Esta jornada finalizó la serie de reuniones que sostuvo el Papa Francisco con los obispos chilenos en Roma en el marco de las denuncias por abusos sexuales en la Iglesia Católica.

El Vaticano emitió una carta donde da cuenta de la reflexiones realizadas en las tres jornadas, y en la necesidad de tomar medidas a corto, mediano y largo plazo.

“Les quiero agradecer que hayan acogido la invitación para que, juntos, hiciéramos un discernimiento franco frente a los graves hechos que han dañado la comunión eclesial y debilitado el trabajo de la Iglesia de Chile en los últimos años”, sostiene Francisco en la carta dirigida a los obispos.

Agrega que “a la luz de estos acontecimientos dolorosos respecto a los abusos -de menores, de poder y de conciencia-, hemos profundizado en la gravedad de los mismos así como en las trágicas consecuencias que han tenido particularmente para las víctimas. A algunas de ellas yo mismo les he pedido perdón de corazón, al cual ustedes se han unido en una sola voluntad y con el firme propósito de reparar los daños causados”.

Asimismo, manifiesta su agradecimiento por “la plena disponibilidad que cada uno ha manifestado para adherir y colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones que tendremos que implementar en el corto, mediano y largo plazo, necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial”.

Francisco agrega que “después de estos días de oración y reflexión los envío a seguir construyendo una Iglesia profética, que sabe poner en el centro lo importante: el servicio a su Señor en el hambriento, en el preso, en el migrante, en el abusado”.

CARTAOBISPOS