Alexis Sánchez tuvo su mejor partido desde que llegó a Manchester United. El delantero chileno brilló con luces propias y junto con el francés Paul Pogba guiaron la gran remontada de los “diablos rojos” para batir a Manchester City y evitar que el equipo de Claudio Bravo, suplente otra vez, se convirtiera de forma anticipada en campeón de la Premier League.

El equipo de Pep Guardiola, local en el Etihad Stadium, comenzó ganando y necesitaba mantener ese resultado para coronarse matemáticamente, faltando seis jornadas para el término del torneo. Sin embargo, el seleccionado nacional deslumbró con un recital de pases y con dos asistencias, más los dos goles de Pogba, lograron dar vuelta el partido y prolongar dos fechas más la definición del campeonato.

En el primer tiempo, el City fue muy superior y controló todas las acciones de juego ante el United, que no pudo contragolpear ante el rápido repliegue de los locales.

A los 25′, Vincent Kompany abrió la cuenta con un potente frentazo y cinco minutos después, Ilkay Gundogan giró con el balón dentro del área para superar a David De Gea.

El 2-0 parcial y la alegría de la gente daban a entender que el tropiezo en Champions con Liverpool estaba superado y la título estaba al alcance de la mano.

Sin embargo, en la segunda mitad, los dirigidos por José Mourinho salieron con más agresividad.  Así fue como a los 53 minutos, instalados en el campo del dueño de casa, Alexis encaró y metió un centro al área, Herrera amortiguó con el pecho y en el rebote la tomó Pogba para descontar.

Dos minutos después, el propio Pogba recuperó una pelota, se la pasó a Sánchez y el chileno lo esperó para enviar una precisa asistencia para que el volante galo cabeceara. Era el empate en solo dos minutos.

Con la igualdad, la intensidad y el frenesí apareció en ambos bandos, porque los ciudadanos querían celebrar y los diablos rojos aguar la fiesta.

Finalmente, Alexis concretó el sueño de la visita con otra exquisita asistencia, dejándole el balón servido a Chris Smalling para el 3-2 definitivo.

El pleito, como todo derby, no estuvo ajeno a la polémica, pues a los 78′ Ashley Young derribó con una dura barrida a Sergio Agüero en el área. La jugada fue al límite y bien pudo ser penal, pero no fue cobrado por el árbitro, lo que desató la molestia de Manchester City.

Con el resultado, Manchester City tiene 84 puntos y el United 71, quedando 18 unidades por disputar.

Fuente: Cooperativa..