La Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile presentó los resultados de la investigación que permitió la identificación y descripción de especies arbóreas, arbustivas y suculentas nativas de Tarapacá, además de entregar un manual regional para un fácil reconocimiento.

El proyecto financiado a través del Fondo de Investigación del Bosque Nativo de CONAF, permitió la elaboración de la guía de reconocimiento de especies nativas que componen formaciones xerofíticas, es decir, presentes en zonas áridas o semiáridas. El estudio igualmente se replicó en las demás regiones de la macrozona norte del país y se basó en la nómina del Decreto Supremo 68 sobre especies arbóreas y arbustivas originarias de Chile.

En el caso de Tarapacá, la publicación incluye 15 especies entre las que destacan las presentes en el ecosistema del desierto como el tamarugo, carza, pacama, chañar y cactus candelabro, además de flora de la estepa altoandina, como queñoa y llareta.

Luis Faúndez, ingeniero agrónomo y botánico a cargo de la investigación, explicó que este material será un aporte para realizar una adecuada determinación de las especies en los ecosistemas silvestres de la región.

“El trabajo consistió en poder encontrar estas especies en terreno, poderlas fotografiar y caracterizarlas, de modo tal, de plasmar toda esta información en las guías de reconocimiento con las cuales los funcionarios de CONAF y, otros profesionales del ámbito, puedan reconocerlas adecuadamente y tenerlas presentes no solamente para fiscalizaciones, sino que para efectos de conocimiento general y, por ende, su conservación”, explicó el investigador.

La publicación incluye una clave taxonómica, además de una ficha de cada especie con imágenes en distintos estados de desarrollo y diferencias estacionales, para que el usuario pueda reconocerlas en cualquier momento.

Faúndez, igualmente señala que “se espera que este material también sea un apoyo a la gestión ambiental y un punto de partida para la elaboración de documentos más ambiciosos que incluyan una mayor expresión espacial de las distintas formaciones vegetaciones”.

El director regional de CONAF, Julio Barros, resaltó las características de esta investigación que se realiza en la zona norte del país, indicando que “este trabajo será una importante herramienta y apoyo para las funciones de fiscalización y evaluación ambiental, del departamento forestal y áreas silvestres protegidas, ya que facilitará la identificación de especies, junto con ser un paso relevante para elaborar documentos o normativas que incluyan más especies”.