Contrario a lo ocurrido durante el torneo brasileño, donde los sets disputados por el Príncipe fueron cerrados y varios de ellos tuvieron que definirse en el tie-break, en el duelo decisivo se resolvieron rápidamente para uno u otro lado. Así fue como la mejor raqueta criolla quebró dos veces para llevarse el primer parcial e ilusionar al país con una corona de este nivel que no se da desde el 2009.

Sin embargo, el europeo repitió la dosis en la segunda manga y con el mismo número de rompimientos, se la llevó por idéntico marcador. Todo se decidiría en el tercer capítulo.

Ahí, el tano consiguió un break de entrada, pero el chileno devolvió la mano. No obstante, otra vez no pudo sostener su servicio en el 3-3 iguales y terminó sucumbiendo en una hora y 33 minutos.

Pese a la derrota, el nieto de Jaime Fillol firmó la actuación más destacada de su carrera en el circuito profesional, la cual le permitirá aparecer este lunes en el 61º lugar del ranking planetario.

Una semana sencillamente espectacular para Jarry, que seguramente tendrá varias definiciones más en el futuro.

Fuente: El Gráfico Chile.