El canciller Heraldo Muñoz se refirió al fracaso de las negociaciones entre el Gobierno y la oposición de Venezuela para buscar una salida a la crisis que vive ese país, sentenciando que el Estado caribeño “no es una democracia”.

En conversación con Reportajes de El Mercurio, el ministro de Relaciones Exteriores dijo creer “que es inútil el calificar a un país si es dictadura o no. Lo concreto es que no es una democracia. No es una democracia como la conocemos como está establecido en la Carta Democrática de las Américas”.

“Al final son los propios venezolanos los que deben resolver su futuro. Pero América Latina no puede quedarse indiferente frente a violaciones de derechos humanos y el deterioro de la democracia en un país”, afirmó.

De esta forma, el jefe de la diplomacia chilena explicó el rol crítico que tomó la Cancillería en torno a la crisis en Venezuela, marcado a comienzos de febrero con su decisión de suspender su participación en el diálogo en República Dominicana, remarcando entonces la “necesidad de que se restaure el orden democrático constitucional y se atienda con urgencia la crisis social y humanitaria” del país.

Al respecto, Muñoz indicó al rotativo que Chile “contribuyó en la medida lo posible” al entendimiento entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, en las reuniones de Santo Domingo, sin embargo, “la situación se fue deteriorando. Ya era mala hace tiempo”, apuntó.

“Más recientemente, la Asamblea Nacional, que había sido elegida democráticamente fue poco a poco dejada de lado por el Gobierno hasta ser desplazada. La situación empeoró. Y por eso se conformó el Grupo de Lima”, subrayó.

Demanda en La Haya

El canciller Muñoz se refirió además a la demanda boliviana en La Haya, a pocas semanas del inicio de los alegatos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que tendrán lugar a partir del 19 de marzo, fase final que se extenderá hasta el 28 de ese mes

En la entrevista, reconoció que “hubiera preferido no responderle” los emplazamientos que ha realizado el presidente de Bolivia, Evo Morales. “Sin embargo, el nivel de hostilidad que ha caracterizado sus intervenciones nos ha obligado a reaccionar selectivamente. Creo que no le respondo hace varios meses”, dijo.

El ministro sostuvo que “por supuesto” Morales “no cederá mientras sea candidato” presidencial, añadiendo que “el Gobierno boliviano es incluso muy contradictorio. Por una parte, le pide a la Corte que dictamine que tenemos una obligación legal de negociar y, por la otra, hace todo lo posible por enturbiar cualquier clima hipotético de diálogo con una hostilidad permanente”.

Fuente: Cooperativa.