El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha reconocido a la ciudad de Jerusalem como capital de Israel, en una discurso especial ante los medios en Washington.

“He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca. “Esto no implica que reconozcamos los territorios en disputa determinados por Naciones Unidas, pero creemos que Israel es un país soberano y tiene derecho a elegir su capital”, agregó.

La primera medida del Jefe del Despacho Oval fue ordenar la embajada norteamericana de Tel-Aviv a Jerusalem, ciudad sagrada para las tres mayores religiones monoteístas del mundo (judaísmo, cristianismo y el islam) y que ha sido motivo de discordia entre culturas.

La decisión, que ha sido fuertemente criticada por líderes mundiales, puede desatar mayor inestabilidad en la región del Oriente Medio. Por eso Trump llamó a la “calma” y la “tolerancia” tras esta decisión, que implica un vuelco en la política exterior norteamericana en el conflicto israelo-palestino.

A pesar de su decisión, el Presidente reafirmó su compromiso con el tratado de paz firmado entre las partes. Asimismo, anunció la “pronta” visita de su presidente Mike Pence al Oriente Medio.

Las primeras reacciones provienen de Tel-Aviv. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu calificó de “histórica” la declaración de Trump, y agregó que se “mantendrá el status quo en los sitios sagrados de la ciudad”.

Fuente: biobiochile.cl.