El ex preparador físico de la selección chilena en la era de Marcelo Bielsa, el argentino Luis María Bonini, falleció la madrugada de este jueves luego de perder su batalla contra el cáncer.

Quien se avecindara en Chile luego de ser el colaborador más cercano del rosarino en el exitoso proceso que devolvió a la selección nacional a un Mundial falleció a los 67 años en la Clínica Santa María, luego de haber estado más de 10 días internado en estado crítico producto del desgaste generado por la enfermedad.

Tras su fallecimiento, el centro hospitalario confirmó a los medios de comunicación que la causa de muerte de Bonini fue un melanoma (cáncer a la piel) con metástasis, lo cual se complicó cuando generó un cáncer gástrico.

Bonini se ganó el cariño de los seleccionados chilenos, debido a su cercanía con ellos en las prácticas, tal como lo hicieron sentir varios jugadores (Gary Medel, Jorge Valdivia y Pedro Morales) en los últimos días.

De hecho, su anécdota más recordada fue reflejada en el documental “Ojos Rojos”: Antes de saltar a la cancha del Estadio Centenario en Montevideo (empate 2-2 con dos goles de Marcelo Salas), Bonini se ubicó a la salida del túnel y arengó a cada uno de los jugadores, quedando en la retina el “Vamos carajo, vamos Chupete y la concha de tu hermana”, que le dedicó a Humberto Suazo.

Antes de trabajar en la Roja, Bonini estuvo también con Bielsa en la selección argentina y luego, en Athletic Bilbao.

Al momento de saber de su enfermedad estaba trabajando en Morelia, club que dejó para trasladarse a Chile a realizar un tratamiento que resultó infructuoso.

Bonini también trabajó en 2016 en Universidad de Chile como PF del equipo comandado por Sebastián Beccacece, y fue comentarista en TVN.

En junio de este año, Bonini reconoció que padecía de un cáncer al estómago, motivo por el que regresó a Chile para tratar la delicada enfermedad, aunque se aclaró que padecía un cáncer a la piel con metástasis.

Fuente: Cooperativa.