Con una plegaria al Altísimo la iglesia Evangélica festejó el 87 aniversario de Gendarmería de Chile, al oficiar un culto en las dependencias de la Iglesia Pentecostal de Chile, donde se oró por el bienestar de la labor que cumplen los integrantes de esa entidad estatal.

El oficio religioso fue encabezado por el director regional, coronel, Alejandro Troncoso Chaparro y tuvo como invitado al diputado Renzo Trisotti, y al alcalde subrogante de la Municipalidad de Iquique, Marco Pérez y delegaciones de diversas instituciones de Orden y Seguridad.

En la ocasión funcionarios que pertenecen a la capellanía evangélica, entregaron la palabra de Dios, agradeciendo por el trabajo que cumplen y pidiendo por sabiduría, comprensión y entrega de cariño y afecto para sus compañeros de trabajo y de la población penal que deben custodiar, labor que estuvo a cargo del cabo segundo Raúl Sepúlveda Barriga.

Posteriormente el sargento Víctor Domínguez, elevó una oración a Dios, pidiendo la bendición para las autoridades de la institución y que haya comprensión en el trabajo que se desarrolla a diario, pero dejando en sus manos, la voluntad por el trabajo que se ejecuta en los recintos penitenciarios. Además, clamó por el resguardo de los funcionarios que tienen la misión de transportar a los internos cuando los tribunales lo determinan.

La homilía central estuvo a cargo del pastor Oscar Faundez, quien evocó diversos pasajes bíblicos para resaltar el cariño de Dios e invitó a los presentes a buscar al Supremo Hacedor, para tener la misericordia y su resguardo.

Antes de finalizar el culto, el capellán evangélico agradeció al pastor de la Iglesia Pentecostal, al facilitar el templo para el desarrollo de esa actividad, inserta en el 87 aniversario institucional. Por tal motivo el director regional, coronel, Alejandro Troncoso Chaparro, entregó un reconocimiento por la colaboración prestada, manifestando su gratitud.

Al concluir el culto el coronel Alejandro Troncoso, destacó el acto, expresando que los funcionarios asistentes de alguna manera recibieron los sermones y oraciones que se ofrecieron. “Ello sirvió para ser mejores personas y ayudar en las tareas que diariamente realizamos”.

Agregó que “siempre he confiado en la capacidad de mi gente en el aspecto profesional que ha sabido cumplir como Dios manda. La Iglesia Evangélica es una colaboradora importante y ha ocupado plazas o módulos donde están recluidos internos evangélicos, mantienen una conducta diferente al resto de la población penal que nos facilita mucho más la reinserción, lo que demuestra que ha sido y seguirá siendo una importante y fabuloso apoyo para nuestra tarea en tratar de reinsertar a la sociedad a las personas que están recluidas”, apuntó.