A partir de las 11:30 horas de este domingo se inició la denominada “Misa de la reconciliación” en la Catedral San Mateo de Osorno.

Esta celebración de la eucaristía dominical, oficiada por el administrador apostólico Jorge Concha Cayuqueo, contó con la participación del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y del sacerdote Jordi Bertomeu.

Pasadas las 10:00 horas comenzaron a llegar los asistentes a la instancia, que marca el cierre de la misión pastoral, realizada con el fin de investigar eventuales abusos sexuales y encubrimientos.

Los “Laicos Organizados de Osorno” también llegaron al lugar y Mario Vargas leyó una declaración pública en la que expresó que como agrupación “hemos decidido dar un paso y, luego de tres años, ingresar a nuestro Templo Catedral y participar en la Santa Misa en el Día del Señor”.

Sin embargo, agregaron que quieren dejar “la claridad absoluta de que esta no es una misa de reparación ni de reconciliación”.

En ese contexto, explicaron que asisten como un gesto de gratitud a la visita de Scicluna y Bertomeu, y también para dar la bienvenida a Jorge Concha.

“Se inicia hoy un largo proceso de sanación que durará, seguramente, mucho tiempo”, enfatizaron.

Por su parte, Juan Carlos Claret afirmó que hubiese sido fácil ausentarse con la excusa de que no les dijeron lo que querían oír.

“Lo cierto es que queremos manifestar que durante estos tres años, más que pelear contra lo que hemos odiado, estamos peleando para defender lo que amamos”, sostuvo.

Claret explicó que es por ese motivo que decidieron participar, ya que Concha tendrá una gran tarea que es esclarecer los hechos para buscar la verdad y para que de esa forma se alcance la justicia y haya reparación: sólo así puede haber reconciliación.

La misa coincidió con el horario de las eucaristías dominicales de las parroquias de la zona y, hasta la jornada del sábado, sólo una de ellas había confirmado su asistencia: la comunidad de Santa Rosa de Lima. Por este motivo se temía una baja asistencia de fieles.

Sin embargo, a pocos minutos del inicio de la eucaristía, el templo estaba repleto y se vivía un ambiente de algarabía.

Al inicio de la misa se efectuó una petición de perdón de parte del Papa “por haberles herido y ofendido profundamente”.

Charles Scicluna, Jordi Bertomeu y Jorge Concha se arrodillaron en el altar, de cara a la comunidad, y expresaron el mensaje de Francisco.

Durante la ceremonia se efectuó la toma de cargo de Jorge Concha Cayuqueo, quien -a diferencia de Barros- fue recibido entre aplausos, y posteriormente realizó una homilía llamando a la unidad, a trabajar juntos y a “aprovechar este tiempo para crecer humanamente y como comunidad de creyentes”.

Tras la eucaristía, los asistentes destacaron el ambiente vivido durante la ceremonia y la cantidad de personas que participó en la misa.

Mientras que los Laicos Organizados se manifestaron en el frontis de la Catedral, con consignas como “La paz es fruto de la verdad y la justicia”.

Fuente: biobochile.cl.