Manchester United visitaba al Newcastle en el St.James Park con la constante presión de ganar para alcanzar a un City que parece no tener ripios. Luego de la victoria por 5 a 1 que consiguieron el sábado los dirigidos de Pep Guardiola ante el Leicester, Alexis Sánchez y sus compañeros necesitaban una victoria para mantener su ilusión de pelear hasta el final por el título de la Premier League.

La tarea, pese a ser visitantes, no parecía tan difícil para el equipo de Mourinho, ya que en frente tenían a un cuadro que no ganaba hace ocho partidos. Con ese panorama y con Alexis de titular, los Diablos Rojos salieron a buscar el triunfo, pero rápidamente se vieron sorprendidos por los locales, quienes avisaron en sólo cinco minutos con un potente remate de Shelvey que De Gea pudo contener para evitar un rápido bochorno.

Tras el buen inicio de Newcastle, el partido se fue durmiendo en el St.James Park y Maravilla, pese a que mostró entusiasmo por la banda, poco podía hacer para conectarse con sus compañeros. Así fueron pasando los minutos y las opciones de gol escaseaban en un partido que prometía más de lo que estaba exhibiendo. Eso hasta que Martial tuvo la más clara del primer tiempo. Cuando se jugaban 35 minutos, el francés recibió un gran pase de Nemanja Matic y quedó mano a mano con el arquero local Martin Dubravka, quien estuvo fenomenal en el mano a mano para contener con las piernas.

Así, sin grandes emociones y pocas opciones claras de gol, Newcastle y el United se fueron al descanso igualados sin goles.

El café cargado en el entretiempo le sirvió a los Diablos Rojos, quienes tuvieron una actitud completamente distinta para el segundo tiempo que estuvo inspirada en Alexis Sánchez. El chileno tuvo dos clarísimas para convertir, pero en ambas se encontró con la defensa local. Primero, a los 56 minutos, se metió por la izquierda, encaró el área dejando rivales en el camino para sacar un remate que despejó un zaguero del Newcastle.

Luego, dos minutos más tarde de esa opción tuvo una aún más clara: Romelu Lukaku lo dejó solo con un gran pase, Maravilla se sacó a Dubravka y quedó con arco descubierto para definir, pero amagó en su primer intento y luego sacó un derechazo que encontró a un defensor local que alcanzó a reponerse. Una chance que aún nadie entiende cómo falló. Y como reza el dicho, gol que no se hace en un arco te lo convierten en el otro. A los 64 minutos, un centro al área que no fue atacado por Paul Pogba terminó con un pivoteo para que aparezca Matt Ritchie en el área chica para definir y marcar el 1 a 0 definitivo en St.James Park.

El tanto liquidó a un Manchester United que mostró ganas, pero muy poco fútbol para conseguir un buen resultado. Aunque tuvieron una clara sobre el final, cuando Michael Carrick sacó dos remates a quemarropa que los defensores locales sacaron sobre la línea, el equipo de Mourinho lamentó una derrota que ahora los deja a 16 puntos de diferencia con el líder Manchester City.

Fuente: El Gráfico Chile.