Cuatro establecimientos educativos de la comuna de Alto Hospicio, presentaron sus buenas prácticas preventivas en la implementación del Programa “Descubriendo El Gran Tesoro” (DGT) del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol- SENDA.

La actividad que desarrolló la oficina SENDA Previene, en la Escuela de Lenguaje Santa Lucía, corresponde al cierre anual de la aplicación del programa de prevención en educación inicial en la comuna, donde actualmente 25 recintos, entre jardines infantiles y colegios ejecutan el DGT. En la ocasión, compartieron sus iniciativas, el Colegio Metodista Robert Johnson, la Escuela de Lenguaje Santa Lucía, el Jardín Infantil Intina Wawapa y el Jardín Infantil Carita de Sol.

La directora regional de SENDA, Solange Benedetti Reiman, agradeció  la participación y dedicación  de las profesionales  los recintos educativos y los instó a seguir trabajando y fortaleciendo  su labor “se convocaron a los diferentes establecimientos que aplicaron el material del programa a través de novedosas actividades relacionados al fortalecimiento de autocuidado y  vida saludable, como talleres de cocina, talleres de cuentos y de teatro, actividades donde participaban padres y apoderados, vídeos, entre otras, que  fueron generando en los párvulos resultados positivos en el desarrollo  de sus habilidades personales, sociales y de contexto, además de potenciar una formación integral y  competencias preventivas”, destacó.

La educadora de párvulos de la Escuela del Lenguaje Santa Lucía, Marcela Vilches, indicó que “la implementación ha sido fantástica, en los contenidos hemos involucrado a los papas, a toda la familia,  utilizamos una estrategia parental, son ellos quienes vienen a la escuela y proyectan lo aprendido, participan en las clases, se turnan con distintas actividades, es un trabajo en conjunto, familia, niños y escuela”.

Por su parte, la directora del Jardín Infantil Carita de Sol, Loreto Videla, manifestó “desde lo pedagógico, la implementación del programa ha sido bastante fácil, ya que los personajes del programa son muy cercanos para los niños, nosotros tomamos a Amaru, que es el personaje que nos corresponde como zona y que nos ha ayudado en el proceso educativo de los niños de manera transversal, no solamente con temas de protección de salud, sino con temas de interculturalidad, de buen trato, el personaje nos ha acompañado y esperamos nos siga acompañando por mucho tiempo más, queremos seguir trabajando con  el programa”, acotó.