Dos años antes de que Carolina Crespita Rodríguez debutara en el boxeo, la deportista nacional estuvo cerca de seis meses recluida en Bolivia por narcotráfico.

Era el año 2007, cuando Rodríguez era campeona de kickboxing y se encontraba acompañada de un amiga en el Aeropuerto de Viru Viru en Santa Cruz, Bolivia.

La boxeadora de entonces 24 años, según consigna una entrevista hecha por la revista Sábado de El Mercurio, fue detenida por la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN). Al ser registradas, se les encontró a cada una 4 tablillas de cocaína adosadas a sus cuerpos.

En total cada una llevaban 3,7 kilos de cocaína,  avaluada en 67 millones de pesos cada una.

El 2 de enero del 2008, Rodíguez fue encerrada en el Centro de Rehabilitación Santa Cruz Palmasola, uno de los más peligrosos de Latinoamérica y el más poblado de Bolivia.

Luego de 5 meses, su abogado modificó las medidas a arraigo nacional y firma quincena, lo que permitió a la boxeadora fugarse del país andino y según lo publicado por la revista, el caso se encuentra técnicamente suspendido y archivado, por lo que la situación de la boxeadora chilena estaría en calidad de “rebelde”, aunque el delito no está prescrito en Bolivia.