Sonriente se fue desde Suiza, el delantero peruano Paolo Guerrero, tras la resolución del Tribunal Federal de ese país europeo que lo habilitó para jugar el Mundial de Rusia 2018.

El ariete de Flamengo de Brasil viajó este jueves rumbo a Austria, para unirse a los entrenamientos encabezados por el entrenador Ricardo Gareca, de cara al duelo de los incaicos ante Arabia Saudita, este próximo domingo 3 de junio.

Según informaron medios peruanos, Guerrero fue muy bien recibido por sus compañeros, quienes ven en el retorno de su capitán, un evidente envión anímico de cara a su retorno mundialista, tras 36 años de ausencia.

En lo netamente futbolístico, Gareca aún no define la oncena titular que enfrentará a los árabes este fin de semana, interrogante que se suma al dilema que deberá enfrentar el entrenador argentino al unirse el Depredador: deberá sacar a un jugador de la nómina.

De hecho, en Perú se especula que el jugador que saldría de la nómina es Sergio Peña, mediocampista del Granada de España y coincidentemente, sobrino de Paolo Guerrero.