En un moderno invernadero de mil metros cuadrados, que funciona con energía renovable de su sistema energético fotovoltaico y se abastece con agua purificada por osmosis inversa, los 11 agricultores que integran la Cooperativa Hidropónica de Quillagua producen al mes más de 4 mil sabrosas y frescas lechugas hidropónicas.

Este proyecto de fomento productivo que surgió en el 2012 al alero del programa “Quillagua Tierra Fértil” de SQM y la comunidad, hoy materializa un importante hito: la construcción de un nuevo invernadero para investigación y la dotación de un camión con cámara de frío.

Este beneficio que potencia la actividad agrícola de Quillagua fue celebrado en una ceremonia encabezada por autoridades regionales, representantes de SQM, los agricultores y vecinos del pueblo; quienes tras recibir las llaves del vehículo realizaron un tradicional “Pago a la Tierra”, para luego recorrer las nuevas instalaciones productivas.

“Estamos frente a un gran hito de innovación, el que nos abrirá muchas puertas porque podremos mejorar la calidad de nuestros productos y ampliar el radio de comercialización, permitiéndonos llegar con lechugas frescas a diversos supermercados y casinos de María Elena, Antofagasta, Calama, Iquique y Tocopilla. Además, mantenemos vigente la resolución sanitaria que nos autoriza a producir y vender hortalizas”, explicó Magdalena Núñez, presidenta de la Cooperativa Hidropónica, quien además agradeció a SQM la entrega del camión acondicionado con una cámara de frío a través del programa “Juntos 2017” de Sercotec y el apoyo de la fundación “La Semilla”.

El Intendente Regional, Marco Díaz, puntualizó “el concepto alianza publico privada es el camino a seguir, pues hoy vemos concretado con virtuosismo este cultivo hidropónico de lechugas como resultado de un trabajo mancomunado, que pone los intereses de la ciudadanía por delante, y que demuestra que el sueño de estos agricultores pudo materializarse”.

Asimismo, la consolidación de este emprendimiento viene de la mano de una alianza comercial entre la Cooperativa y la empresa de casinos Aramark, a quienes a partir del 31 de marzo abastecerán semanalmente con cerca de 500 lechugas. “Habíamos tenido acercamientos con Aramark y supermercados de la zona, los que no llegaron a buen puerto porque nos cuestionaban el traslado de las lechugas. Sin embargo, este beneficio nos permitió retomar las negociaciones porque ahora podemos asegurarles que mantendremos la cadena de frío de nuestros productos”, agregó la presidenta de la Cooperativa.

“Estamos entregando las herramientas necesarias a los agricultores para modernizar y darle un sentido productivo a estos terrenos que históricamente han sido de uso agrícola”, señaló Pablo Pisani, gerente de Sustentabilidad de SQM, y agregó “nos comprometemos a continuar entregándoles permanente apoyo y asesoría técnica, para que en conjunto generemos las redes que les permitan consolidar una sólida distribución y venta de sus productos”.

Nuevo invernadero

La puesta en marcha del nuevo invernadero de investigación -de 120 metros cuadrados- mejorará el control del clima al interior invernadero. Un tema complejo si consideramos que están ubicados en el desierto más árido del mundo, con altas temperaturas y atmósfera seca. Además, esta instalación mejoró el sistema de irrigación utilizado en la producción de lechugas, llegando a la conclusión que el sistema raíz flotante es lo mejor para esta especial condición geográfica. El resultado: la optimización, aumento de producción y lechugas más tiernas y de mayor tamaño.

Otro objetivo propuesto por el equipo interdisciplinario del programa “Quillagua Tierra Fértil” es implementar este mismo tipo invernadero en la nave central de mil metros cuadrados construida el año 2012. SQM también se comprometió a entregar los insumos operacionales, la mantención de la planta de osmosis inversa, y el co-financiamiento del proyecto de Innovación en Marketing Agroalimentario impulsado por la Fundación para Innovación Agraria (FIA), servicio dependiente del Ministerio de Agricultura.

Gerardo Castro, seremi de Agricultura, tras participar de la actividad, destacó que: “SQM es el mejor aliado que ha tenido el sector agrícola en esta región. A través de esta compañía no sólo se ha podido desarrollar esta iniciativa, sino que también ha puesto en marcha nuevos sistemas de riego y ha potenciado iniciativas productivas en otros puntos de la región como Talabre y Socaire, entre otros”.

Al término de la actividad, las 14 integrantes del programa gastronómico “Saberes y sabores de nuestra tierra” impulsado por SQM en Quillagua, deleitaron el paladar de los invitados y las autoridades locales con una serie de preparaciones y platos ancestrales ligados a la cultura Aymara. Esta iniciativa busca revivir tradiciones, celebraciones, ritos familiares y vivencias que se han transmitido de generación en generación, y que hoy se plasman en exquisitas preparaciones y platos típicos.