llamó al hogar donde debía estar internada y los funcionarios del SENAME le respondieron que en ese momento se encontraba ahí Graciela en circunstancias que estaba fallecido”.
VERDAD
El representante de las madres de las víctimas, señaló que concuerda plenamente con las expresiones del grupo de mujeres que perdieron a sus hijas y aseguró que, ellas no están en contra de la libertad de expresión, pero esperan que se diga la verdad respecto a los otros responsables de las muertes.
Juan Zumelzu, añadió que los proyectos que financia el Estado, como en este caso, que fue financiado con 600 millones de pesos por el Consejo Nacional de Televisión, deben ser un aporte a la sociedad, pero por lo que pude ver de la serie, es una excelente producción destinada a entretener y confundir al televidente con el morbo y la intriga, pero en ningún caso, un trabajo investigativo o aporte a la sociedad”.
También aseguró que la serie se encarga “sólo de estigmatizar nuevamente con la prostitución, drogas y delincuencia a todos Alto Hospicio y en el caso de las mamitas, el re traumatiza al punto al que algunas han querido suicidarse, porque esto va en contra de todo discurso del Estado en valorar y respetar la dignidad de las mujeres y niñas de nuestro Alto Hospicio”.