En una casona que podría ser uno de las más antiguos inmuebles de Pozo Almonte se inició la labor de voluntariado promovido por SQM. La actividad reunió a trabajadores y residentes quienes se dieron cita para iniciar la restauración de una hermosa propiedad histórica ubicada en pleno centro de la comuna.

Fueron al menos 15 las personas que llegaron hasta la esquina de las calles Balmaceda con 21 de Mayo para trabajar sobre la fachada de esta casona de estilo salitrero, levantada a finales del siglo pasado, para -literalmente- dar una mano lijando, limpiando y recuperando este edificio que, desde su origen, ha reunido a la comunidad católica de Pozo.

Hecha casi íntegramente en pino oregón, su construcción no está registrada, pero según los antecedentes que posee la municipalidad, ya se encontraba en 1904 fecha en que comienza a levantarse la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en su costado norte, por lo tanto, se trataría de uno de los inmuebles más antiguos con más de 114 años.

Juan Piñones, operador de control de tuberías de SQM y uno de los voluntarios que se sumó a estas jornadas, destacó el valor que tienen estas iniciativas en el lugar donde él mismo reside: “Yo me siento súper orgulloso que la empresa donde trabajo se preocupe por la comunidad en donde vivo, eso le da mucho más valor a lo que hacemos y nos acerca como compañía a la realidad de Pozo Almonte”, destacó el operario.

El proyecto además contó con el respaldo de la municipalidad de Pozo Almonte, por ello, Edwin López, encargado de la Oficina de Cultura edilicia, agradeció el compromiso de la empresa para apoyar esta iniciativa, sobre todo, tomando en cuenta el valor patrimonial que reviste este edificio para los vecinos de esa localidad.

El funcionario destacó el hecho que sea realizado por voluntarios de SQM lo que, a su juicio, le da aún más mérito a este esfuerzo: “Para nosotros es súper importante que empresas que trabajan cerca de nuestra localidad estén colaborando de esta forma, especialmente los trabajadores quienes destinan de su tiempo libre para ponen en valor y recuperar un lugar patrimonial tan importante para los pozoalmontinos, como es la casa parroquial de la iglesia”, recalcó López.

El valor histórico y patrimonial de la casona hizo necesario asegurar su reposición con la recuperación de su madera, impermeabilización de la misma y protección con barniz, además de mejorar aspectos de su mampostería, todo realizado por vecinos y trabajadores de SQM, quienes durante dos jornadas llevaron a cabo esta faena.