El canciller Heraldo Muñoz reiteró que la invitación al presidente de Venezuela Nicolás Maduro al cambio de mando en Chile el próximo 11 de marzo “se ha mantenido inalterable” pese a las críticas surgidas en Chile y los últimos acontecimientos ocurridos en el país sudamericano a raíz de la realización de elecciones presidenciales.

La autoridad nacional detalló que si bien el mandatario está excluido del Foro de las Américas, “el cual es eminentemente político, el cambio de mando es muy diferente porque no hay discursos” ni envío de propuestas.

“Todas las invitaciones se mantuvieron intactas desde 1990”, agregó el ministro de Relaciones Exteriores, argumentando que en ceremonias anteriores se hizo el mismo procedimiento con representantes de Cuba o la misma Venezuela.

Muñoz también criticó que en aquel país finalmente se decidiera adelantar las elecciones presidenciales, sosteniendo que le gustaría “ver un cambio de parecer” de aquellas autoridades.

“CHILE TIENE VOCACIÓN DE PAZ”

El jefe diplomático desestimó las diversas actividades promovidas en La Paz por motivo de la demanda marítima que enfrenta a ambos estados en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en donde se ha mandado a construir una bandera gigante en pos de la petición altiplánica junto a la ‘bendición’ de armas ocurrida en las últimas jornadas.

“Chile tiene vocación de paz”, enfatizó la autoridad, añadiendo que que “nuestro país es el que menos conflicto ha registrado en la región”.

Además, comentó que Santiago siempre se apegará al derecho internacional para resolver posibles discrepancias, en referencias a las palabras del abogado de Bolivia en La Haya, Antonio Remiro Brotons, quien afirmó que “el derecho no siempre está en pos de la justicia”.