Equipos de profesionales del Departamento Técnico de Serviu y de la Unidad de Socavones de dicho servicio, han trabajado desde la tarde del domingo en la evaluación de daños estructurales provocados por un socavón de magnitud que apareció el fin de semana recién pasado en el block N°4 de Tortugas II de Alto Hospicio. La emergencia fue alertada por dirigentes del conjunto habitacional, a raíz de lo cual se activó las coordinaciones respectivas entre el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, la Dirección de Obras Municipales de alto Hospicio y la Gobernación Provincial de Iquique.

Al respecto, el Secretario Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo, Mauricio Hidalgo, informó que se han realizado las gestiones para adoptar las medidas preventivas que aseguren la integridad de las familias residentes. “Hemos acompañado a las personas afectadas todos estos días y, personalmente junto a la Directora Serviu, desde la misma noche del día domingo,  en coordinación con el equipo social y técnico del Serviu, quienes se encuentran elaborando los correspondientes informes que permitan gestionar el apoyo transitorio, en los casos que así se requiera. Por lo pronto, es indispensable que las personas se ubiquen en otra residencia, atendida la naturaleza y magnitud del socavón que afecta a parte del condominio”, precisó.

Por su parte, la Directora (S) del Serviu, Karla Jaramillo, informó que “se acudió de inmediato al llamado de los vecinos del conjunto habitacional. Realizada la inspección, se pudo constatar que el socavón tendría su origen en la rotura de una tubería de agua subterránea al interior del condominio, la que ya fue reparada. Dada la presión del agua y la composición del suelo, con alto grado de salinidad, se podría ver afectada la estabilidad de la estructura, por lo que nuestros profesionales recomendaron el desalojo de las familias residentes como medida preventiva”, explicó Karla Jaramillo.

Finalmente, ambas autoridades indicaron que fueron enviados los antecedentes preliminares al nivel central del Minvu, de manera de comenzar a coordinar las medidas que permitan diseñar la solución definitiva para el edificio comprometido, no descartándose la realización de un estudio de suelo y daño estructural.