Con una excelente convocatoria, se entregaron los resultados del estudio del Plan Energético Regional (PER), que identificaron las zonas de interés energético. 

Tras tres años de trabajo, la seremi de Energía informó los resultados del estudio del Plan Energético Regional para Tarapacá, para realizar un adecuado ordenamiento territorial, considerando una mirada a las necesidades energéticas actuales y futuras de la región, y atendiendo los potenciales de energías renovables existentes.

Para desarrollar este trabajo se realizaron acciones participativas en localidades como Pica, Huara, Pozo Almonte, Alto Hospicio e Iquique, información que fue integrada en cada etapa de desarrollo del PER y que confirman a la región como un punto estratégico para el progreso de tecnología solar, en mayor porcentaje, y de mareomotriz y biomasa, en menos porcentaje.

Asimismo, se expuso que existe una clara orientación hacia el uso de recursos renovables y de autogeneración en aquellos lugares que se encuentren más aislados, punto que presentó mayor interés.

Los aspectos naturales, culturales, productivos, turísticos, territoriales, etc,  fueron algunos de los temas de interés que surgieron en el trabajo, que fueron considerados en el diseño y actualización de los instrumentos existentes para la planificación territorial.

Entre ellos, la valorización de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) y el Área de Desarrollo Indígena (ADI), puntos de gran interés por concentrar mayor valor natural y cultural, y que se sugiere resguardar ante la intervención de infraestructura energética.

“Este estudio identifica cuáles son nuestros potenciales, cómo planificaremos el territorio durante un desarrollo energético, qué tipo de desarrollo energético queremos para la región, o, cómo debería desarrollarse, son algunas de las preguntas que nos planteamos para realizar este trabajo, que arrojó resultados robustos que estamos entregando a nuestra comunidad y que es un instrumento  que va permitir promover una inversión armónica del sector energía en Tarapacá”, explicó el seremi de Energía, Héctor Derpich Castillo.

“El trabajo fue realizado con una metodología que se compone de tres análisis, uno estratégico, geoespacial y de sustentabilidad, y cada uno de ellos incorporó espacios de participación y discusión respecto a las temáticas abordadas que permitió construir Alternativas de Estructuración Territorial Estratégica (AETE)”, agregó Derpich Castillo.

El profesional de la Unidad de Gestión Territorial del Ministerio de Energía, Gustavo Labbé, se refirió a los resultados del estudio. “Evidenciamos cuál podría ser la estrategia para los problemas que acontecen en la región que se relacionan con el sector energético. Una de las grandes conclusiones, tiene que ver con el tremendo potencial solar que posee la región;  hablamos que un 38 % existente en materia solar, la que puede ser aprovechada en distintas escalas y ahora el desafío es aprovechar esto, mediante su consideración en una planificación intersectorial del territorio”.

“El estudio contó con un proceso participativo potente, que es uno de los principios propuestos por nuestro Ministerio. Este proceso en particular consideró una participación de múltiples actores, que  nos permitió evidenciar diversos matices que responden a las sensibilidades  que cada uno percibe de su conocimiento del territorio, y aparecieron otros elementos emergentes como la desalinización de agua de mar para consumo industrial, temas culturales, comunidades indígenas, etc, visiones que nos permiten evidenciar la necesidad de aprovechar el potencial que posee la región”, agregó Gustavo Labbé.