A dos días de la llegada de Su Santidad, el Papa Francisco a Iquique, Carabineros desarrolló un ensayo oficial de la cápsula de seguridad que resguardará al Sumo Pontífice durante su última estadía en Chile y que, además, intensificará la seguridad para beneficio de sus habitantes en la capital de la Región de Tarapacá.

Esta mañana se replicó por última vez el recorrido del Santo Padre antes de su llegada desde el Aeropuerto Diego Aracena, pasando por Playa Lobito, la rotonda Chipana -donde se ubicará el Papamovil-, hasta el Santuario Nuestra Señora de Lourdes en el sector de Cavancha, con una treintena de vehículos integrados por el Departamento de Protección de Personas Importantes (P.P.I.), además de helicópteros, drones y una gran cantidad de motos de tránsito en la parte delantera y trasera del dispositivo.
Asimismo, se realizaron los últimos chequeos a las instalaciones de Playa Lobito, lugar donde el Santo Padre celebrará una misa masiva en que se espera la llegada de 400 mil personas.
El General Ricardo Yáñez Reveco, Jefe de la Primera Zona de Carabineros Tarapacá, explicó que “hemos demostrado un tremendo despliegue desde el Aeropuerto hasta el Santuario, con tres aeronaves volando que nos permitieron entregar información oportuna de los desplazamientos, los planes de contención y mitigación que está realizando el personal de Tránsito, como asimismo seguimos viendo puntos críticos que se van produciendo durante el desplazamiento de la cápsula de seguridad”.
Agregó que en Playa Lobito se diseñó un plan de seguridad que contempla a 1.500 funcionarios desplegados en ese lugar “no solo para garantizar la seguridad del Santo Padre, sino también de las personas que van a concurrir”.
“No es fácil movilizar a 3.600 Carabineros, sin embargo, estos ejercicios nos permiten poder ir moderando los tiempos y corregir todas estas situaciones para estar el 18 de enero completamente operativos”, destacó el jefe de zona.