Donald Trump anunció este viernes que ataques contra Siria están en marcha, y los cuales están siendo coordinados con Francia y Reino Unido.

En un discurso entregado a nivel nacional, en respuesta a los presuntos ataques químicos en Medio Oriente, Trump aseguró que advirtieron a Rusia e Irán por sus lazos con Siria.

“Ordené a las fuerzas armadas de Estados Unidos que lancen ataques de precisión a blancos asociados con la capacidad de armas químicas del dictador Bashar al Asad”, dijo Trump.

Según confirman fuentes, los primeros ataques habrían sido a instalaciones de producción de químicos en el país objetivo, aunque también se informaron de blancos múltiples y el uso de distintos tipos de bombas.

En tanto, según consigna AFP, ya se escuchan fuertes explosiones en la capital de Siria; aunque no está claro si son los ataques señalados por Trump o una reacción.

Además, el presidente de Estados Unidos se refirió a los ataques químicos del régimen sirio y los catalogó como “crímenes de un monstruo”.

En tanto, desde la televisión estatal de Siria informaron que la defensa antiaérea del país ya está en acción contra la “agresión” estadounidense.

Francia y Reino Unido

Al respecto de los ataques, las máximas autoridades de Francia y Reino Unido tuvieron palabras de apoyo y de justificación.

Emmanuel Macron señaló que el ataque en Siria está “circunscrito a las capacidades del régimen sirio sobre las armas químicas”.

Mientras que la primera ministra británica, Theresa May, dijo que no había alternativa al uso de la fuerza en el país de Medio Oriente.

“Esta noche he autorizado a las fuerzas armadas británicas a llevar a cabo bombardeos coordinados y dirigidos para degradar las capacidades de armas químicas del régimen e impedir su uso”, dijo en un comunicado.