Acompañadas por una banda de bronce y portando cientos de coronas de flores de hojalata confeccionadas por sus propias manos, más de un centenar de mujeres pampinas de Iquique, Quillagua, María Elena y Tocopilla iniciaron una emotiva peregrinación por diversos cementerios de la pampa – algunos de ellos olvidados-  para homenajear en el marco del Día de Todos los Santos a quienes vivieron en poblados que fueron clave durante la época de esplendor del salitre, y hoy descansan sus restos allí.

De esta forma y como es tradición, culminaron los talleres de flores de hojalata que SQM desde hace 5 años impulsa en el norte del país para rescatar y poner en valor a esta técnica fúnebre que empleaban los habitantes de las ex oficinas salitreras, y que hoy permite llenar de color la pampa a través del rescate de esta expresión artística.

Fueron las integrantes del taller realizado en Quillagua las primeras en participar de estas romerías que incluyó una procesión desde la sede de la junta de vecinos del pueblo hasta el cementerio de Quillagua. Luego, acompañadas por el sacerdote de la localidad, fue el turno de las pampinas de María Elena, quienes visitaron los campos santos de las ex oficinas salitreras Francisco Vergara y Coya Sur.

Al día siguiente, participaron de esta manifestación religiosa las alumnas del taller realizado en Tocopilla, quienes visitaron los cementerios costeros de Cobija y Gatico. Su monitora, Elena Gaete, por segundo año consecutivo lideró estos talleres en Tocopilla, quien expresó que “fue un proceso de aprendizaje bastante positivo por parte de las nuevas integrantes, con quienes tuvimos la oportunidad de compartir experiencias ligadas a la época del salitre mientras confeccionábamos las coronas, y eso las entusiasmó a participar en esta masiva romería con la que culminamos esta nueva versión del taller. Felizmente y una vez más podemos decir que se desarrolló exitosamente esta actividad en el puerto”.

Este año, las romerías realizadas en los históricos pueblos aledaños a Tocopilla tuvo un matiz especial, pues las protagonistas del taller estuvieron acompañadas por 40 alumnos tocopillanos que actualmente son monitores de patrimonio tangible gracias a una iniciativa de formación liderada por SQM, y que los habilita para divulgar el legado histórico del puerto a las próximas generaciones. El profesor de esta iniciativa, el historiador tocopillano Damir Galaz-Mandakovic, destacó que “esta experiencia les ha permitido a los niños articular la historia, el patrimonio, y la memoria social de estos territoritos con una materialidad tangible como son las coronas de flores de hojalata. Para ellos fue muy importante conocer esta tradición única, que se origina en el desierto más árido del mundo y que reemplazó a las flores naturales por distintos materiales desechables de la época”.

En la Región de Tarapacá, en tanto, las romerías se llevaron a cabo en los cementerios de Huara y Tiliviche, este último el campo santo exclusivo para los deudos de nacionalidad inglesa.

Taller Coronas Flores de Hojalata

Las clases de los talleres que fueron abiertas a toda la comunidad, tuvieron una duración de tres meses, periodo en que las alumnas conocieron el marco teórico, práctico y vivencial del arte funerario. Con estos conocimientos internalizados, procedieron a elaborar las plantillas de cartón, para luego confeccionar los moldes que serán clave para la elaboración de las flores en hojalata, concluyendo con el armado de las coronas que destacan por sus delicados detalles y pintado.

“El rescate patrimonial para nosotros como SQM es uno de los principales ejes de acción de nuestro programa de relacionamiento con las comunidades cercanas a nuestras faenas, y en ese sentido a través de los talleres de flores de hojalata y estas emotivas romerías estamos contribuyendo a poner en valor el legado salitrero mediante el rescate de esta técnica fúnebre, la que además permite revivir una memoria colectiva ligada a la pampa. Al igual que en versiones anteriores destacamos el compromiso, entusiasmo y motivación de todas las mujeres que participaron en esta iniciativa, tanto en las regiones de Tarapacá y Antofagasta”, explicó Leonor González, encargada de Asuntos Comunitarios de SQM.

Desde los inicios de esta iniciativa, SQM ha contribuido a la realización de los talleres en 4 localidades, sumando cinco versiones en Iquique, cuatro en María Elena, y tres en Quillagua y Tocopilla. Ante la gran convocatoria y el éxito conseguido este año, el equipo de relaciones comunitarias de SQM replicará esta actividad en 2018.