Foto: photosport.

La caída 3-1 frente a Santiago Wanderers en la final de la Copa Chile, caló muy hondo al interior del plantel de Universidad de Chile. Pese a no estar haciendo buenos partidos durante las últimas fechas, los azules del técnico Guillermo Hoyos confiaban en conseguir un resultado positivo tal como había pasado en las últimas fechas, sobre todo pensando en que podrían contar con todas sus estrellas de regreso.

A pesar de eso, la suerte no le jugó una buena pasada a la U en Concepción, ya que desde su llegada tuvo que sufrir con la confirmación de la baja de Sebastián Ubilla por lesión y ocupar al joven Nicolás Guerra en uno de los partidos más importantes de su corta carrera. Además de no tener un buen partido, el jugador formado en Cobreloa terminó sufriendo una fractura de muñeca al final del encuentro, situación que lo dejará entre 6 a 8 semanas fuera de competencia según informaron desde el cuerpo médico de Azul Azul.

“Sufrió una fractura de muñeca, que requirió una reducción ortopédica y ahora está inmovilizado con un yeso, y estará así entre seis y ocho semanas, lo cual se irá evaluando con radiografías durante su recuperación”, apuntaron desde la U.

Con ese escenario, y ante la baja de Mauricio Pinilla por un posible desgarro en el isquiotibial izquierdo, Hoyos preparará el próximo duelo frente a Audax Italiano sin los tres delanteros estelares que le devolvieron la vida a su equipo ante un dubitativo arranque de campeonato en el segundo semestre.

“Partido aislado y condicionado”

Aunque la derrota en lo futbolístico fue clara, en la U no se realizó una autocrítica mayor durante el camarín del estadio Estadio Ester Roa. Debido a lo tenso del final del compromiso, y a la preocupación que había por Guerra, Hoyos se dedicó a intentar levantar a un equipo que sólo pensaba en lo perjudicados que se vieron por el juez Eduardo Gamboa.

En base a lo contado a El Gráfico Chile, los azules estaban furiosos por el arbitraje, pensando que una doble amarilla legítima los podría haber devuelto al partido, pero que se trata sólo de un “duelo aislado que no influirá”” en el torneo. Esa postura fue evidenciada por los referentes que alzaron la voz tras la caída ante los caturros.

“Gamboa nos irrita un poco. Hace seis años y medio que estoy en la U y a mí me ha tocado que se ha equivocado mucho en contra de la U. La jugada de hoy fue clara, un agarrón de camiseta con amarilla, era expulsión. Cuando hay full amarilla para tu lado y nada para el otro yo creo que está condicionado”, apuntó Gustavo Lorenzetti tras el compromiso.

“Habiendo árbitros buenos, más decentes, que uno que viene arrastrando problemas arbitre, es raro. Que no está bien, no está bien”, añadió Johnny Herrera.

La U volverá a los trabajos este miércoles en el Centro Deportivo Azul, pensando en el encuentro frente a Audax Italiano del próximo 25 de noviembre (17:00 horas) en el Estadio Nacional, y también mirando de reojo los duelos ante Universidad de Concepción y Deportes Iquique que definirán el título de campeón del Transición 2017.

Fuente: El Gráfico Chile.