Un exitoso operativo se realizó ayer en el perímetro de la Escuela D-92, Plácido Villaroel, la tradicional Escuela 4, para evitar que los llamados “coleros” se instalarán en el sector, dificultando el ingreso de los alumnos al recinto.

La jornada concluyó con la incautación de gran cantidad de medicamentos, avaluados en más de un millón de pesos; y en el control migratorio que realizó la PDI se detectó a dos migrantes irregulares.

El operativo, que había sido coordinado con antelación por la Gobernación, Municipalidad y Carabineros; partió a las 5:30 de la madrugada cuando un contingente de policías se instaló en todo el perímetro, retirando el típico trapo que los coleros tiran al piso para marcar territorio. Tras aquello, Carabineros se instaló en todo el perímetro ante el asombro de los escasos coleros que a esa hora llegaban a instalarse en calle Arturo Fernández o en Orella.

La jornada en las primeras horas de la mañana transcurrió sin sobresalto hasta cerca de las 8 horas, cuando llegó al lugar un grupo de funcionarios públicos, liderados por Francisco Ostria, jefe de gabinete del gobernador, quien dialogó con las presidentas de las  dos agrupaciones de coleros que reclamaban por la medida, pero ante las explicaciones, en el sentido de que el operativo apuntaba a las cocinerías o a quienes venden artículos nuevos, la calma se instaló en el sector y los coleros optaron por instalarse en calle 18 de Septiembre ante el reclamo de los vecinos del sector que vieron ocupados los frontis de sus viviendas.

En el operativo, que se replicara hoy, participaron inspectores municipales, Servicio Agricola y Ganadero, seremi de Salud; Carabineros,  PDI y Servicio de Aduanas.