La fiscalía de la Audiencia Nacional española solicitó este jueves prisión incondicional preventiva para ocho miembros del destituido gobierno independentista catalán, sospechosos de sedición y rebelión, y cárcel eludible bajo fianza para un noveno.

Se trata de los nueve que acudieron a declarar este jueves a Madrid, una convocatoria a la que no respondieron el presidente depuesto Carles Puigdemont y otros cuatro ministros que se fueron a Bélgica.

La juez Carmen Lamela tendrá que decidir si atiende la demanda del ministerio público. Entre los afectados por la demanda de cárcel incondicional a la espera de juicio está el vicepresidente depuesto Oriol Junqueras.

La incomparecencia de Puigdemont y de cuatro de sus ministros podría desembocar en su detención en Bélgica, a petición de las autoridades españolas.

El consejero (ministro) que podría eludir la cárcel, bajo fianza de 50.000 euros, sería Santi Vila, que dimitió antes de la proclamación de independencia del 27 de octubre y fue el único que respondió a las preguntas de la juez y la fiscalía en su declaración, a diferencia del resto, que sólo respondieron a las preguntas de sus abogados.

En la Audiencia Nacional estaban citados los 14 miembros del gobierno catalán depuesto y, en el Tribunal Supremo, seis diputados catalanes, entre ellos la presidenta del parlamento que aprobó proclamar la independencia, Carme Forcadell.

En contraste, el juez aceptó la solicitud de la defensa de aplazar hasta el 9 de noviembre la declaración de los seis diputados para preparar mejor su estrategia.