El excanciller argentino Héctor Timerman no pudo abordar la noche del martes un vuelo hacia Estados Unidos, donde preveía someterse a un tratamiento para el cáncer, tras serle rechazada la visa, informó este miércoles la prensa local.

Timerman, de 64 años, cumple prisión preventiva en su domicilio por supuesto encubrimiento a iraníes acusados del atentado a un centro judío en Buenos Aires en 1994, que causó 85 muertos y 300 heridos.

El excanciller había obtenido un permiso de la justicia argentina para viajar a Nueva York y realizarse un tratamiento médico por un cáncer que lo postró en silla de ruedas.

La prensa local informó que, tras revisar su visa en el aeropuerto internacional de Ezeiza en Buenos Aires, a Timerman le fue impedido abordar el vuelo.

Consultada por la Agence France-Presse, una fuente de la embajada estadounidense en Buenos Aires declinó cualquier comentario al indicar que la información sobre visas “es confidencial”.

“Timerman no puede ingresar a Estados Unidos porque le revocaron la visa por la prisión preventiva que dictó (el juez Claudio) Bonadio y confirmó la Cámara. Sin prisión preventiva Timerman puede seguir su tratamiento médico en EEUU. Bonadio & Cia son los responsables”, publicó en Twitter el diputado nacional y jefe del bloque kirchnerista Agustín Rossi.

Bonadio encausó a Timerman junto con Cristina Fernández y otros integrantes de su gobierno (2007-2015) por el caso de Irán y la AMIA.

La exmandataria, actual senadora, goza de fueros parlamentarios que impiden su encarcelación.

Por su estado de salud, el juez le concedió al excanciller la prisión domiciliaria. La defensa de Timerman solicitó el año pasado que se le mantuviese en libertad, pero el juez lo rechazó.

El excanciller vivió durante más de una década en Estados Unidos donde nació una de sus hijas. Fue designado cónsul en Nueva York en 2004 y embajador en Estados Unidos en 2007.