Más de $138 millones en clorhidrato de cocaína interceptaron fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas en las avanzadas El Loa y Quillagua durante las últimas horas. La droga estaba oculta al interior de envases de alimenticios, en bolsas plásticas y como ovoides.

El Director Regional de la Aduana de Iquique, Dennys Beltrand, explicó que los procedimientos se insertan en el rol de protección de las fronteras y de la ciudadana en lo que respecta a evitar el ingreso de todo tipo de mercancías ilícitas.

El primer caso fue protagonizado por la dueña de casa A.C.C. , de 25 años y nacionalidad boliviana, quien viajaba en un bus interprovincial con 85 ovoides de cocaína por un peso de 1 kilo 99 gramos. Misma cantidad de ovoides transportaba en su estómago el costurero orureño A.Q.Y., de 18 años.

Asimismo, y con el apoyo de un can detector de drogas, los fiscalizadores hallaron al interior un bus una  botella de yogurth abandonada que en su interior contenía 105 ovoides de cocaína con un peso total de 1 kilos 152,5 gramos. Horas después también encontraron abandonado al interior de otro bus una bolsa con 535 gramos de cocaína. En ambos casos se entrevistó a los pasajeros y a las tripulaciones, no logrando establecer la participación de alguna persona en particular.

Finalmente y durante las labores fiscalizadores en Quillagua, los aduaneros seleccionaron en base a perfiles de riesgos el equipaje de la pastelera limeña M.S.P.J. , de 30 años.  Al inspeccionar la maleta y junto a artículos de cumpleaños y juguetes, detectaron seis envases de suplementos alimenticios que en realidad contenían un total de 3 kilos 60 gramos de clorhidrato de cocaína.

En todos los casos se notificó al Ministerio Público y los imputados, junto a la droga y los medios de prueba, fueron entregados a Carabineros para su posterior traslado y custodia.

En todos los casos se notificó al Ministerio Público y los imputados, junto a la droga y los medios de prueba, fueron entregados a Carabineros para su posterior traslado y custodia.