La selección chilena llegó este miércoles a la ciudad austríaca de Viena, para encarar tres importantes partidos amistosos ante Rumania, Serbia y Polonia.

La delegación de la Roja estuvo dividida en dos grupos, uno que llegó a la capital de ese país por París y otro por Madrid, según informaron desde la ANFP, tras lo cual emprendieron rumbo hasta Bad Waldersdorf para preparar el pleito ante Rumania que se jugará el 31 de mayo en Graz.

En Viena se sumaron al plantel Francisco Sierralta, Junior Fernandes, Guillermo Maripán, Miiko Albornoz, Cristián Cuevas y Erick Pulgar, quienes militan en el fútbol europeo.

El jueves llegarán Nicolás Castillo y Gary Medel, mientras el lunes están programados los arribos de Angelo Araos, José Bizama, Jimmy Martínez y Benjamín Kuscevic.

Rueda, quien tiene programado un entrenamiento para el jueves, declaró en Viena que “estos partidos amistosos ante Rumania, Serbia y Polonia son la oportunidad para que los jugadores más jóvenes sumen minutos”.

La Roja jugará ante Serbia el 4 de junio y frente a Polonia cuatro días más tarde.