Claudio Bravo, arquero de Manchester City y capitán de la selección chilena, rompió su silencio tras la polémica que provocó su marginación del inicio de la era Reinaldo Rueda, cuando jugó Chile con Suecia y Dinamarca.

“Si la forma de expresar mis ideas no cayó bien, entiendo la molestia de la gente. Sin embargo, lo que busco es plantear y aclarar ciertos temas. Creo que nos falta discutir y decir las cosas de una manera directa, con respeto y altura de miras”, dijo en una entrevista a la revista Qué Pasa. “No he renunciado a la Selección, solo pedí no ser citado a estos dos partidos”, añadió.

En esa línea, Bravo ratificó su insistencia por llevar al preparador de arqueros Julio Rodríguez de la Roja fue porque estaba pensando “en el futuro de la selección”.

“Julio es un gran profesional, una persona que puede sacar mucho rendimiento a los arqueros de proyección pensando en el futuro de nuestra selección. Jamás he querido pasar a llevar a otras personas, lamento que este tema tomara otro matiz, simplemente quise colaborar para hacer crecer nuestra selección”, consideró.

Además, ratificó que su relación con el presidente de la ANFP, Arturo Salah, no se ha dado desde que quedaron fuera del Mundial ante Brasil, en octubre pasado: “Nuestro contacto con cualquier presidente de la ANFP se reduce a nuestra estadía en Pinto Durán, no tenemos mayor relación saliendo de Chile. Generalmente, hay dirigentes con distintas personalidades y algunos son más cercanos que otros, pero no nos influye en nada, simplemente nos da una base para relacionarnos de mejor manera. Con Arturo Salah no he tenido contacto desde el último partido que jugamos en Brasil”.

Sobre su reunión con Rueda, el meta indicó que la conversación que tuvo con el colombiano en Manchester fue “tranquila, sincera y privada”, sin entregar mayores detalles.

Finalmente, Bravo ve con preocupación lo que pueda pasar con la Roja en el futuro: “Lo que sí tengo claro es que hasta ahora los años de éxito de esta selección chilena no se ven reflejados en un plan de crecimiento, en un plan con proyección a 10 o 20 años. Puedo decir, con propiedad, que la evolución de nuestro fútbol, en términos de estructura y de infraestructura, no tiene relación con los éxitos deportivos que se han obtenido”.

“Pinto Durán no tiene las condiciones propias para una selección que ha ganado dos copas América, las selecciones menores no cuentan con una cancha con medidas oficiales para entrenar en el Complejo Fernando Riera… Así, son muchas las cosas que podrían haber mejorado en beneficio del fútbol chileno. Creo que todos los que trabajamos en el fútbol chileno compartimos esta opinión y es fundamental que esta situación cambie, por eso es tan importante que todos contribuyamos con nuestra parte a ese cambio”, sentenció.

Fuente: El Gráfico Chile.